Psicología

Inicio Amor, General, Psicología Clínica ¿Qué es la Codependencia?

¿Qué es la Codependencia?

Publicado por María Fay

Una persona codependiente es alguien que manifiesta una excesiva e inapropiada preocupación por los problemas de otro/s.

Así, su existencia queda atada a las vicisitudes de ese otro, abocándose a solucionar o amenguar sus problemas, dejando de lado sus propios intereses y necesidades.

Este tipo de comportamiento caracteriza a las relaciones popularmente denominadas «tóxicas». Esto implicaría un tipo de vínculo en el que una o ambas personas sufren, pero aún así no se separan, ni modifican esa estructura.

La codependencia presente en una relación genera un vínculo de Necesidad, que como sabemos desde la Psicología, es muy distinto a la definición de Deseo o Amor. En el amor está presente la idea de Elección, y cuando hay necesidad no hay elección posible.

Los vínculos codependientes impiden el desarrollo individual de las personas que forman parte de él. Se obturan y coartan constantemente los proyectos e iniciativas individuales, fundiéndose con las del otro.

Esto genera a la vez que no se generen tampoco proyectos conjuntos, porque el intercambio vincular se agota y sofoca impidiendo el desarrollo creativo.

Es sumamente importante concientizar sobre estas características porque comúnmente se las considera partes esperables de una relación amorosa.

Durante mucho tiempo se normalizó la idea de que en el matrimonio o en las parejas estables todo tenía que suceder «en conjunto», todo empieza a pasarles a ambos y se pierde la individualidad, incluso la identidad.

Hasta el día de hoy mucha gente considera extraño que uno de los integrantes de una pareja estable haga un viaje solo, por ejemplo, o haga actividades y planes por su cuenta. Más aún si se trata de una mujer, con hijos.

Estos son prejuicios y herencias que se perpetúan de épocas anteriores, y que dificultan en gran medida la construcción de parejas saludables.

El respeto de los espacios propios, de tiempos para el disfrute, para compartir con amigos, sin la necesaria presencia del otro, garantizan el enriquecimiento y crecimiento de cada miembro de la pareja y con esto, de la pareja misma.

La codependencia reproduce de manera cíclica conductas de tipo altruista que pretenden «salvar»al otro, más que compartir la vida con él.

De esta manera se puede generar lo que se denomina una pareja simbiótica, donde ambos se responsabilizan de los pensamientos, emociones y conductas del otro, se «hacen cargo» de cuestiones que le corresponden al otro, reaccionando por esto defensivamente.

La responsabilidad que cada uno tiene es con el tipo de vínculo que quiere tener.

Asumir y concientizar esto permite, en el mejor de los casos, frenar estos ciclos y encarar los vínculos de otra forma, aceptando lo propio y no pretendiendo solucionar los problemas del otro. Generando espacios en los que cada uno pueda expresarse libremente.

Los vínculos saludables entre adultos, no solamente los de pareja sino también los de amistad o familiares, se basan en la responsabilidad que cada uno pueda tener y asumir acerca de su propia vida.

Pudiendo reconocer sus conflictos y los motivos por los cuales se enoja o angustia independientemente de lo que el otro haga.

Cuando esto no ocurre el vínculo sufre un desbalance, manifestado frecuentemente por expresiones como «por tu culpa…» «vos me haces enojar».

Si bien es entendible que actitudes del otro nos irriten o angustien, el trabajo terapéutico es el de poder visualizar porqué motivo esa conducta del otro nos irrita o angustia y vincularla con aspectos propios, que es lo que finalmente nos puede permitir corrernos de ese lugar.

El objetivo sería poder moverse de un lugar que dice: «el otro me lastima, lo único que puedo hacer es ayudarlo o esperar que cambie» a otro que diga «si el otro me lastima, ¿por qué sigo quedándome?, ¿que parte de mí participa en esto que me pasa?»

Asumir responsabilidad es uno de los mensajes más importantes del Psicoanálisis, y lejos de infundir culpa, es la clave para poder promover un cambio.

Categorías: Amor, General, Psicología Clínica