Psicología

Inicio General, Psicología del diseño Psicología del color, ¿qué significa?

Psicología del color, ¿qué significa?

Publicado por María Fay

¿Sabías que los colores producen un efecto en quienes los percibimos?

En la actualidad podemos encontrar gran número de estudios dedicados a observar los efectos que producen la percepción de los distintos colores en los seres humanos.

Los expertos en Marketing y Publicidad estudian cada uno de los colores, y las emociones y conductas que nos producen. Su objetivo es vendernos un producto o servicio, de modo que  ese análisis está orientado a provocar mediante la imagen visual una emoción que impulse a quien lo observe a mirar y comprar.

Sin embargo, indagar en estudios acerca de la percepción humana es sumamente interesante desde perspectivas más amplias.

Lo que percibimos produce efectos en nuestra emociones y en nuestra conducta. Así, si vivimos en un ambiente hostil,lleno de exigencias y contaminación, posiblemente nos sintamos frecuentemente cansados, enojados o irritados. Esto suele cambiar cuando modificamos nuestro entorno.

Por supuesto que esto no es literalmente así. Los seres humanos somos todos distintos y muchas personas en lugar de encontrar paz y tranquilidad en un paisaje idílico natural o escuchando música clásica, por el contrario, desbordan de ansiedad.

Sin embargo, podemos acordar ciertas nociones básicas respecto a la percepción. Fundamentalmente en lo que atañe a los colores.

Por algo, los hospitales históricamente pintan sus paredes blancas en lugar de azules, por ejemplo. Y mas allá de que no se haya iniciado precisamente buscando un efecto de «Colorterapia», sí podemos decir que el blanco en los ambientes nos transmite sensación de limpieza, de paz, de neutralidad. Se asocia además a la higiene, y es por eso que también suele utilizarse en ámbitos gastronómicos.

Más allá de las discrepancias sobre el significado y efecto de los colores para distintas culturas, en la cultura occidental se asocian a los colores cálidos con emociones intensas, con la acción, y también con la irritabilidad y el enojo.

Los colores fríos, por el contrario, se asocian a la sensación de calma e introspección, pero también a la tristeza.

A lo largo de la historia las civilizaciones fueron aportando sus distintos significados respecto del color. El desarrollo científico no acepta plenamente estas concepciones pero sí se han demostrado estudios del efecto de determinados colores en el cerebro y sus correspondencias emocionales y conductuales.

El color rojo por ejemplo se asocia a la actividad. Esta demostrado que acelera el ritmo cardíaco, incrementa el apetito, y fomenta la energía.

Por el contrario, el color blanco (o ausencia de color), produce relajación.

Por algún motivo los colores a lo largo del desarrollo cultural siempre ocuparon un lugar de importancia. En las manifestaciones artísticas de sociedades primitivas cada color solía tener un sentido y se utilizaba a fin de poder transmitirlo.

Para los Mayas por ejemplo, el color rojo estaba asociado al sol, al fuego, a la sangre y significaba fuerza, energía.

Como vemos, no dista mucho de lo que mencionamos anteriormente sobre los efectos del color rojo desde el punto de vista neurológico.

De modo que es interesante atender a lo desarrollado por las culturas primitivas. Nos muestran lo que el ser humano ha aprendido mediante la experiencia y la observación de la naturaleza e implica nuestra conexión con quienes nos anteceden.

Conocer el significado y efecto de los colores a través de la Historia, nos permite, además, identificar con cuales de ellos nos sentimos más cómodos y utilizarlos en nuestro espacio para potenciar las emociones que nos producen.

En el próximo articulo desarrollaremos las características más ampliamente asociadas a los distintos colores.

Categorías: General, Psicología del diseño