Psicología

Inicio General La Maternidad Postergada

La Maternidad Postergada

Publicado por Malena

En Lyon, Francia, expertos en reproducción asistida de todo el mundo, recomiendan a las parejas jóvenes no postergar la maternidad, para prevenir el envejecimiento reproductivo de la población sana.

Para las mujeres, el hecho de tener un hijo, muchas veces, puede significar la pérdida de oportunidades laborales o el sacrificio temporario de una carrera profesional en el mejor momento; y para los hombres puede ser considerado como un compromiso difícil de asumir siendo joven al tener que involucrarse con las responsabilidades de la llegada de los hijos.

La Maternidad postergada

Esta tendencia, que se observa principalmente en las grandes ciudades, podría llegar a acarrear problemas demográficos, como ya está ocurriendo en Europa.

En España las mujeres están haciendo la primera consulta entre los cuarenta y cuarenta y dos años, afirma el Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia.

En un encuentro de catorce médicos e investigadores antes del Congreso de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, coincidieron en la necesidad de educar a la población en edad fértil a procrear antes de los treinta años.

Posponer la maternidad y la paternidad provoca graves riesgos para la madres y los bebés, además de una reducción de la capacidad reproductiva por envejecimiento, que lleva a un mayor uso de los tratamientos para la fertilidad.

La efectividad de la técnicas de reproducción asistida sigue siendo relativamente baja, sin contar los trastornos y las incomodidades que producen los tratamientos.

Se estima que por cada año que una mujer demora la maternidad, después de los treinta, la posibilidad de quedar embarazada se reduce en un cinco por ciento. De modo que si una pareja decide postergar cinco años la decisión de tener su primer hijo, tendrán un veinticinco por ciento menos de posibilidades de lograrlo.

Muchas mujeres desconocen su propia biología e ignoran que la fertilidad se pierde naturalmente varios años antes de dejar de menstruar.

Por otro lado, las parejas están optando por tener un solo hijo como está ocurriendo en Buenos Aires.

Se necesita que esos bebés tengan por lo menos un hermano para que la pirámide poblacional no se invierta, ya que se necesita alrededor de dos chicos por cada mujer para que una población mantenga su tamaño.

La educación sexual debería incorporar el tema de la fertilidad que no recibe la suficiente atención que necesita.

Según estos expertos, se considera que a partir de los veinticuatro años es un buen momento para plantearse formar una familia.

Pero para que esto pueda ocurrir las sociedades deben brindar a los jóvenes las seguridades necesarias.

En estos momentos, postergar la llegada de un hijo es un problema cultural, como si formara parte de una conciencia global, que además se incentiva con la maternidad que logran personas de avanzada edad con métodos asistidos, aún después del período normal reproductivo.

Es cierto que las expectativas de vida han cambiado pero no es recomendable emprender la aventura de vivir las experiencias propias de etapas más tempranas.

Es mejor que los padres sean jóvenes por muchas razones y porque con la edad las personas se vuelven aprensivas y manifiestan estructuras más rígidas, aferrándose a lo conocido y privando a sus hijos menores de una presencia próxima joven con el impulso y la audacia necesarios para enfrentar lo nuevo.

Categorías: General

8 comentarios para “La Maternidad Postergada”


  • Muy interesante artículo Malena, donde destacás aspectos culturales que van marcando tendencias conforme aumenta la expectativa de vida de la población. Fenómeno que se ve acompañado por la resistencia a aceptar la ley biológica. Noticias como la posibilidad de que una mujer post-menopaúsica pueda dar a luz, nos obligan al menos a una reflexión sobre estos temas.
    Un beso.
    Susana.

  • Hay toda una serie de cuestiones que se plantean desde lo sociológico, como la imposibilidad que las mujeres tienen muchas veces, de lograr trabajos con horarios que permitan compatibilizar ocupaciones laborales y domésticas. En épocas es que no es suficiente vivir con un ingreso solamente, suele planteársele a la mujer a veces un conflicto de muy difícil solución.
    Iniciativas como las que planteás en tu artículo, deberían ir acompañadas de políticas activas en relación a la cuestión de género. Porque también está el tema de con quién dejar a los hijos cuando se trabaja.
    Un beso,
    Susana.

  • hola Susana, muchas gracias por leer y por escribirme.
    Los pobres tienen muchos hijos sin pensarlo demasiado, y por lo general los que esperan mucho son los de nivel intelectual más alto, con títulos y muchas ambiciones. Cuestiono un poco las prioridades, primero la posición social y luego el hijo, raramente, porque cuanto más alto estás más ocupado. Se acuerdan del hijo cuando se dan cuenta, tarde, que lo que lograron no significa nada.
    Ahora pienso que no nos estamos perdiendo nada si tenemos un hijo cuando es debido porque surgen las soluciones ni bien llega y uno puede seguir haciendo lo que quiere. No digo que sea fácil, pero tampoco es fácil mantener una relación de pareja sin hijos. Es algo que no crece, estéril. Sigo pensando que la cuestión es la jerarquía de prioridades que valora por sobre todas las cosas lo material.
    un beso, malena

  • Tengo dos niñas pequeñas (3 y 5 años) y 38 años. Las he tenido con cierta edad porque no he podido organizar mi vida- pareja y trabajo- hasta los 31 años. Me hubiera gustado mucho que hubiese sido antes, pero la vida es así. Mi ilusión sería tener un tercer hijo, dar una nueva vida, pero la edad se me hace ya cuesta arriba, a veces me siento especialmente cansada, sobre todo por el tema del trabajo fuera de casa, y porque las niñas aún son algo pequeñas. Vivimos en un mundo muy rápido, con mucho estrés, donde a las mujeres nos cuesta trabajo renunciar al mundo laboral para el que hemos sido educadas y al que tanto esfuerzo nos ha costado llegar y por otro lado sentimos la llamada natural de la maternidad. Una contradicción y algo también dificil de compaginar, por lo menos en mi caso concreto en que considero que soy una mujer normal, sin exceso de energía. ¿Sería más feliz si abandonara el trabajo y optara por tener un tercer hijo?. No lo se, posiblemente, pero es una cuestión que quizá ya nunca llegue a comprobar. Solo me queda sentirme afortunada con lo que tengo y valorarlo. Gracias.

  • Hola Merche, muy acertada tu decisión. Es importante tener una actitud equilibrada. Si no queremos perdernos nada tendremos que reducir la energía que le damos a cada área de nuestra vida, para no enloquecernos. un beso, malena

  • Malena: muy interesantes tus opiniones. Opino igual que tú, que se trata de un tema de prioridades en que muchas veces, por esperar hasta haber logrado el éxito laboral o social, se opta por tener hijos, arriesgándolos egoistamente a que nazcan con problemas, posibilidades que aumentan como lo ha dejado bien en claro la medicina en la medida que la mujer tiene más edad. Obviamente que dejo fuera de esta crítica a aquellas mujeres que, por diversas otras razones -incluyendo estar sin pareja hasta los treinta y tantos- no pudieron tener hijos antes. Me parece bien que la mujer estudie y trabaje y opte por su desarrollo, pero estamos exagerando la nota hasta niveles ridículos y ser madre por primera vez a los 40 omás años se está transformando enalgo que hasta algunas revistas de mujeres nos hacen aparecer como de lomás normal. La verdad es que la biología es clarita en eso, no es lo normal.

  • Es una presentación moldeadora de conciencias masculinas y femeninas toda vez que la prisa económica-laboral que hace emerger la sociedad actual, invita a postergar, de común acuerdo, el embarazo.
    Debo anotar también que si la reproducción asistida, cualquiera que fuera la técnica escogida por el hombre y la mujer que DESEAN tener HIJOS, es entendida y aceptada como un accionar biomédico unicamente, es ubicarla en el ejercicio veterinario con el afinamiento necesario para praticarla en el humano. Es necesario entender y aceptar el accionar psicológico en todo Proceso de Reproducción Humana Asistida y, como reza el refrán «en la vida todo se puede hacer, pero a tiempo»

  • desde el punto de vista de politica social creo que postergar la maternidad es todo un problema, ya que la piramide se invierte, sin embargo la humanidad cada vez tiene mayor años de vida, por lo deseo pensar que la edad minima para tener hijos sera hasta los 45 años de edad. Adelante mujeres que han sabido ordenar sus actividades, y si en este momento deseas tu hijo, y realizarte con la maternidad, adelante organizalo.