Psicología

Inicio General La fertilidad asistida

La fertilidad asistida

Publicado por Malena

La vida moderna exige a la mujer de hoy desarrollarse profesionalmente brindándole la oportunidad de proyectarse hacia una carrera laboral.

Para poder lograrlo, la mayoría se ve en la necesidad de postergar su deseo de ser madre, de modo que suelen pasar algunos años antes de llegar a concretar este objetivo.

Por este motivo, hoy en día gran parte de las madres primerizas son consideradas por los médicos añosas, por contar con más de 35 años de edad.

Fertilidad

El hecho de pretender tener el primer hijo a esta edad aumenta las posibilidades de resultar estéril, situación que puede determinar la necesidad de una fecundación in vitro.

Los tratamientos para la esterilidad, además de ser complejos y desagradables, tampoco aseguran que se produzca el embarazo, pero es la única solución que hace posible concebir un hijo propio.

La naturaleza facilita las cosas a las madres más jóvenes asegurándole al niño su cuidado hasta que se desarrolle totalmente, a la vez que les brinda a sus padres naturalmente en esta etapa de su vida, el entusiasmo y la disposición necesaria e ideal para la crianza.

Sin embargo, cada día son más las madres primerizas no tan jóvenes dispuestas a tener un bebé aún después de los cuarenta o cincuenta años y aún más.

Esta circunstancia, podría producir consecuencias desconocidas e inesperadas en el futuro, tanto afectivas como sociales y culturales, cuando la ciencia consiga el desarrollo artificial de un ser humano fuera del útero materno.

Un cuento para pensar

La Evolución

Después de muchos siglos, debido al abuso de la fertilidad asistida, y de los embarazos fuera del útero materno de niños concebidos en probetas, se produjo una modificación genética en los seres humanos así nacidos, que los convirtió en no aptos para procrear.

Cuando toda la humanidad quedó naturalmente estéril, los científicos más eminentes lo consideraron una consecuencia lógica de la evolución.

A la esterilidad la acompañó casi en forma inmediata la pérdida del deseo sexual, instinto natural aprovechado por todos los que lucraban con el negocio del sexo, la pornografía y las perversiones.

Fueron años difíciles, porque cuando estas prácticas dejaron de ser rentables se produjo una verdadera catástrofe económica y millones de personas quedaron sin trabajo.

Los canales de televisión con mayor rating fueron a partir de entonces las películas documentales relacionadas con el arte, los últimos conocimientos científicos o las mesas redondas sobre conferencias filosóficas o teológicas, porque los canales que vivían del exhibicionismo y del sexo, fueron quebrando por falta de imaginación, reducida tantos años a la creación de televisión basura.

Sin embargo, el mundo recobró el equilibrio rápidamente, el progreso no cesaba y la avidez por el estudio y el conocimiento se generalizaron.

Finalmente se erradicó del planeta la pobreza, el avance científico terminó con todas las enfermedades y la educación fue la meta más codiciada de todos los habitantes.

Aunque la humanidad era naturalmente estéril, la reproducción no cesó, porque se producían nuevos nacimientos de clones a partir de una célula humana; que sometida a un procedimiento de laboratorio se llegaban a multiplicar sin necesidad del óvulo y el espermatozoide.

Vivir en pareja ya no era necesario, ni tampoco tener una familia, porque los niños desde su nacimiento eran criados por personal especializado con las normas científicas más avanzadas, por lo tanto cada uno vivía muy tranquilo en su propio mundo y sólo se conectaba por teléfono sin llegar a conocer nunca al sujeto que estaba del otro lado.

Pero ocurrió lo inesperado. Un día, dos sobrevivientes de un naufragio fueron a parar a la misma isla desierta; y porque estaban desnudos se dieron cuenta que eran diferentes.

Decidieron no separarse, para poder entre los dos enfrentar mejor el problema de la supervivencia.

Resultó ser un hermoso paraje que parecía un paraíso, con abundante agua y muchos árboles repletos de frutos. Fue entonces que ella le ofreció a él una manzana…

Categorías: General

4 comentarios para “La fertilidad asistida”


  • realmente no se ke decir ke de helada… pero en mi caso creo ke la fertilidad asistida es buenisima, por mi parte, yo tengo 21 años de edad y yo no puedo tener bebe… llevo un poco mas de 6 meses asistiendo al genicologo para poder tener una solucion y esto me tiene super mal no solo conmigo misma si no ke tambien con mi esposo, lo unico ke me sta kedando es tener fe en dios de ke algun dia lo lograre…

  • hola Andrea, no quiero decir que sea mala la fertilidad asistida, sino que en realidad pienso en el abuso de ella por personas que ya han pasado la etapa de tener hijos, más allá del ciclo reproductor y quieren concebir un hijo igual por medio de implante de embriones ú otros métodos, o en el avance científico sin ética que continúa adelante sin pensar en qué va a pasar con esos niños con padres que pueden ser sus abuelos. Tu tienes apenas 21 años, deja de pensar en ello y quedarás embarazada. A veces existe el miedo al embarazo y al parto en forma inconsciente y eso produce inhibición, o por alguna otra razón internamente puedes rechazarlo, aunque conscientemente sea lo que más deseas. Somos personas muy complejas que no nos conocemos muy bien y tampoco sabemos bien qué queremos.
    Mientras tanto qué estás haciendo además de esperar un bebé?? No tienes ninguna vocación para hacer algo creativo??
    Si crees que te puede estar llevando mal con tu esposo por ese motivo, estás equivocada. El motivo de los problemas de relación deben ser otros.
    Por lo general son las mujeres las que se empeñan en tener hijos. Los hombres, salvo raras excepciones, tienen celos de los hijos, más cuando son pequeños.
    A veces las mujeres creen que si tienen un hijo salvan la pareja o por lo menos la aseguran. Craso error, un hijo no salva a ninguna pareja. un beso, malena

  • malena en mi caso no es para amarrar a mi esposo ni nada por el estilo, es algo ke kero yo, es algo ke necesito… yo ya stoy casada con el… lo tengo dia y noxe a mi lado… es mi necesidad como mujer… hago muxas cosas… trabajo, soy dueña de casa y mas encima soy dirigente de un grupo de scout… no es capricho ni obsecion ni nada de esa cosas… yo solo estaba dando mi opinion nada mas…
    xau…

  • Hola Andrea, gracias por leer y escribir.
    Me alegro que seas una persona activa y también que sientas la necesidad de ser madre naturalmente. Igualmente con sólo 21 años no se si te conviene hacer tratamientos porque aún sos muy joven. Creo que podrías esperar un poco más y aprovechar para hacer otras cosas mientras no tienes hijos.
    La vida es más larga de lo que creemos, un besito, malena