Psicología

Inicio General Psicología del Consumidor

Psicología del Consumidor

Publicado por Malena

A la hora de comprar, todos se comportan igual.

Las Agencias de Publicidad utilizan técnicas psicológicas tanto para captar consumidores, como para modificar hábitos de consumo, promocionar productos, incrementar las ventas y crear necesidades.

Estas empresas se encargan de la promoción de todo tipo de cosas y de personas, incluyendo cantantes, actores, escritores, etc., siempre que estén dispuestos a cumplir con los requisitos que sean necesarios para llegar a ser conocidos por la mayor cantidad de público.

Psicología del Consumidor

Las campañas publicitarias están compuestas de paquetes de actividades de alto costo, relacionadas con la presentación del producto en todos los medios de difusión por un período determinado, gasto que los productores están dispuestos a arriesgar cuando lo consideran una buena inversión.

En una sociedad compleja un éxito no nace sino se hace, porque sólo el que está dispuesto a entregarse a la maquinaria del marketing, trituradora de carne, puede alcanzar la fama.

Este fenómeno no es privativo de una cultura determinada sino que ocurre en todo el mundo porque es la mejor forma y la más segura de lograr buenos negocios.

El lanzamiento de un producto alimenticio es cuidadosamente planificado con mucho detalle teniendo en cuenta la preferencia de los consumidores, las cuales son estudiadas minuciosamente antes del lanzamiento.

Mediante encuestas, se realizan estudios de mercado que determinan las necesidades que existen en plaza y se diseña su presentación que tiene que ser lo suficientemente atractiva como para destacarse de los productos ya existentes.

Para mantener la venta de un producto a niveles deseables, aunque sea muy conocido y prestigioso, la publicidad debe ser constante y periódica, porque si esto no se hace, el público deja de comprarlo.

Todo lo nuevo aparece como ventajoso en algún aspecto y la necesidad de los consumidores de tenerlo es un impulso irrefrenable que los expertos conocen muy bien.

La competencia no descansa y continuamente aparecen nuevas marcas con precios más ventajosos que disminuye la demanda de los productos conocidos, los cuales tienen que mantener la publicidad para no perder a sus habituales consumidores.

Los recursos psicológicos que se utilizan en publicidad aprovechan las modas, la actual tendencia de la gente hacia lo saludable, el rechazo creciente del público hacia los productos con muchas calorías, el cambio de las estaciones, el afán de la mayoría por mantenerse jóvenes, y cualquier otro elemento que surja en el escenario social que cree una necesidad.

Los consumidores, sin darse cuenta, son manipulados por la publicidad, porque el público se maneja más emocionalmente que racionalmente.

La publicidad utiliza los colores para movilizar sensaciones. Una lata de tomates cuya etiqueta muestre tomates grandes y muy rojos se vende más que otra que tiene en su exterior un color más atenuado. Lo que sugiere la etiqueta vende, independientemente del precio y la marca.

¿Por qué compra la gente una cosa y no otra? Las razones no existen, porque el impulso de comprar no es racional.

El costo de la publicidad supera ampliamente el costo de la fabricación del producto, de manera que se debe estar dispuesto al principio a no obtener ninguna ganancia.

Una mujer bonita en una publicidad vende más que una mujer madura y también más que un hombre.

Los avances de la técnica fotográfica hacen que una mujer exitosa muy madura se vea siempre como si tuviera treinta años o menos, de modo que una modelo publicitaria, si es famosa y representa la cara de un producto puede permanecer promocionándolo prácticamente siempre.

Porque los objetos se identifican con un rostro bello y querido a quien la mayoría no desea ser desleal.

Un personaje famoso que se dedica a la publicidad, debe mantenerse fiel a esa imagen, porque si llega a alterarla, ya sea por actitudes o comportamientos considerados inapropiados, puede perder su posición, porque él es también el producto que promociona.

Cada segmento del mercado tiene un modelo publicitario adecuado, porque en publicidad no significa lo mismo promocionar leche que perfume.

Para la promoción de leche la persona elegida para la publicidad tiene que ser intachable y tener un aspecto tan puro como ese producto, porque es el alimento de los niños, y un modelo con aspecto desaliñado no es lo adecuado, aunque esta característica no tenga nada que ver con la leche desde el punto de vista lógico.

Los autos son promocionados por mujeres esculturales que sugieren la posibilidad de conseguirla teniendo el vehículo, idea que existe en el imaginario masculino y que da resultado.

La ropa se exhibe en maniquíes de talles chicos para crear la ilusión en los compradores de verse, con ese atuendo, igual que ellos.

En publicidad no se deja nada librado al azar, porque todo se orienta a enviar mensajes psicológicos subliminales para manipular y atraer a los consumidores.

Categorías: General

3 comentarios para “Psicología del Consumidor”


  • Hola Malena me gusto mucho tu articulo, de verdad esta bien argumentado y expuesto, yo estoy creando un blog ojala cuando este listo me puedas postear de todas formas te deje la direccion

  • es mjuy interesante el articulo, sencillo de lenguaje que lo hace de facil asimilacion e interpretacion