Psicología

Inicio General La fuerza del destino

La fuerza del destino

Publicado por Malena

Se puede considerar a un ser humano como un ser que nace pre-programado, con la capacidad de aprender, desarrollarse y crecer.

Con respecto a la existencia de algún patrón invisible que de algún modo interfiera en nuestras decisiones individuales y en las oportunidades que se nos presenten en la vida, es algo que no podemos probar, pero si abrimos nuestra mente y leemos algunas biografías de gente famosa, nos damos cuenta que aunque sea difícil demostrarlo, el destino parece siempre estar presente.

El destino

Shopenhauer decía: “… Todos los hechos que pueden ocurrirle a un hombre, desde el instante de su nacimiento hasta en el de su muerte, han sido prefijados por él. Así, toda negligencia es deliberada, todo casual encuentro una cita, toda humillación una penitencia, todo fracaso una misteriosa victoria, toda muerte un suicidio…”

¿Es que acaso nosotros somos los que vamos edificando libremente nuestro propio destino, eligiendo nuestras opciones o es que nacemos con tendencias que hace que siempre tomemos las mismas decisiones?

Vemos a diario, en nuestra experiencia cotidiana y más aún los psicólogos en los consultorios, qué difícil es encausar una vida que parece destinada al fracaso, enderezar caminos, modificar tendencias, o cambiar conductas autodestructivas que parecen estar cumpliendo un mandato.

Un astrólogo diría, dentro de su marco de referencia, que el sujeto está cumpliendo su karma, entendiendo por karma el condicionamiento de vidas pasadas, que lo impulsan a reparar sus acciones anteriores o a cumplir con objetivos pendientes.

Un Psicoanalista, afirmaría que el paciente está motivado por un trauma infantil fijado en el inconsciente que hace que reitere esa forma de actuar en forma permanente, hasta que logre por medio del Psicoanálisis la elaboración emocional de dicho trauma y lo integre a su vida para poder llegar a amar y trabajar normalmente.

Un terapeuta Conductista sostendría que lo que le ocurre al sujeto es puro condicionamiento del pasado. Conductas aprendidas no adaptativas que la terapia le permitirá desaprender para incorporar otras nuevas.

Otras corrientes pensarían que los problemas recurrentes en la vida son las dificultades de los individuos para percibir la realidad en forma normal y entonces lo que intentan es un cambio en la percepción del mundo y de los problemas.

Lo cierto que el tema del destino por ahora no tiene respuesta sólida alguna fuera de los marcos de referencia de la fe o la especulación filosófica.

Sin embargo, si pensamos que el hombre y la naturaleza son una unidad, no es tan descabellado creer que tanto el afuera como el adentro del hombre es lo mismo: inteligencia organizada con un propósito, ambos con el mismo poder de realización.

Un cuento para pensar

Suerte o destino

Ella había elegido el difícil camino del estrellato y nunca había creído en el destino.

Durante su infancia, la suerte de su familia había sido esquiva. Aprendió que la lucha siempre era desigual y no siempre ganaba el mejor.

Pero cuando llegó el momento, sintió el impulso de alejarse del pasado para ayudarse a vencer sus propios demonios.

Llegó a la ciudad de las estrellas sin carta de recomendación, por eso buscó el camino de los dormitorios que no fue fácil, porque ella creía que era la llave que abriría otras puertas.

Por eso se sorprendió cuando alguien que no la conocía la contrató para modelar.

No pasó mucho tiempo para encontrar, sin proponérselo, a un productor que buscaba su perfil para un papel protagónico, y esa primera oportunidad le significó la fama.

Pero ese éxito alejaba a los hombres y acercaba a los que buscaban beneficiarse con su compañía.

Sólo cuando dejó de buscar el amor se encontró con una mirada que la conmovió y se sintió feliz al saber que era quien había estado esperando tanto tiempo.

Algunos dicen que ella es alguien que tuvo mucha suerte, otros que fue su destino.

Categorías: General

13 comentarios para “La fuerza del destino”


  • Dr Sergio Pereira Vitale febrero 28, 2007 a las 1:12 pm

    Muy bueno Malena lo que escribes.
    Me ha gustado mucho, felicito y éxitos.
    Dr Sergio Pereira Vitale
    Médico Homeópata unicista
    http://www.unicista.com

  • Querida Malena,
    Mientras más leo lo que escribes me doy cuenta que tienes un verdadero don para explicar cosas profundas con simplicidad y optimsimo. Sigue adelante que seguramente muchas personas encontraran ayuda y sosiego leyendote.

    abrazo fuerte desde Mexico.

    Patricia

  • muchas gracias Patricia por alentarme y motivarme a seguir escribiendo, un beso, malena

  • Gracias Dr. Pereyra Vitale, por sus comentarios y por mantenerme saludable, un beso, malena

  • hola malena es muy bueno lo qe escribes.. me gusta mucho.. bueno soy de argentina y tengo 15 años y qiero estudiar psicologia este sitio me a servido mucho.. para mi vida personal y algunas dudas..

    el cuento te digo qe me dejo pensando pqe no creo qe alla sido suerte ni el destino..

    besos y gracias..

  • hola Nabila, muchas gracias por comentar y me agrada saber que puedo ser útil para vos.
    Con respecto al cuento, supongo que si no creés en la suerte ni en el destino, pensarás que los acontecimientos son de nuestra única responsabilidad. Respeto mucho tu postura. Yo no estoy muy segura que todo dependa de nosotros, primero porque sería demasiado terrible y segundo porque creo que formamos parte de algo superior con poder organizador e inteligencia que también colabora de una manera más elevada, siempre que decidamos permitírselo. Un beso, muchas gracias, malena

  • helllooouus
    uhm. Digamos así. Hay muchas posibilidades de que algo transcurra de una u otra manera. O esten todas transcurriendo todas al mismo tiempo. Pero lo que vemos es sola una de esas posibilidades. Y de eso depende mucho de nuestro convencimiento. Al final estamos todos hechos de pequeños atomos. digamos. Electrones y neutrones. quarks y leptones. :P
    cuanta incertidumbre.
    Te decia sobre Crimen y Castigo. Me impresiona un poco el libro. Sobre la historia. Y es excelente la manera en la que este autor, Dostoivsky escribe.
    bueno, te mando saludos nuevamente.

  • Hola Bisis, hoy es mi último día en Mar del Plata. Para mi lo mejor que pude ver en el Festival de Cine, que no fue todo, es un documental holandés llamado «Los cuatro elementos», me conmovió cómo la directora, una mujer joven que estaba presente en el cine, describe cómo el hombre utiliza el agua, el aire, la tierra y el fuego para su beneficio, sin pensar que también está destruyendo su propia casa. Me pareció excelente.
    Crimen y Castigo es un clásico precisamente por describir con maestría las pasiones humanas. Te mando un beso desde La Ciudad Feliz, Malena

  • Yo si creo en el destino, pero ¿piensas que nosotros podemos cambiarlo?. Me gustaría saber algo sobre la carta astral, ¿es ese nuestro destino? ¿el que está escrito en tu carta astral? ¿Se podría cambiar?

  • Hola Merchi, entre las miles cosas que he estudiado e investigado, también me interesé por la Astrología.
    Posteriormente quise saber qué era el Tarot y por último la Cabalá.
    Pude saber que las tres cosas se relacionan mucho.
    Son interpretaciones de la realidad, esotéricas, o sea conocimientos intuitivos que no se pueden comprobar científicamente.
    Pero tengo que reconocer que contienen la sabiduría de muchos siglos.
    La carta natal es nuestro condicionamiento. Es decir, nacemos con ciertas características que de alguna manera van a influir en nuestras vidas, eso es innegable, y esos comportamientos las van a condicionar, pero nunca las van a determinar.
    Si nos dejamos llevar por nuestra personalidad, estamos cumpliendo nuestro Karma, según la Astrología, pero si elevamos nuestra conciencia y cambiamos, podemos salir de la rueda del zodíaco y del ciclo de nacimientos y muertes, ya que los astrólogos creen en la reencarnación.
    Los pronósticos de la carta natal se cumplen cuando seguimos reaccionamos siempre igual, con el modo de ser con el que nacimos.
    Si esa conducta nos hace felices está todo bien, el problema es cuando nos hace infelices.
    La psicología también reconoce que tenemos una forma de asimilar la experiencia y también de comportarnos, que si nos hace infelices deberíamos cambiar y de esa forma nuestra vida y nuestras relaciones cambiarían totalmente. Pero cambiar es lo más difícil del mundo.
    Te mando un beso, malena

  • Hola
    Yo, por experiencia propia me he dado cuenta que hay fuerzas que de alguna manera te encaminan en una direccion, y a veces uno se empecina en conseguir algo, pero ese algo no es para uno, y asi uno puede estar intentandolo durante muchos años y no se concreta, entonces de pronto, zum! el destino te pone en unas circunstancias que solo te dejan un solo camino claro, que ya lo conocias pero que no lo quisiste tomar y preferiste tomar otro pensando que tu podias cambiar tu vida, y entonces recien te das cuenta, que cuando las cosas, las oportunidades, son para ti, son faciles, no tienes que lucharla tanto para conseguirlas, cuando no son, por mas que intentes esforzarte nunca seran, no te debes lamentar, no la debes sufrir, el destino tiene otro camino para ti,vive tu dia sin esfuerzo. Tenemos que aprender a aceptar las cosas que nos suceden, podemos intentar lucharla, pero al final las cosas que te deben suceder, sucederan un poco mas tarde nada mas, por eso no hagas nada para cambiar las cosas que suceden, el destino llegara a ti, como la vida, como la muerte, sin que lo hayas pedido, y sin que lo hayas llamado.

  • Malena:
    te escribo para decirte mi opinión.. encuentro que estás un poco equivocada, porque el destino no puede existir! somos libres, y podemos elegir entre hacer el bien o el mal. Si el destino existiera, podríamos hacer lo que quisieramos, total, el destino está escrito, no podemos hacer nada. Por eso hay muchas situaciones en la que tenemos que elegir, y sería bueno elegir el bien, para poder ir por un buen camino.
    Mucha suerte, y piensa lo que te digo.
    :) un beso!

  • Hola Isa, Nacemos con un temperamento básico adquirido que le da una orientación a nuestra vida y de algún modo nos condiciona. Nuestra capacidad de elegir nos permite salirnos de ese condicionamiento y cambiar nuestro destino.
    Si hacemos lo que queremos, cumpliremos el destino hacia el cual nos inclinan los deseos materiales del ego.
    Si actuamos correctamente respetando las leyes de la naturaleza y al prójimo realizaremos el propósito de nuestra vida y cumpliremos el destino para el cual hemos nacido.
    De todos modos, ninguna de nosotras dos tiene la certeza absoluta sobre cual es la verdad última. un beso, malena