Psicología

Inicio Amor Pasiones Peligrosas

Pasiones Peligrosas

Publicado por Malena

La vida se torna angustiosa cuando aceptamos una pasión peligrosa.

Los libros que describen testimonios biográficos que incluyen personas tristemente célebres, suelen convertirse en “best sellers”, cuando son lo suficientemente escabrosos como para satisfacen la curiosidad popular, revelando hechos tortuosos de estos personajes, que decidieron vivir sus vidas al borde del abismo.

pasiones-peligrosas.jpg

Una conocida periodista colombiana relata la pasión que vivió en un momento de su vida con un conocido narcotraficante, muerto a tiros en la década de los noventa por la banda contraria, en su lucha por el poder.

Este famoso delincuente había empezado muy joven a hacer dinero con la muerte, profanando tumbas y vendiendo lápidas.

Su habilidad para los negocios turbios lo llevó al negocio del tráfico de la cocaína y el lavado de dinero que lo convirtió en una época en uno de los hombres más ricos del mundo.

Este hombre logró un imperio corrompiendo a altas autoridades de los gobiernos de turno de su país, jefes de policía, jueces, ministros y periodistas pagando coimas que si eran rechazadas significaba la muerte.

También logró conquistar el corazón de esta bella mujer, culta e inteligente, que ahora escribe esta historia.

Relata las ambiciones de un hombre que mostraba una dualidad emocional que lo llevaba a ayudar a los pobres por un lado y a propiciar el vicio y la muerte por otro; y que además albergaba en su interior sueños de convertirse en legislador y de llegar algún día a acceder a la presidencia.

Durante cinco años mantuvieron esta pasión clandestina pese a que él continuaba casado con su novia de la juventud con quien tuvo hijos. Sin embargo, aunque se vanagloriaba de ser muy liberal, le desagradaba que su amante se tomara algunas libertades.

Esta situación y la evidencia de su crueldad y de sus actos irracionales, más su adicción a la marihuana, fue socavando la relación, hasta provocar posteriormente su ruptura.

Ella perdió todo por él, su trabajo, sus relaciones, su dinero y hasta los amantes ocasionales que él se encargaba de ahuyentar.

Este hombre fue capaz de tomar el Palacio de Justicia con la ayuda de un grupo de guerrilleros armados que fueron masacrados en el intento, no sin antes haber logrado su propio objetivo de quemar sus expedientes judiciales. Mientras tanto, también el ejército aprovechaba la oportunidad para hacer desaparecer los archivos de sus oficiales comprometidos.

La amante apasionada y desilusionada, que también evidenció tener dos caras, llegó a convertirse en una colaboradora de Interpol y de la Justicia norteamericana participando como testigo.

Este testimonio nos enseña que las pasiones no duran, que la gente se enamora de un ideal y no de una persona real y que esos amores suelen transformarse en odio cuando se ponen al descubierto las debilidades humanas y las verdaderas intenciones.

Tampoco le quedan a la ex amante, los escrúpulos mínimos para no enajenar su triste y malograda aventura, y permitir extender un manto de piedad sobre el muerto, que alguna vez pareció haber sido tan importante para ella.

Sin duda este libro obtendrá una buena recaudación, como todos los libros que revelan el otro lado que tienen las personas, su sombra.

Categorías: Amor

3 comentarios para “Pasiones Peligrosas”


  • Como siempre yo fanatica de tus articulos Lic. Malena siempre aprendiendo me ayudan mucho a superarme y cambiar mi estilo de vida por que la verdad yo casi siempre busco parejas inestables, ya sea q les gusta tomar, o que no sienten cariño ni mucho menos amor por mi y siempre termino mal pero cada dia voy construyendo una base solida para alguna proxima relacion sentimental…nuevamente muchas felicidades por aportar a nuestro conocimiento de la vida.

  • Maria delos Angeles noviembre 20, 2008 a las 10:46 am

    ahh y una preguntita mas…¿por que cree que yo siempre tiendo a elegir ese tipo de parejas????a veces digo ya no mas pero sigo fijandome en esas personas que a la larga me hacen sufrir,,,????????

  • Hola María de los Ángeles,
    la tendencia a relacionarse con personas que hacen sufrir es la baja autoestima y la identificación con el perdedor.
    Uno se siente que no vale nada y elige entre los peores, porque no se cree merecedora de alguien mejor; y tiende a enamorarse de alguien que la castigue por ser como es.
    un beso, malena