Psicología

Inicio General, Personalidad Buscar la Felicidad produce Infelicidad

Buscar la Felicidad produce Infelicidad

Publicado por Israel Rios

La felicidad es un derecho al que todos podemos optar pero en muchos de los casos tomamos el camino inadecuado de tal forma que en vez de acercarnos a ella nos vamos alejando.

Como regla fundamental debemos de entender que la felicidad no es una meta que debemos de alcanzar, se trata de una forma de vivir que está más allá de lo que tenemos, de nuestros éxitos o fracasos y de aquello que deseamos.

Este es uno de los grandes errores, el pensar que la felicidad es un objetivo que vamos a conseguir a través de la obtención de cosas materiales o emocionales.

Pensemos que cómo queda la felicidad de una persona que ha basado ese sentimiento efímero de felicidad en un objeto cuando este este se rompe o pasa de moda, o en una persona cuando esta se aleja o fallece.

La felicidad es un estado que muy pocas personas realmente conocen pero podemos aseverar que cuanto más desprendido se es, cuanto menos cosas se desean, cuanto más nos conformamos lo que tenemos y lo aceptamos más nos acercamos a la felicidad.

Todos sabemos que el dinero no da la felicidad y hay gente muy rica que está muy alejada de eso que supuestamente es la felicidad mientras que otras personas más humildes son toda alegría y rebosan de esa felicidad anhelada.

Tenemos que replantearnos las metas que nos hemos propuesto en esta vida ya que en muchas ocasiones más que proporcionarnos felicidad nos producen un gran desequilibrio emocional.

Por ejemplo, el intentar llevarse bien con todo el mundo y quedar bien con todos así como conseguir que toda la gente a nuestro alrededor consiga lo que necesita es agotador y un planteamiento equivocado que nos aleja de la verdadera felicidad.

No podemos diluirnos en las pretensiones de los demás, no podemos dedicar nuestra vida a hacer felices a los demás, primero porque nunca conseguiremos tal cosa y segundo porque la mejor manera de hacer felices a los demás es impregnándolos de nuestra propia felicidad y para eso debemos de prestarnos más atención a nosotros mismos.

El deseo ya hemos dicho que es una de mas mayores causas de infelicidad que podemos encontrar. Paradójicamente cuanto más perfecta deseamos que sea nuestra vida más fuentes de insatisfacción, y por lo tanto de infelicidad, vamos a encontrar en nuestro camino.

El dinero dicen que no da la felicidad y es cierto por lo que no dediques tus esfuerzos en perseguir nada más que lo que es necesario para llevar una vida digna.

El luchar toda una vida por la fama, por el prestigio y el reconocimiento de los demás es otra fuente de infelicidad. Si bien es cierto que el reconocimiento produce satisfacción la búsqueda constante del mismo es una batalla perdida contra la felicidad.

El placer es otra fuente de infelicidad, podemos darnos cuenta que los comportamientos hedonistas se dan en personas que al final no son felices. No estamos hablando que el placer sea algo malo, pero perseguirlo constantemente es una fuente de infelicidad sobre todo porque vivimos en un mundo que nos va a proporcionar tanto placer como dolor.

En definitiva no busques la felicidad, vívela a cada instante con lo que te toque vivir.

Categorías: General, Personalidad