Psicología

Inicio General, Psicología de Niños Psicopatología Infantil: Historia

Psicopatología Infantil: Historia

Publicado por María Fay

Tomando el abordaje realizado por Adriana Bugacof, podemos decir que desde el punto de vista histórico, la Infancia inicialmente no era un objeto de estudio para la Psiquiatría (primera disciplina que se ocupa del abordaje en Salud Mental).

La Psiquiatría Clásica comenzó a investigar los casos considerados de Locura o Alienación, en adultos exclusivamente. Sujetos que se hallaban en la marginalidad y que no eran funcionales al sistema.

Pero la principal razón por la cual la Niñez tardó en ser considerada un objeto de estudio es sencillamente porque no existió desde siempre.

P. Ariès situó el comienzo de la Infancia en el Siglo XVIII, en Francia, en concordancia con el nacimiento del Estado, hecho que implicó un reordenamiento de las áreas pública y privada.

Previamente, y desde la antigüedad, los niños y niñas eran considerados simplemente como adulto/as en miniatura. No se los hacia poseedores de derechos especiales ni se consideraba que debieran ser cuidados o protegidos de manera particular.

La mayoría trabajaba y llevaba a cabo gran cantidad de actividades forzosas y exigidas desde edades muy tempranas.

El comienzo de la Psiquiatría Infantil podría situarse en lo que P. Bercherie, denomino la Clínica Diacrónica. Esto implicaba recabar sobre datos del pasado de los alienado/as o criminales de la época, llegando así hacia sucesos de la niñez.

Comenzó entonces como una preocupación sobre las causas o etiología de aquello que se observaba en los adultos.

El verdadero inicio de la Psiquiatría Infantil como tal estaría entonces en la conceptualización de Sante de Sanctis en 1905 de la llamada Demencia Precocísima, que sería un antecedente de la Esquizofrenia Infantil.

Así también, en la década del 40, la postulación del Autismo Infantil consolidan a la Psiquiatría infantil con su propio objeto de estudio.

Freud también centró inicialmente sus elaboraciones de la Niñez en base a cuestiones etiológicas que investigaba en sus pacientes neuróticos adultos.

Aún así, desarrolló acerca de las fobias infantiles, con el caso Juanito, y esto también ubica la Infancia en sí como foco de investigación.

Con Freud, la Infancia toma relevancia en tanto comienza a considerarse como escenario de sucesos esenciales para la constitución subjetiva.

Del Psicoanálisis podemos extraer entonces la idea de que para la constitución de un niño, hace falta un Otro.

No existe un Niño desde el vamos, sino que se requiere de otro que lo considere como tal.

Así, gradualmente la Infancia comenzó a ser concebida como una etapa de la vida a la que había que prestarle especial atención.

Desde el punto de vista psicoanalítico, las fobias infantiles se transformaron en un paradigma de las neurosis en la infancia. Siendo, a partir de allí, abordadas e investigadas especialmente.

El Psicoanálisis también desarrolló el concepto de Sexualidad Infantil, con un carácter notablemente particular y distinto al de la sexualidad adulta.

Consideremos que, previamente al surgimiento de la noción de Infancia como tal, al ser los niños considerados equivalentes a los adultos en muchos sentidos, se permitía o se comprendía de manera amplia el contacto sexual de adultos con niños, siendo esto intrínseco a muchas familias y totalmente naturalizado.

Así también adultos de avanzada edad podían casarse con niñas de escasos 14 o 15 años siendo esto avalado por el sistema.

Lamentablemente, sabemos que estas prácticas siguen existiendo en la actualidad, aún cuando el desarrollo científico, social y cultural ha avanzado lo suficiente como para considerarlo repudiable.

Más allá de esto, comenzó a entenderse paulatinamente que todo lo que acontece en la Infancia deja marca, trauma, que luego muestra su efecto en el desarrollo futuro.

Se requirió de una profundización respecto a estos temas en particular para que se comprenda a la Infancia como un momento de la vida con sus características específicas y que de ningún modo pueden ser igualadas a las del adulto.

Recién en 1959, con la Declaración de los Derechos del Niño, quedan consensuados los cuidados y necesidades propias de la Infancia y su especificidad.

Es interesante explorar el desarrollo de la Infancia como objeto de estudio para la Psiquiatría y la Psicología, para tener presente que no estuvo dada de hecho. La infancia es una construcción que llevó su tiempo y que sigue en proceso de elucidación e investigación.

Incluso hasta el día de hoy, años después de todos estos avances, la niñez sufre injusticias y embates cotidianos. A muchos adultos les cuesta, todavía hoy, considerarla en toda su dimensión y entender que merece una dedicación y empatía particular.

Aún cuando todos hemos sido niños, o quizás justamente por eso, quedan pendientes muchas conquistas y el respeto de muchos espacios que la Infancia necesita de manera primordial e ineludible.

 

 

Categorías: General, Psicología de Niños