Psicología

Inicio Psicología Educacional Mascotas para niños ¿sí o no?

Mascotas para niños ¿sí o no?

Publicado por Israel Rios

Vamos a estudiar el tema de las mascotas en casa y la conveniencia de que convivan en casas con niños. Vamos a ver que nos dice la psicología sobre lo positivo y lo negativo de tener un animal en una casa donde hay niños pequeños.

Evidentemente que la contestación va a depender en gran manera de muchos factores como el tipo de animal, tamaño, raza, edad del niño, etc, etc. Lo que está claro es que no se trata de una valoración que debamos de realizar a la ligera sino que es de gran importancia y debemos de sopesar muchos factores tanto positivos como negativos.

gps-ninos-mascotas

Tengamos en cuenta que como casi todo en la educación de nuestros hijos si se usa de forma correcta será beneficioso y educativo y si no se usa de esa forma será algo perjudicial.

Tengamos en cuenta que tener una mascota no es cuestión de capricho ya que se trata de un ser vivo y debemos de saber como padres que es una responsabilidad ya que queda bajo nuestro cuidado a nivel de alimentación, paseo, juegos, aseo y limpieza etc.

Esto debemos de aprender a transmitirlo a nuestros hijos. Ellos deben de aprender como toda la familia que tener una mascota es toda una responsabilidad y tienen que aprender a quererlos, respetarlos y cuidarlos. Aquí ya vemos varios aspectos positivos de tener una mascota en su aspecto educativo ya que enseña a los peques a respetar y amar la naturaleza así como aprender a ser responsables con las tareas que se les asignan.

Parece ser que la edad mínima para que un niño pueda tener una mascota y llegara a empatizar con él y saber que tiene que cuidarlo es la de los 4 años pero aún así hay que estar muy pendientes de que el niño entiende que es un ser vivo que puede sufrir igual que nosotros.

Vamos a ver algunos aspectos positivos que se desarrollan en la psicología de los niños que tienen mascotas desde una edad temprana. Por ejemplo, está demostrado que la atoestima de estos niños aumenta considerablemente.

También se ha demostrado como ya hemos dicho antes que estos niños aprenden a ser más responsables de una forma muy agradable.

También hay habilidades sociales a las que un niño puede acceder rápida y sencillamente como por ejemplo, conocer a otros niños e interaccionar con ellos cuando pasea a su mascota. Esto ademas de habilidades sociales les ayuda a tener mas actividad física, aprender a jugar alejados de los dispositivos modernos, etc.

Además el niño puede aprender disciplina aprendiendo a seguir las pautas y reglas necesarias para que la mascota sea cuidar correctamente además de los castigos y premios que se derivarán del uso correcto o incorrecto de esas normas.

Categorías: Psicología Educacional