Psicología

Inicio General Señales de que necesitas un descanso.

Señales de que necesitas un descanso.

Publicado por Lic. Maria V.

En la actualidad el trabajo se ha vuelto central para la mayoría de la población. Teniendo en cuenta la situación socioeconómica y las demandas del sistema, el trabajo implica un imperativo fuerte dentro de los circuitos de la productividad. Esta necesidad contrasta a su vez con las dificultades que enfrentan muchos para conseguirlo.

Trabajar en exceso puede ser un problema, y no trabajar en absoluto también. Estamos nuevamente ante la necesidad de equilibrio, enmarcada en condiciones de mayores o menores posibilidades desde el punto de vista social y económico. Y también en potencialidades desde lo emocional-psicológico, que pueden colaborar o dificultar esos intentos de equilibrio.

En personas que tienen acceso a un trabajo, y que encuentran que, dentro de un sistema tal, se requiere cada vez de más horas dedicadas a lo laboral y dificultades para desconectar de éste, se vuelve indispensable un recurso de autorregistro que permita chequear niveles de estrés y de agotamiento para poder tomar decisiones antes de que su avance tenga efectos en la salud, tanto mental y emocional como física.

Esto también aplica para el área de estudio, sobre todo de carreras universitarias de gran exigencia, que suelen acarrear estrés y grandes dificultades para registrar cuando se necesita un descanso. 

Sabemos que actualmente los conflictos derivados del estrés y la ansiedad abundan. Las sensaciones de incertidumbre, las malas condiciones laborales, la exigencia desmedida y un escaso registro de las propias necesidades complican el panorama. 

Debemos incorporar recursos para poder posicionarnos en un lugar receptivo hacia nosotros mismos, estando dispuestos a escuchar el cansancio y a responder a las necesidades de dispersión que puedan estar latentes sin ser observadas.

En muchos casos, este registro llega conjuntamente con molestias o enfermedades físicas. Los dolores de espalda, o dolencias musculares en general, cefaleas, resfríos o recaídas recurrentes por bajas defensas, infecciones, síntomas gastrointestinales o episodios de ansiedad se encuentran entre los más frecuentes.

Es interesante poder detectar las primeras señales de cansancio, que puedan permitir un cambio de posición para evitar llegar, por lo menos en algunos casos, a este tipo de episodios.

Primeras señales.

Entre las primeras señales se pueden encontrar distracciones constantes o dificultades en la concentración. Si bien, estos síntomas pueden deberse a una cantidad muy diversa de factores causales, sin duda es una manifestación muy frecuente del agotamiento mental y de la necesidad de un descanso de lo laboral y productivo (válido como señal por excelencia en estudiantes).

Irritabilidad y cambios de ánimo constantes también pueden ser señales de cansancio.

Signos de cansancio físico y dificultades en el sueño también pueden manifestarse. Tanto dificultad para dormir o insomnio como dificultad para levantarse e iniciar las actividades

Disminución del deseo sexual y desmotivación general en vínculos y hacia personas que rodean a la persona.

Desorganización. Superposición de tareas o planes. Dificultad para conectar con la situación presente.

Preocupación constante y dificultad para el disfrute.

Atención casi exclusiva a lo laboral. O por el contrario, evasión de todas las responsabilidades. En estos casos conductas opuestas pueden estar al servicio de la misma necesidad. Lo importante en la evasión es registrar precisamente que se produce porque se necesita un descanso y lograr que éste se convoque de manera más consciente.

Si bien hay muchas otras manifestaciones posibles, conocer y poder ir detectando cómo se expresa particularmente esta necesidad de descanso es una manera de poder intervenir con acciones de auto-cuidado que prevengan potenciales conflictos futuros.

 

Categorías: General