Psicología

Inicio Amor Amor a Medida

Amor a Medida

Publicado por Malena

A veces creemos estar profundamente enamorados pero después de un tiempo nos damos cuenta que no es cierto.

Se puede fingir amor para no quedarse solo, aferrándose a la primera persona que se tiene oportunidad de conocer y convencerse hasta los huesos que es justo para uno.

Hay gente que busca desesperadamente a alguien y cuando cree encontrarlo comienza a alucinar convirtiendo la relación más en un producto de su imaginación que en un hecho real.

distintas-formas-de-amor1

Otros no pueden renunciar nunca a su imagen idealizada de pareja y tratan inútilmente de cambiar las características del otro para ajustarla a los parámetros de perfección que anhelan.

Pocos son los que se atreven a conocer a las personas tal cual son antes de comprometerse con un vínculo que pretende ser estable.

Aunque estoy convencida que las personas pueden conocerse bastante bien con sólo tratarlas una sola vez, si es que realmente se ha aprendido a ver lo esencial; en un primer momento todos tienden a ocultarse detrás de sus máscaras para relacionarse; y sólo cuando comienza a despejarse el velo de las apariencias se pueden apreciar sus verdaderos valores.

Muchos pueden ser los motivos que tiene la gente para relacionarse como pareja y no siempre las razones de ambos son coincidentes.

Sentirse amado y deseado es la motivación más común, aunque no siempre sea la más importante.

Tener a alguien al lado también es una cuestión de status social, aleja el fantasma de la soledad y el sentimiento de baja autoestima que genera el parecer alguien sin valor o cualidades para merecer el interés de otro.

Tener pareja, novio, amigo, o alguien como acompañante asiduo, nos permite cumplir las expectativas de rol que existen en la sociedad para personas que están solas y que supuestamente anhelan compañía; y esas personas pueden ser consideradas seres que esperan completarse encontrando su otra mitad.

Tuve una vez una paciente que perdió a su marido, fallecido debido a un ataque cardíaco a los 53 años.

Era una pareja de profesionales que ejercían la misma profesión y que no tenían hijos.

Ella había tenido un primer matrimonio durante once años, pero se había quedado viuda debido a un fatal accidente, casándose por segunda vez al poco tiempo.

Al producirse su segunda viudez, poco después del entierro de su marido, me pidió una entrevista para contarme su idea de buscar otra pareja, porque no podía considerar la idea de estar sola.

Había bajado más de veinte kilos por el disgusto y parecía una muchacha mucho más joven de lo que era.

Le pedí que esperara un poco, que esta podía ser una experiencia valiosa para ella, representando el desafío de enfrentar lo que más temía, el fantasma de la soledad.

Sin embargo, fiel a su propósito y haciendo oídos sordos a mi recomendación, de inmediato, comenzó a frecuentar, aún de mala gana, lugares donde se reúnen solos y solas.

En realidad era una persona que no le gustaba salir de noche ni andar circulando de un lado a otro con esas intenciones, porque tenía hábitos caseros y le gustaba la vida hogareña y tranquila, sin embargo se obligaba a concurrir a cuantas invitaciones recibía de ese tipo aunque no tuviera muchas ganas.

De todas esas experiencias no pudo sacar ningún provecho, sin embargo, un compañero nuevo de oficina, que no había tenido en cuenta porque era más joven, la invitó a salir al poco tiempo y así comenzaron una relación de tipo estable.

De esto ya pasaron algunos años. Hace bastante tiempo que viven juntos en el departamento de ella y hasta ahora aparentemente se llevan bien.

Aunque lo de ellos no es de ninguna manera un amor apasionado, parecen ser dos personas que se respetan y que tienen intereses y gustos afines.

Compraron un auto nuevo y un perro de raza que cuidan como a un niño. Los dos trabajan y salen juntos a todos lados.

Sin duda es una mujer que sabe lo que quiere y que sólo está segura de una sola cosa, que a cualquier precio, en esta vida nunca estará sola.

Categorías: Amor

4 comentarios para “Amor a Medida”


  • ekeledudu.openid.es/ septiembre 11, 2009 a las 9:05 am

    Creo que no mostrarse tal cual es es la peor de las bases para encarar una relación de pareja. En lo personal, ni siquiera a nivel amistad me parece que sea bueno, y aunque al menos en los últimos años dejé de llevar máscaras, hubo gente que vio en mi una imagen que no era más que lo que quería ver, e incluso eso acarreó problemas en la relación.

  • isis27.openid.es/ marzo 7, 2010 a las 11:53 pm

    Al hilo del post, me gustaría que me dijeras tu opinión sobre un tema, Malena, porque algo creo que tiene que ver:
    Hace dos años tuve una relación con un chico que me gustaba, más físicamente que otra cosa porque le veía un punto de inmadurez que no me acababa de convencer, pero en fin, amigo de amigos, me lo presentaron mis amigos porque decían que yo le gustaba muco a él. Empezamos algo nada serio, a quedar de vez en cuando y yo fui sincera cuándo él me preguntó acerca de lo que sentía. Le dije que no sabía si me gustaba o no pero que realmente no veía mucho futuro ya que no era la clase de hombre con la que yo quisiera nada serio. Se lo tomó al pie de la letra y empezamos a quedar exclusivamente para “momentos divertidos” cuando teniamos un rato libre, sin más vínculo. Al cabo de un tiempo conoció a una chica y se enamoró y se fue a vivir fuera de mi ciudad. La verdad, no me afectó demasiado. Estuvieron dos años fuera, y ella ahora le ha dejado. No puede vivir de los celos que él le provoca ya que es un chico muy guapo y con una forma de ser muy cautivadora,alegre, positivo al que le gusta disfrutar de todo,que tuvo muchísimas amigas y amantes con las que mantiene contacto, pero con las que que sepamos, no le ha sido infiel. Ella legó hasta el punto de prohibirle usar messenger, facebook y demás redes, incluso le registraba el móvil y el correo.
    El caso es que él ha aprobado sus oposiciones y a la hora de elegir ciudad no tenía mucho para escoger, y escogió nuestra ciudad. Éso provocó la ruptura, ella no puede vivir en ésta ciudad porque trabaja en otra, no soportó la idea de que regresase aquí a vivir solo de nuevo conmigo cerca (ella se conoce la historia), sus ex (con las que tiene buena relación)y sus amigotes (típico chico que conoce a mucha gente, con un círculo social amplio, bueno en muchos deportes y actividades etc) base de todas sus discusiones y desencadenantes de las crisis de ansiedad de ella.
    Nada más volver, él me llamó y quedamos. Yo fui a reencontrarme con un viejo amigo divertido y pasar un buen rato, pero no sé que me pasó. Le vi diferente, vi algo que antes no veía, sentí cosas nuevas. Ahora me apetece verle, estar con él, estoy ilusionada. Mis sentimientos han cambiado por completo. Hace un mes que está aquí y quedamos cada fin de semana. El fin de semana pasado fue fantástico con todos nuestros amigos, estuvimos todo el día todos juntos tan cómodos y tranquilos, un buen rollo increíble..fue tan cariñoso conmigo delante de todos, estuvo tan pendiente de mi para todo..todo el mundo notó una gran atracción y yo no le he dicho nada pero he intentado que indirectamente entienda que he cambiado de opinión sobre él.Pero en toda la tarde hubo un problema:ella no dejó de llamarle. Ahora no para de enviarle mensajes y de llamarle. ël no cocgió el telf y borró los mensajes sin leerlos. Como no me quedaba claro lo de su ruptura, decidí hablar con él sobre ello. Al día siguiente me llamó él para saber como me encontraba y decidí preguntarle que pasaba con ella y como estaban porque lo del mensaje y las llamadas no lo había entendido.Me dice que la verdad sigue enamorado de ella. Que no quiere volver con ella, que lo ha pasado mal porque es una persona inmadura y muy posesiva pero que sigue enamorado, que tiene miedo de no poder controlar sus emociones si la vuelve a ver, que es consciente de que se tiene que desenamorar, pero que no sabe si podrá, aunque sabe que es una persona con la que no hay futuro. Yo no quiero presionarle, le apoyo y le digo que le comprendo pero la verdad no se muy bien como actuar. No creo que sea una buena idea soltarle ahora lo que siento porque se va a agobiar y probablemente no me creerá y lo tomará como un capricho de querer lo que ahora no me pertenece. Pero no quiero compartirle, no quiero que la vuelva a ver aunque se que probablemente lo hará. No quiero que sea una historia de tres ni comerme las migajas de otra.¿Debo dejarle tiempo para que se decida y se equivoque de nuevo? ¿o debería olvidarme de ésta persona? ¿debo dejarle ver lo que antes no le dejaba, mi verdadera personalidad?siempre he sido un poco fría con él(me ponía la máscara de la que hablabas), y ahora intento que me vea como realmente soy, cariñosa y leal, antes no me interesaba que me viera así .La verdad me estoy manteniendo al margen, intento que cuando esté conmigo esté a gusto y se divierta sin presionarle para nada a que tome ninguna decisión, pero no quiero seguir creando vínculos con una persona que probablemente me romperá el corazón. Me encantaría que analizases la situación, un beso.

  • Hola Isis 27, tu ex-amigo, tenía contigo una relación libre sin compromiso afectivo. A mi juicio volvió para obtener lo mismo, ya que no le ha resultado la experiencia de estar enamorado y quiere deshacerse de ese tipo de vínculo. No puedes cambiar las reglas de juego que había entre ustedes y a mi entender es una relación que no te conviene si es que pretendes formalizar. un beso, malena

  • isis27.openid.es/ marzo 10, 2010 a las 6:02 pm

    muchas gracias por la respuesta, yo creo lo mismo, realmente quiero éso que dices, cambiar las reglas del juego, pero es cierto que no será posible y lo mejor es que me olvide de él porque no me va a dar lo que yo quiero, un saludo