Psicología

Inicio Felicidad El desapego y el camino a la felicidad

El desapego y el camino a la felicidad

Publicado por Israel Rios

Lo normal entre los seres humanos es, casi de forma instintiva, la búsqueda de la felicidad. Pero la realidad es que en nuestro mundo occidental estamos equivocando el camino para lograr esta felicidad ya que pensamos que cuentas más cosas tengamos, cuantas más personas queremos y nos quieran y cuanto mejor lo pasemos en las circunstancias de nuestra vida, más felices seremos.

motyl

Esto es un engaño que se puede ver claramente desenmascarado cunado reflexionamos un poco ya que enseguida nos damos cuenta que la felicidad no se puede basar en cosas exteriores, en objetos, en dinero, en personas o en circunstancias porque tan rápido como vienen, tan rápido es que se van. Si intentamos llenar nuestro vacío con las cosas de fuera apegándonos a ellas más tarde o más temprano, cuando desaparezcan de nuestra vida, la felicidad aparente que teníamos no solo desaparecerá sino que aparecerán los problemas de depresiónes, ansiedades, estrés, etc.

Ya hemos nombrado la palabra clave que nos lleva a escribir este artículo, el apego. El apego es una de las causa de infelicidad más grandes entre nosotros los seres humanos. Cuando nos apegamos a ese trabajo que tanto nos gusta y nos despiden se nos cae el mundo encima, cuando nos apegamos a esa persona que tanto queremos y nos deja, nos traiciona o fallece caemos en la más profunda desolación y depresión, cuando nos apegamos a esa bicicleta último modelo que finalmente conseguimos comprar y nos la roban, nos invade una gran desesperación.

Este camino no puede ser el de la felicidad. Evidentemente no estamos diciendo que no haya que tener posesiones, ni querer a nuestros seres queridos, enamorarnos y casarnos, trabajar para tener dinero. Pero debemos de cambiar nuestra actitud psicológica y emocional ante esto para que podamos encontrar el verdadero camino a la felicidad. Se trata de conseguir un estado de desapego hacia lo que nos rodea y, aparentemente nos pertenece de tal forma que el dolor al desaparecer de nuestras vidas es mucho menor porque la base de nuestra felicidad no depende de esas posesiones o personas queridas sino de nuestra riqueza interior que está más allá del apego a un coche o al dinero.

Hay que darse cuenta, tal y como nos cuentan muchas filosofías y religiones como el budismo, que en esta vida estamos de paso y que vinimos sin nada y sin nada nos vamos a marchar, por lo tanto, es mejor vivir como si no tuviéramos nada, con esa comprensión, aunque vivamos rodeados de todo lo que necesitamos y de las personas que nos quieren, pues es le mejor método para no sentir ese dolor e incomprensión cuando esas cosas o personas desaparecen.

Repetimos, no se trata de renunciar al mundo y lo que nos ofrece, a las personas que amamos o que podemos amar, sino al sentimiento de apego hacia ellos que es lo que nos va a hacer sufrir cuando suframos la pérdida y tengamos por seguro que tarde o temprano se pasa por esa pérdida de algo o alguien a lo que estamos apegados.

Categorías: Felicidad