Psicología

Inicio General Cómo parar los pensamientos negativos

Cómo parar los pensamientos negativos

Publicado por Israel Rios

Con solo observar durante un ratito nuestros procesos mentales nos daremos cuenta de la cantidad de pensamientos negativos que podemos llegar a tener en tan poco tiempo. En primer lugar hay que resaltar la gran cantidad de pensamientos que tenemos lo cual es algo ya preocupante porque ahí está el origen de mucha de nuestra insatisfacción e infelicidad ante la vida.

1.RUBENS-t

En segundo lugar, en un alto porcentaje, nos encontramos con pensamientos negativos.

Hay un tipo de pensamientos que realmente nos amargan la vida a nosotros y a quienes tienen que aguantarnos cuando nos dejamos llevar por ellos, se trata de los pensamientos indeseados y completamente negativos que no nos dejan vivir nuestro día a día con normalidad de tal forma que se convierten en lo principal en nuestra mente.

Una cosa curiosa con respecto a este tipo de pensamientos es que cuanto más intentamos evitarlos más se enquistan en nuestra mente y más nos perturban y molestan. En términos de la psicología oficial a esto se le llama Efecto Rebote.

Lo que te proponemos es un poco de entrenamiento psicológico para que aprendas a quitarte de encima estos pensamientos tan inservibles y que tienen como única función ponerte triste, deprimirte, enfurecerte, etc.

En primer lugar lo que debemos de hacer es parar el proceso del pensamiento. Si nos damos cuenta en el momento en el que empezamos en proceso de pensar se da un diálogo en nuestro interior de tal forma que es como si hubieran dos o más interlocutores formulando preguntas y realizando respuestas.

Se trata entonces de no darle continuidad a estos procesos de preguntas y respuestas de tal forma que se vaya parando esa conversación. Si hay una pregunta pero no se da una respuesta, la conversación y, por lo tanto, el proceso del pensamiento se va frenando y vamos consiguiendo lo que queremos que es terminar con los pensamientos negativos. No tenemos que dejarnos provocar por nuestros propios pensamientos de tal forma que no sigamos el proceso normal del pensamiento.

Presta atención a lo que tus cinco sentidos te ofrecen del mundo exterior. Esto es aprender a vivir el instante ya que cuanto más enfrascados estamos en nuestros pensamientos más difícil se hace el poder prestar atención a nuestra visión, oído, olfato, etc. Mucho accidentes se dan porque la persona iba tan identificada en sus procesos mentales que había perdido la noción de la realidad.

Ábrete al mundo como si fueras un niño y vive el momentos con tus cinco sentidos en alerta.

Cambiar de actividad hace que nuestra mente se encuentre más fresca ya que estos pensamientos negativos anidan con más facilidad cuando estamos aburridos y llevamos mucho tiempo realizando la misma actividad.

Es importante no luchar por evitar estos pensamientos negativos e indeseados porque en muchas ocasiones nos pueden estar indicando algo que esté funcionando mal en nuestro interior de tal forma que debemos de escucharlos y analizarlos como si fuéramos nuestro propio psicólogo con el objetivo de poder cambiar aquello que nos esté perjudicando.

Categorías: General