Psicología

Inicio Amor No sé si te quiero o no te quiero

No sé si te quiero o no te quiero

Publicado por Malena

Qué difícil resulta entender nuestros sentimientos, principalmente porque son ambivalentes.

La vida cambia a cada instante y todo a nuestro alrededor crece y se renueva; y nuestros sentimientos también cambian.

Cuando se inicia una relación de pareja, todo parece andar sobre rieles, no se perciben fallas de carácter ni defectos y cualquier error o falta no se tiene en cuenta. Sólo se tiene la necesidad del otro, se anhela su proximidad, mirarlo a los ojos y permanecer tomados de la mano mucho tiempo, sintiendo que todo está bien en nuestro mundo.

No se si te quiero

Es una sensación única que proporciona el estado de enamoramiento inicial, pero que alguna vez se comienza a atenuar para dejar paso a los verdaderos sentimientos.

En ese estado de ensoñación que no deja lugar para otra cosa, la realidad cambia, las cosas parecen diferentes, nos sentimos felices de estar vivos y somos capaces de ser mejores que antes.

Es un estado de conciencia transitorio, que al mismo tiempo nos puede hacer sentir ansiosos, preocupados y temerosos, modifica la percepción y le da un nuevo sentido a la existencia.

Sin embargo, después de un tiempo, la vida nos enfrenta a otros placeres y otros intereses que nos atrapan, ni bien las aguas de la pasión se aquietan y la rutina de lo cotidiano va borrando esa cosa maravillosa que sentíamos. Es entonces cuando nos vamos llenando de interrogantes.

El amor necesita tiempo para estabilizarse y convertirse en algo duradero. Deberá compartir otros intereses que el desarrollo normal de la vida exige, como los proyectos, las vocaciones, las profesiones y el trabajo.

Podemos volvernos más callados, sentirnos más cansados y con menos ánimo para enfrentar el encuentro amoroso. Pero eso no es falta de amor, es parte de la vida, continuar creciendo y buscándose a si mismo.

No es que hayamos cambiado, sino que volvemos a estar como antes de enamorarnos, más normales.

Es necesario darse cuenta que sentir que hay alguien en el mundo que nos ama tal como somos, es lo mejor que nos puede pasar, y que es la mejor garantía de una relación duradera.

El hecho de saber que tenemos en quien confiar, que es estable, que nos da seguridad, sin grandes conflictos. dudas o confusión que nos haga sentirnos al borde del abismo, es algo que hay que aprender a valorarlo.

Hay muchos que no lo hacen y pueden comenzar a aburrirse, a inquietarse, a tornarse intolerantes y desconformes, y a hacerse más sensibles a los defectos del otro; y todo eso que en un principio le atraía, ahora se les torna insoportable.

¿Lo amo o no lo amo?, es la pregunta que no abandona tanto al hombre como a la mujer, cuando han recuperado la cordura y el estado normal después del enamoramiento inicial, como si se estuvieran perdiendo algo.

El amor de pareja es de una persona total a otra, con virtudes y defectos que no son fáciles de aceptar cuando no somos capaces de amar.

Relacionarse es interesarse por el otro, entregarse y dejar de pensar nada más que en uno mismo.

La relación es un espejo donde nos podemos mirar mejor a nosotros mismos. Nos enseña cómo es el otro, cómo ve el mundo, cuáles son sus valores y cómo enfrenta los desafíos.

Lo más atractivo de una persona a largo plazo es su fortaleza de carácter y su seguridad en si misma.

Relacionarse es sentirse bien cuando la pareja también está bien, cuando los dos pueden crecer, se pueden complacer con los logros del otro, sin pretender competir y respetándose mutuamente.

Cuando desconfiamos de nuestros sentimientos es porque no estamos dispuestos a madurar y pretendemos vivir en perpetuo estado de enamoramiento.

Pero para vivir envueltos en esa nube efímera todo el tiempo, que nos puede dejar vacíos por dentro, es necesario cambiar de pareja a cada rato.

Categorías: Amor

2 comentarios para “No sé si te quiero o no te quiero”


  • Hola Malena,

    Tengo una duda importante desde hace años sobre las relaciones de pareja. Creo que si no lo soluciono, no tendré la paz para seguir adelante.
    Hace pocos meses terminé con un chico que para mi era importante. No llevábamos mucho, pero desde hacía años, no me gustaba tanto nadie.
    Le dejé porque me costaba confiar en él. Era muy independiente y no supe llevarlo bien. Quería a alguien más centrado en formar una familia.
    Creo que es algo que buscamos todas las mujeres, tanto las jóvenes como ya más mayores. Tengo 33 años, y mi reloj biológico empieza a funcionar rápido.
    Ahora me arrepiento, pero creo que él no está por la labor de vovler, y yo no volveré a insistir. Creo que no debo. Ya le pedí perdón.
    Debo dejarle libre.

    Pero la duda que planteo es: podemos elegir de quien nos enamoramos? Cuando cuestiono esta pregunta, la inmensa mayoría de las personas te dice que el amor surge. O te gusta o no te gusta.
    La persona te tiene que gustar (tanto físicamente como su personalidad). Pero, yo me pregunto, es esto realmente cierto? O podríamos aprender a «enamorarnos» de esa persona que no termina de atraernos, pero que, sin embargo, nos parece el compañero adecuado?

    Todos los chicos que terminan atrayéndome de verdad (ojo, no busco solo el físico, sino que me atraiga también su pesonalidad: simpatía, alegría, nobleza, seguridad…), acaban siendo muy independientes, y veo que me hacen sufrir.
    Sin embargo, aquellos chicos que son más tranquilos y buenos, que te ofrecen la vida que buscas (familia, estabilidad, hijos), no terminan de gustarme del todo. Algunos no me atraen físicamente nada de nada, y otros, tal vez, son muy melancólicos e inseguros. No les admiro. No veo chispa en ellos. Crees que me equivoco al elegir?

    Este último chico me gustó porque, aparte de agradarme físicamente, tenía buena conversación, parecía tener valores, era divertido, tenía pasión por la vida, me hacía reir, era muy activo. La intimidad con él era fantástica. Teníamos muy buena química y nos sentíamos muy a gusto juntos. Creo que no era mal chico. No me fijo ya en chicos atractivos solo por fuera. Me gusta que sean inteligentes y compartir otras cosas. Sin embargo, parecía un culo inqueto, muy independiente. Me dió miedo que no pudiera buscar estabilidad y una familia. Crees que estas características en las que me fijo son superficiales? Crees que es más importante otros valores, como que te aporte tranquilidad y sosiego? aunque no te apetezca mucho acostarte con él? Se puede aprender a que te atraiga una persona? En un artículo tuyo leí que cuando la atracción física es bastante intensa, tendemos a enajenarnos.

    Por eso me pregunto: Lo ideal es buscar a alguien que nos atraiga (que nos enamore), pero no perdiendo el control de nuestras vidas. Aprendiendo a disfrutar de nuestra individualidad y de seguir creciendo?
    o, sería tal vez mejor encontrar a alguien del que no nos enamoremos plenamente, pero nos haga más felices?
    Conozco el caso de algunas mujeres, y parece que no les ha ido mal, en este segundo caso. En el primero, casi todas parecen sufrir.

    Espero haberme explicado bien.
    Gracias por tu atención Malena.

    Un beso.

  • Malena,
    Te entiendo perfectamente ya que estoy en una situacion similar. He conocido a alguien perfecto en todos los sentidos, pero no me enamoro y me parece imposible que no me enamore. La verdad es que no se que hacer, mi corazon esta incapacitado, y tengo miedo de que si no espabila lo perderé!
    Bueno, vamos hablando