Psicología

Inicio Estrés Origen del Estrés

Origen del Estrés

Publicado por Malena

Si quieres manejar el estrés, cambia tu vida de una vez

La persona apurada e impaciente se ha acostumbrado a vivir con estrés, ha adquirido un condicionamiento, un hábito y ha convertido su forma de vida en adicción, es adicto a la velocidad, a los resultados rápidos, a las tareas terminadas, a los compromisos cumplidos y a los problemas resueltos; perdiéndose como consecuencia la vivencia de todos los procesos.

Oigen del Estrés

Necesita la adrenalina y esta permanente actitud genera tensión a su alrededor, porque obliga a los demás a imitar su ritmo alocado y a bailar al compás de su música.

Este tipo de persona se adelanta, atropella, piensa y habla rápido y pretende lo mismo de los otros que apenas tienen oportunidad de llegar a entenderlo.

Posee una cosmovisión del todo o nada porque en su estructura mental no pueden existir los términos medios ni los grises.

Es un ganador, cree que además de más rápido es más inteligente, más sagaz, más lúcido, y esa imagen que tiene de si mismo lo obliga a seguir sobresaliendo entre la mayoría, porque no puede soportar la monotonía de una vida tranquila, ni la posibilidad del fracaso.

Es un luchador, una especie de gladiador que principalmente lucha consigo mismo, con su propia conciencia que se le revela sin piedad provocándole ataques de pánico.

En las sociedades modernas, la necesidad de destacarse exige cumplir las reglas del mercado, aunque internamente uno no esté de acuerdo con ellas. Consiste en vivir en perpetua contradicción con uno mismo, hacer lo que se vende en lugar de lo que a uno le gusta.

Los creativos hacen lo que les gusta pero si quieren ser reconocidos y exitosos tienen que insertarse en una maquinaria infernal que se apodera de sus propias almas y que transforma irremediablemente toda grandeza en mediocridad.

Una vez subidos en ese tren es difícil bajar, porque no para nunca y para funcionar se alimenta con vidas humanas que se pierden en una carrera permanente sin sentido propio.

En la vida moderna todo es efímero, transitorio, fugaz, nada dura más de lo que lleva atraer a la masa, porque ni bien desciende el nivel de venta, la demanda, o el interés de la mayoría, todo se acaba y también se hunden los sueños de grandeza de muchos.

Para poder parar hay que cambiar, bajarse del tren, empezar de nuevo, ver la realidad de otra manera y darse cuenta que hay otra forma de vivir más real y placentera.

El que trata de superar su propio record se pierde la vida de los hijos que apenas llega a conocer, porque sólo se preocupa de pagar sus gastos para tener la conciencia tranquila. Destruye su matrimonio, porque gasta todas sus energías y tiempo en su trabajo y sólo le queda para su familia el cansancio.

La persona con estrés es el candidato preferido de las enfermedades coronarias, los infartos, las anginas de pecho, los accidentes cerebro vasculares y también de la depresión, porque el que huye para adelante y se sumerge en un mar de actividades desenfrenadas, está huyendo de si mismo y de la misma vida que para él no tiene sentido si no corre.

Un cuento para pensar

Un sendero de flores borró las huellas del ataúd arrojado al mar desde la cubierta de un barco de lujo, que comenzó a hundirse lentamente en la inmensidad del océano, con alguien que deseó en vida mantener el perfil alto.

Solamente cuando se deja de pertenecer a este mundo es cuando una persona se puede definir quien ha sido, cuando está muerto; y descansar en el agua, como lo hicieron antiguos héroes de lejanas epopeyas, es como volver de la gloria al útero materno.

Se llamaba José y había cumplido 50 años. Diez años antes, sus tarjetas de crédito en el bolsillo de su camisa lo habían salvado milagrosamente de una bala en un asalto, y como no era su momento, dejó este mundo ayer, como corresponde a un hombre destacado, en la cama de su camarote de primera clase, en un crucero.

Fue un triunfador para la sociedad, porque vivió para trabajar y se hizo rico, pero su propia vida no fue un éxito, porque lo abandonó su mujer que se llevó a sus hijos.

Se fue como vivió, espectacularmente, de un ataque al corazón, mientras hacía el amor con su secretaria.

Categorías: Estrés

4 comentarios para “Origen del Estrés”


  • hola malena quiero que me aconsejes o me digas que puedo hacer? que debo cambiar?, la verdad tengo miedo a nunca poder tener a una persona que me quiera y yo tambien de igual manera.

    ultimamente he tenido varios novios pero con ninguno han sido relaciones largas, max 6 meses.

    Hace un año y medio tube uno que quise mucho pero me dejo por otra chava, me dolio mucho esa relacion por que era la primera vez que queria a alguien y la manera en que me dejo me afecto, no me dijo ni adios, no se atrevio a decirmelo por que sabia que la habia regado, por que se la paso diciendome tantas cosas bonitas y fingiendo quererme, y como yo no sabia nada de eso pues me crei todo y me enamore en muy poco tiempo. Con el di todo mi querer, sin pensar las cosas, le demostre tanto que lo queria que pienso que tal vez el ser humano se aburre cuando tiene las personas seguras que nos gusta lo que no se puede.

    despues de el tube un amigo que dure conociendolo 6 meses y durante ese tiempo el me insistia que fueramos novios pero yo no queria, hasta que le dije que si por qu era una excelente persona, pero solo dure un mes con el por que no me senti agusto como su novia, el para mi era solo mi amigo.

    despues andube con otro pero nunca nos entendimos, nunca me escuchaba ni me ponia atencion, se la pasaba quejandose de todo, y al final lo corte por que me dejo sola saliendo del antro.Creo que merezco algo mas de proteccion, no alguien que me deje a mi suerte.

    Ahora tengo novio, vuelvo a sentir querer a alguien, pero tengo miedo entregar tod mi amor, siento que si se lo demuestro se aburrira de mi, y siempre me estoy midiendo en no quererlo demasiado, y solo doy hasta donde el me de, y como ya te habia dicho me estreso a veces demasiado pienso en muchas cosas… creo que mi relacion con el chavo que me daño me esta afectando ahora.

  • Hola Rosario, enamorarse es maravilloso pero dura poco. Los enamorados son posesivos y se vuelven dependientes y esclavos de su amor.
    A las mejores parejas las une el corazón porque se gustan, se emocionan y conmueven estando juntos; y la razón – alguien estable en quien puedas confiar, y esa es una forma de amar que no aliena a una persona y que permite crecer y desarrollarse como ser único y distinto.
    El amor no se busca, se encuentra, y hay que aprender a mirar porque siempre está más cerca de lo que creemos.
    El verdadero amor es un diamante en bruto, por eso no es fácil verlo. un beso, malena

  • Hola Malena:
    Como punto de partida le cuento,tengo 50 años y mi marido 58, dos hijos preciosos de 25 y 26 años, profesionales recientes y ubicados en sus trabajos, un amor!.Acabo de leer el Origen del Estrés. Tomo como partida el último párrafo del texto, ya tuvo el infarto a los 49 años…El médico dijo:es típico de la personalidad A.. Su cardiólogo le habló sobre el estrés, por supuesto se enojó conmigo.
    Leo todos los artículos que puedan paliar mi forma de sobrellevar esta relación, hice terapia para ver dónde yo estoy parada. Pero hay veces que se me «queman» o se «volaron» las hojas de los libros.
    Realmente, me desespera su conducta la paciencia y tolerencia, a veces no me alcanza. ¿Qué me aconseja?.
    Gracias

  • Hola Delicia, tu marido y tu son dos personas no una. Tienes que aceptarlo como es, y si te preocupa y no quieres que tenga otro infarto tienes que tratar de hacerlo feliz, en lugar de señalarle lo que tiene que hacer.
    La gente que es feliz no tiene infartos. Si él desea vivir de ese modo tú no puedes hacer nada. Ríndete, entrégate a lo que Es, apenas podemos con nosotros mismos.
    un beso, malena