Psicología

Inicio Psicoanálisis Objeto y castración

Objeto y castración

Publicado por Betina Ganim


En el Seminario IV, La relación de objeto, Jaques Lacan pone en juego dos «tipos» de objeto: el objeto fóbico y el objeto fetiche. Jaques-Alain Miller, en su curso «Donc»
se pregunta justamente por qué aparecen estos dos objetos en ese seminario lacaniano. Y la respuesta en principio que se da es que ambos objetos colocan la castración en el centro d ella cuestión. ¿Poor qué dice set Miller? Porque el psicoanálisis, clásicamente, ambos son pensados en relación a la angustia de castración. (algo olvidado y desconectado del resto) Decirlo de otra manera sería que es por el mero hecho de elegir estos dos objetos nos impide quedarnos solamente con la referencia del objeto al narcisismo, y de este modo estamos obligados a ubicarnos en la referencia del objeto a la castración.

nec y amor

Ya Glover pensaba el objeto fóbico como una protección; una defensa contra la angustia de castración. Y lo mismo con el fetiche.

Más adelante Lacan va a decir, en este Seminario IV, que ambos objetos plantean los límites del deseo: que son los dos extremos del deseo: uno es buscado, el otro es evitado.Tal posición simétrica de la fobia y del fetiche, al igual que la relación común que mantienen con la angustia de castración es la explicación por la cual Lacan los elige para este seminario, y se rige por uno para hacer un desarrollo sobre la fobia; desarrollo que ocupa la mitad de su elaboración en ese año.

Diez años más tarde Lacan sigue haciendo uso de ese paralelismo entre el objeto fetiche y el objeto fóbico, pero en ese momento lo hará evocando la castración materna y calificándola en términos reales. Si Lacan considera esto, es porque ya existió el Seminario IV, donde se revelará la naturaleza del falo freudiano partiendo de la castración materna. En especial el caso Juanito (Pequeño Hans).

Es así que Lacan utiliza los términos freudianos sobre el fetichismo, tanto para la fobia como para el fetiche, y continúa diciendo que el sujeto ve «abrirse en ella el abismo contra el cual se amurallará con una fobia». Esto puede ser básicamente un resumen de lo que es el Seminario IV: el objeto fóbico como amparo frente al abismo de la castración materna. Por otro lado, recubriéndolo con esa superficie donde erigirá el fetiche (esto en términos del fetiche en su función de velo)

Ahora bien, lo que podemos situar como el horizonte el Seminario IV es el matea que aprese recién en el Seminario 10, La angustia, que es el del objeto como correlato, como tapón de la castración, y que escribimos así:

a / menos fi (- fi)

Este matema supera el matema a – a’, que sitúa al objeto como una imagen especular (a’ es aquí el yo) y sitúa al objeto y al yo en una relación esencial de objetivación recíproca.

Si bien es desde el Seminario VIII La Transferencia y el Seminario 10, La angustia, corrigen de alguna manera la noción de objeto del Seminario IV, es ahí donde Lacan empieza a pensar el objeto en su relación a la castración.

FUENTE: MILLER, JACQUES-ALAIN. «DONC. LA LÓGICA DE LA CURA».LOS CURSOS PSICOANALÍTICOS DE JACQUES-ALAIN MILLER. ED. PAIDÓS.

Categorías: Psicoanálisis