Psicología

Inicio Psicología Laboral Los errores que no debes de cometer en una entrevista de trabajo

Los errores que no debes de cometer en una entrevista de trabajo

Publicado por Israel Rios

Es totalmente cierto que lo que cuenta es el interior pero a nivel de psicología el exterior es en la mayoría de las ocasiones un reflejo de lo que hay en el interior y cuando nos enfrentamos a personas desconocidas tomamos estas señales exteriores como referencia para poder hacernos una idea de como son, de si nos caen bien o mal, de las afinidades, etc.

entrevista_trabajo

Esto es así en todos lo ámbitos de nuestra vida social pero hoy nos vamos a enfrentar a un momento que puede cambiar nuestras vidas. Se trata de las temidas entrevistas de trabajo, un momento en el que cualquier error nos puede sacar de la posibilidad de conseguir ese puesto con el que estamos soñando hace tiempo o simplemente poder salir de la situación de paro en la que llevamos unos meses, por ejemplo.

Si te han llamado para la entrevista es porque el primer filtro, en donde la psicología laboral tiene mucho para aportarte y ayudarte, ha sido superado, nos referimos a la selección de tu curriculum vitae.

Ahora viene el momento de corroborar todo lo que allí dice y enfrentarnos a las preguntas y pruebas de quien puede ser un verdadero profesional de la psicología laboral contratado para la selección de personal muy específico bajo unos patrones muy claros y por gente de la propia empresa sin mucha experiencia en esta parte.

En cualquiera de los dos casos hay algunos errores sobre los que te vamos a prevenir para que no los cometas y puedas tener más posibilidades de conseguir el puesto.

En primer lugar, no cometas el error de vestirte inapropiadamente. Puedes investigar como es la política de esta empresa al respecto con sus empleados pero si no lo llegas a saber lo que no falla es el ir elegante. Esto no quiere decir que tengas que ir de traje.

Debes estar pendiente de todos los pequeños detalles de tu imagen, no solo de la ropa, repasa tus uñas, los pelos de la nariz, de las orejas, afeitate como nunca, mira tu corte de pelo, perfúmate, que tus zapatos estén bien limpios. Parece una tontería pero te puedes encontrar con un entrevistador que cualquier simple detalle de estos lo tenga en cuenta como filtro.

Evita llegar tarde, se estrictamente puntual pero tampoco llegues demasiado temprano para no parecer ansioso.

El lenguaje corporal es muy importante a la hora de una entrevista, es algo que inconscientemente o conscientemente va a llegar al entrevistador como un conjunto de señales de como es la persona que está entrevistando.

Mantén una postura neutra sin forzar y no te muevas mucho, ni hagas gestos exagerados. Intenta entrenarte en evitar hábitos gestuales casi reflejos como el tocarse la cara, rascarse, cruzar los brazos, etc.

En el lenguaje debes de evitar el balbuceo, mantente firme y seguro en el tono de voz pero sin avasallar, no seas prepotente. El momento de la entreviste es en el que tienes que exponer todo lo que sabes sin dejarte nada pero hazlo de forma descriptiva y no prepotente. Si caes mal al entrevistador sería definitivo por mucho currículum que tengas.

No interrumpas al entrevistador, muestra interés mientras escuchas todo lo que tiene que decir y comienza tu exposición cuando haya terminado.

No hables mal de un antiguo trabajo, jefe, compañeros, etc.

Estos son algunos puntos importantes para poder salvarse del desastre ante una entrevista de trabajo.

Categorías: Psicología Laboral