Psicología

Inicio General, Psicología Social Huir del materialismo te cambiará la vida

Huir del materialismo te cambiará la vida

Publicado por María Gómez

Crecemos con el convencimiento de cuantas más cosas tienes, más feliz serás. Nos inculcan la importancia de tener un buen coche, una casa grande en el mejor barrio de la ciudad, ropa de marca, teléfonos de última generación y acumular cuantos más objetos, mejor. Así transmitirás una imagen de poder, de clase, de inteligencia. De nuevo, la ignorancia nos conduce a comportarnos como borregos de un rebaño del que no sabemos quién es el pastor.

lotus-832972_1920

No hay duda de que poseer ciertos elementos nos facilita la vida. El coche, la casa, el teléfono, la ropa. Todo eso es necesario. pero piénsalo, ¿es realmente necesario que sean los más caros del mercado y que se compren en cantidades industriales? En realidad, lo material no da la felicidad por sí misma. Pronto se acerca la Navidad y vemos cómo los comercios se abarrotan de gente comprando sin parar, y, segurmaente, sin saber por qué.

El materialismo siempre existirá y las personas que caen en sus redes también. ¿Acaso no has conocido en todas las etapas de tu vida a personas poco empáticas, que no se preocupan del medio ambiente porque no suelen disfrutar de él? Además, una gran desventaja de ser materialista es la tendencia más pronunciada que la de alguien que no lo es a padecer ansiedad, baja tolerancia a la frustración, incluso depresión cuando las circunstancias impiden que se pueda comprar todo lo que se desea. Nunca sienten satisfacción con su vida, no logran sentir emoción por otra cosa que no sea adquirir . Es verdaderamente lastimoso que desatiendan sus aspectos psicológicos más básicos sólo por algo que carece de interés en realidad.

Los principios y valores que rigen las conductas materialistas distan mucho de ser las más aceptadas o compartidas, afortunadamente. El ansia por destacar, por superar al resto, por conseguir la felicidad a base de acumular posesiones son contraproducentes y se alejan de su meta exponencialmente. Al final, acaban por perderse en un mundo irreal en el que por descuidar la esencia del vivir, se han perdido lo mejor de estar vivo. Todavía estás a tiempo de agarrarte a lo intangible como motor de tus vivencias. Siempre se está a tiempo.

Invitamos a todos los lectores a disfrutar de las cosas sencillas de la vida: un paseo por un parque, sentarse en la arena mirando al mar, jugar con los niños, leer en un banco bajo un árbol o disfrutar con un buen concierto de música. No se necesita dinero para saborear los placeres más grandes. No hay más secreto que nosotros mismos. Buceando en nuestro interior, dedicándonos tiempo para conocernos, aceptarnos e intentar mejorar en aquello que consideremos mejorable. Para eso, sólo necesitaremos un bolígrafo y un cuaderno.

En suma, es una cuestión de hábitos. No negaremos el esfuerzo que tendrás que emplear para cambiar de hábitos e iniciar una nueva andadura por el mundo. Pero el camino es tan bonito y tan significativo que no te acordarás de los malos momentos y de la dureza del proceso sino que te alegrarás de haber tomado la riendas de tu vida de una vez por todas.

 

 

Categorías: General, Psicología Social