Psicología

Ama tu cuerpo

Publicado por María Gómez

Cada vez es más joven la población que tiene problemas con la imagen personal.  La sociedad se empeña en que es obligatorio mantener un canon de belleza estipulado fuera del cual es imposible tener éxito de ningún tipo. Los complejos y las frustraciones aparecen fácilmente cuando exageramos el valor que se le da al cuerpo como  elemento determinante para conseguir logros.

sports-1736408_1280

Normalmente, no se tienen en cuenta las diferencias individuales en cuanto a metabolismo y constitución por lo que se acepta el estándar como norma y se tiene una mentalidad todavía restrictiva sobre el concepto de cuerpo.

En general, las personas se refieren al cuerpo en su sentido estético utilizando palabras como celulitis, estrías flacidez, gordo, flaco, etc. Tendemos a estancarnos en la superficie, tomando una parte como el todo.

Sería interesante transmitir que, en primer lugar, el cuerpo es bello por el simple hecho de ser humano, de existir, por las funciones tan complejas que realiza cada segundo sin que ni siquiera nos demos cuenta.

Además, es generoso y se adapta a lo que le va le vamos ordenando en cada momento. Pero además, habría que despertar la necesidad de tomar conciencia de la grandiosidad natural del cuerpo, libre de molestos complejos y de prejuicios inútiles.

La clave reside en sentirse bien también dentro del cuerpo, no solo externamente, y en aceptar sus imperfecciones queriéndolas por igual. Esta forma de vivir el cuerpo, nos hará libres.

Por supuesto, llevar una vida saludable y unos hábitos de alimentación sana y de realización de actividad física serán nuestros grandes aliados. En este menester, nada sucede por arte de magia. 

Pero todos estos cuidados, exigen tiempo. En toda la vorágine diaria, hemos de encontrar tiempo para cuidar de nosotros mismos para dedicarnos a nosotros, para mimarnos, para mirarnos en el espejo con naturalidad, con honestidad, con compasión y, sobre todo, con agradecimiento.

Aprendamos a conocer nuestro nuestro envoltorio como un todo pero también es importante detenernos en sus diferentes partes, en dedicar un poco de atención a cada uno de las curvas y recovecos de nuestro maravilloso elemento. Es importante conocerse por dentro, pero no hay que descuidar el conocerse y reconocerse delante del espejo. Pero no actúes de juez cuando lo hagas. No te juzgues, no te critiques. Sólo detecta aquellos aspectos que quieres mejorar y ponte a ello, pero queriéndote.

Busca palabras y adjetivos positivos que te ayuden a expresar sentimientos de agrado, de alegría y de agradecimiento por cada parte de tu cuerpo. No olvides acariciarte y utilizar el sentido del tacto para despertar sensaciones placenteras que te fusionen cada vez más con la carne que te cubre.

Es importante educar desde la infancia en la idea de percibir el cuerpo de uno mismo. Tu cuerpo es único, auténtico, interesante, útil, fuente de muchas satisfacciones. Quiérelo, cuídalo.  Tu mente lo agradecerá. Tómate un momento para reflexionar acerca del tema de hoy. Cierra los ojos y siente cómo fluye la energía dentro de él y si notas algún bloqueo, será señal de que debes entregarte a esta nueva tarea de quererte un poco más.

Categorías: Psicología Cuerpo-Mente