Psicología

Inicio General, Orientación Vocacional Aportes en Orientación Vocacional.

Aportes en Orientación Vocacional.

Publicado por María Fay

La orientación vocacional es un campo compartido, interdisciplinario, donde convergen varias vertientes. En principio la vertiente psicológica y la psicológica se destacan. La psicológica implica la resolución de conflictos propios, la indagación sobre uno mismo, la respuesta a dudas y las preguntas sobre las situaciones de crisis que atravesamos. La pedagógica tiene que ver con aprender y acceder a información que quizás se desconoce respecto de lo laboral y ocupacional.

Ademas de éstas hay muchos aspectos que inciden: lo social y lo económico ocupan un papel fundamental. Las influencias familiares y culturales, las presiones escolares y sociales en general afectan este proceso. Así como las posibilidades y limitaciones económicas, que también influyen en las oportunidades y elecciones.

La orientación vocacional, como proceso, tiene una función esencial en tanto es la posibilidad de brindar acompañamiento al sujeto en momentos de crisis evolutiva: la pubertad, la adolescencia y el ingreso al mundo laboral. Frecuentemente la atención psicológica en estas etapas tan importantes es insuficiente, cuestión que desencadena frecuentemente en deserción y fracaso estudiantil.

Por eso mismo el rol que ocupa la orientación vocacional excede a la mera elección de una carrera. Implica el acompañamiento a través de un proceso de descubrimiento, de desactivar mandatos familiares y sociales estancos, de poner en duda y criticar mensajes que se sostienen universalmente y permitirse explorar opciones diversas acordes a la subjetividad.

La Orientación Vocacional cumple, entonces, un deber en cuanto a la prevención: ya que invita a reflexionar sobre uno mismo, a explorar la personalidad y a aprender a elegir. Esto posibilita el desarrollo de herramientas que favorecerán el autoconocimiento y ,con suerte, prevendrán futuros conflictos.

A la vez, cumple un rol terapéutico: ya que aborda situaciones conflictivas, que exceden a la temática vocacional específicamente, comprometiendo a la personalidad toda y relacionándose con la identidad y los cambios.

Trabajar en el proyecto vocacional evidencia las problemáticas del sujeto, ya que se basa en su historia subjetiva. Manifestando complejos y problemáticas, y otorgando también la oportunidad de tratarlas.

De modo que en este proceso, el sujeto siempre está en primer plano. Se pueden aplicar técnicas proyectivas y psicométricas pero siempre en el plano de la subjetividad, donde cada evaluación es única y el vínculo con el orientador también es único y particular.

Es interesante pensar la orientación vocacional como un recorrido, un proceso, y no meramente como un resultado, un cuestionario, un análisis que concluya con una respuesta inequívoca. Se trata de un proceso que abarca al sujeto en su totalidad y que implica el descubrimiento de aspectos propios, el cuestionamiento y el diálogo con todo aquello que vaya surgiendo en el camino.

Las técnicas podrían ser comparables a lo que Winnicott denominó Objetos Transicionales. Son mediadores entre el sujeto consultante y el orientador. Forman parte de ese vínculo, y transcurren en ese espacio creado Entre ambos. Por eso no se pueden considerar técnicas objetivas y aisladas, sino que siempre se hallan contextualizadas en el vínculo particular.

Es recomendable realizar un proceso de orientación vocacional en la pubertad/adolescencia porque le brinda un espacio al sujeto para preguntarse, discernir y elaborar conflictos en una etapa evolutiva de crisis por excelencia, donde muchas veces estos espacios no se generan. Y al mismo tiempo le brinda herramientas para conocer aspectos de su personalidad, gustos, talentos e inclinaciones propias, pudiendo separarlas de  mandatos y condicionantes familiares y sociales.

 

Fuente: Qué es la Orientación Vocacional, por Marina Müller.

 

 

Categorías: General, Orientación Vocacional