Psicología

Inicio Psicología Educacional Los efectos de la violencia familiar en los niños

Los efectos de la violencia familiar en los niños

Publicado por Israel Rios

Hoy vamos de nuevo a tratar el tema de la psicología infantil ya que es en el momento del desarrollo cuando podemos ayudar como padres a crear unas bases firmes para que la psicología de nuestros hijos sea fuerte y resistente.

Por otro lado también es el momento en el que podemos perjudicar mucho como padres el desarrollo sano de la parte psicológica y emocional de nuestros hijos y su integración posterior en la sociedad como personas normales y que puedan aportar lo mejor.

7b80a93e8b0bb0e2a09035edf64ea6c3_article_wikipedia_1_.jpg_1718483346

Hoy vamos a tratar más concretamente el tema de la violencia en la familia y como afecta de forma negativa al desarrollo normal de los más pequeños que viven dentro de ese entorno.

Está más que comprobado que la salud de un niño que vive en un entorno hostil se resiente a nivel psicológico, emocionale incluso a nivel físico también.

Lo curioso y lo que queremos resaltar en este artículo es que los efectos negativos de la violencia familiar en los niños son los mismos tanto si se ejerce violencia sobre los niños en el núcleo doméstico como si son únicamente testigos de esta violencia entre sus padres.

El ejemplo de los padres a los hijos, la imitación del comportamiento, el impacto de estas expresiones son algo que llegan a afectar muchísimo a los niños para el resto de sus vidas. Por eso encontramos en las conductas desviadas de muchas personas adultas una sórdida historia de violencia en el seno de su familia durante su infancia ya sea directamente o como testigo.

Los niños que sufren estos casos de violencia en sus familias suelen tener formas de querer cambiar estas situaciones a través de la distracción, la baja autoestima, trastornos de sueño, sentido de culpabilidad y agresión contra padres y otros familiares.

Dentro de los efectos más concretos que puede generar en los niños lactantes y más pequeños tenemos la irritabilidad en exceso, una conducta inmadura que no va mejorando con el supuesto desarrollo, problemas de sueño, angustia emocional, miedo a estar solos, etc.

Los niños en edad preescolar pueden generar el problema de la enuresis que es el problema de orinarse en la cama incluso fuera de las edades normales para hacerlo. También problemas en el lenguaje como por ejemplo la tartamudez. Tengamos en cuenta que son experiencias realmente muy traumáticas para niños tan pequeños.

Tengamos en cuenta que las consecuencias de las que estamos hablando son a largo plazo y van a marcar la personalidad y la forma de enfrentar la vida y su relación en al sociedad para siempre. Solamente a través de un buen terapeuta se puede llegar de adulto hasta la niñez y revivir esos momentos para poder encontrar las causas de los problemas que está sufriendo hoy en día.

Estos niños crecen creyendo que la violencia es algo normal en la vida por lo que suelen desarrollar esas mismas conductas violentas. Es muy normal que los hijos de los maltratadores sean los maltratadores del mañana.

Este ambiente es todo lo contrario a lo que un niño necesita para tener un desarrollo normal.

Categorías: Psicología Educacional