Psicología

Inicio Educación Cómo reconocer a un niño malcriado

Cómo reconocer a un niño malcriado

Publicado por Israel Rios

Antiguamente los niños se caracterizaban en su gran mayoría por ser muy educados, respetuosos con los mayores y profesores, obedientes y nadie podría imaginar a un niño contestando mal a sus padres sin que recibiera un severo castigo.

Pero en la sociedad actual las tornas han cambiado demasiado de tal forma que nos encontramos con niños muy malcriados, consentidos, irrespetuosos con los mayores, con sus profesores, con sus padres y con costumbres que nos son propias de un niño de su edad.

colegiata-y-casco-antiguo-de-quedlinburgo_7768183

Evidentemente la culpa de todo esto está en la sociedad actual en sí misma y como representantes de la misma en sus primeros años, en los padres del niño que no han sabido educarlo para que tenga un comportamiento digno de alguien que debe de integrarse en la sociedad en los años futuros.

Es evidente que las influencias externas han aumentado sobresalientemente con respecto a hace décadas ya que el acceso a internet, los smartphones, videojuegos, televisión, redes sociales, etc, es algo moderno de lo que estamos empezando a ver las consecuencias en los niños de esta generación.

Antes la influencia era ejercida por los padres y fácilmente manipulable por ellos pero ahora es casi incontrolable y llega en cantidades ingentes por lo que es fácil encontrarnos con niños malcriados.

Te vamos a dar algunos signos que dicen claramente que hay que revisar la educación de un niño de forma urgente para poder enderezar el rumbo y que pueda convertirse en una persona bien educada.

Tengamos en cuenta que si se toma a tiempo podemos revertir la situación y encontrarnos entonces con un niño completamente reinsertado. La educación nunca debe de ser demasiado sobreprotectora y permisiva porque de esa forma el niño se vuelve maleducado y este es el peor favor que unos padres pueden hacer a sus hijos.

Si empiezas a ver en su edad temprana algunos de estos signos entonces las alarmas deben de saltar y dar un cambio a la estrategia educativa por parte de los padres.

Cuando las rabietas son algo demasiado cotidiano en el niño que pasa de los 3 o 4 años pasan de ser algo normal, ya que en los primeros años son uno de los métodos de comunicación que tienen, a ser un síntoma de que el niño no está siendo bien educado. El niño debe de aumentar su autocontrol conforme aumenta su edad y si esto no sucede es por una mala educación.

Otro síntoma es cuando vemos que el niño nunca está satisfecho y siempre quiere más. Esto sucede en niños que nunca han escuchado un «no» por parte de sus padres y a los que siempre se les ha dado todo lo que han pedido, uno de los errores más comunes por parte de los padres de hoy en día.

Los niños manipuladores de adultos intentan cambiar las decisiones de sus padres con inteligentes estrategias para poder conseguir lo que quieren. Pueden llegar a fingir una enfermedad para conseguir lo que quieren de sus padres y lo peor es que sus padres lo creen.

No atienden a las órdenes de sus padres sin importar lo imperativos que puedan llegar a ser.

Por supuesto que el niño malcriado no solo no ayuda en casa sino que deja desorden y suciedad por todas partes.

Categorías: Educación