Psicología

Inicio Psicología Cognitiva Alto a los narcisistas

Alto a los narcisistas

Publicado por María Gómez

Siempre nos insisten sobre la importancia de tener una autoestima sana. Y es realmente un elemento decisivo en el camino hacia el bienestar. Pero también es importante no alcanzar extremos, tanto por arriba como por abajo, porque entonces es cuando empezamos a sucumbir ante diferentes patologías.

Nos referimos hoy al momento en el que uno se ama con exceso a sí mismo, prestando toda su atención en un aspecto determinado. En ocasiones, se trata de la belleza física, en otras de algún rasgo característico de su personalidad, o quizá de alguna habilidad relacionada con el ámbito laboral.

self-love-65693_1920

Aún puede ser más extremista y adorarse de manera global, desde todo punto de vista. En este caso, el narcisista evoluciona hacia el ególatra. Puede presentar simultáneamente algunas de las siguientes características:

Es frecuente que tengan una autopercepción desmesurada de grandeza y prepotencia. Además, necesitan ser admirados continuamente y que se lo demuestren.

Son pésimos empatizando lo cual les dificulta entender los sentimientos ajenos. Suelen estar fascinados por el éxito, el poder, todo lo bello y la riqueza máxima.

Se sienten superiores a los demás y se sienten incomprendidos ya que están convencidos de que merecen unos derechos especiales y han de ser premiados con un trato especial.

En fondo, son unos envidiosos encubiertos aunque hacen creer que son ellos los envidiados.

En realidad, cuando las personas se encuentran con un narcisista en el camino, éste suele sufrir una serie de consecuencias. Especialmente habitual es el rechazo social. Acaban solos porque nadie quiere entablar ningún tipo de relación, ni siquiera causal.

Puesto que dedican toda su energía a destacar de alguna forma, normalmente, su rendimiento suele ser bajo y son bastante incompetentes.

Emocionalmente, a pesar de que pueda aparentar lo contrario, son personas con alto nivel de inseguridad, frágiles y empeñados en ocultar su vulnerabilidad. Pueden llegar incluso a padecer depresión por no ser lo que quieren aparentar.

Afortunadamente, no es un rasgo irreversible. Siempre que la persona quiera, puede poner en práctica algunos consejos. Tomar conciencia de la situación observando tanto la reacción propia como la de los demás, proporcionará una visión de la realidad concreta que propiciará el cambio.

Prueba a hacer algo por alguien a diario. Ayudar a un compañero o elogiar a alguien de tu familia te proporcionará grandes satisfacciones, lo cual te animará a repetir estas conductas.

Intenta olvidarte de ti mismo para variar. Escucha en lugar de hablar, pregunta a los demás cómo están e interésate por ellos. Eso provocará en ellos un cambio de actitud y de apertura hacia ti.

Aprende que los grandes logros se forjan en equipo, lo cual te abrirá la mente para tener una visión global del mundo.

Una vez que conoces un poco más la psicología del narcisista, no huyas cuando te encuentres con uno. Son personas que necesitan ayuda puesto que presentan muchas carencias. Pos supuesto, ésto no será suficiente para que se produzca el cambio ya que el primer paso siempre es que la persona narcisista quiera acabar con esa pose falsa y superficial.

Categorías: Psicología Cognitiva