Psicología

Inicio Familia El Abuso Sexual

El Abuso Sexual

Publicado por Malena

Deja una huella difícil de borrar el abuso sexual

Romina perdió a su padre a los cinco años y cuando cumplió siete su madre se volvió a casar con Raúl, un hombre mucho mayor que ella, con una buena posición económica.

Los problemas que hasta ahora las habían azotado habían por fin terminado y tanto para Romina como para su madre comenzó una nueva vida.

el-abuso-sexual.jpg

A los ocho años la niña comenzó a experimentar la persecución de su padrastro que, cuando su mujer no estaba en la casa, aprovechaba esa circunstancia para manosearla.

Optó por no decir nada porque no quería preocupar a su madre ni complicar las cosas, pero los avances se hicieron cada vez más audaces hasta que finalmente un día la violó.

Los abusos se mantuvieron durante muchos años hasta que Romina cumplió los 16 años y su padrastro murió.

Su madre aparentemente nunca se enteró de estos hechos y solo la muerte pudo terminar con esta situación.

Actualmente Romina sufre de depresión y fobias, no logra insertarse laboralmente, no puede establecer una relación afectiva ni formar pareja y permanece estancada y lejos de mostrar algún signo de crecimiento.

Lamentablemente el abuso sexual infantil es un hecho demasiado habitual en las sociedades modernas. Los hogares deshechos se vuelven a formar con otras figuras que no tienen lazos de parentesco, que si también han sido víctimas de violaciones durante su infancia, pueden llegar ellos mismos a convertirse en violadores debido a estas experiencias de sometimiento en su niñez, que los inclina a adoptar conductas perversas para disfrutar del sexo.

El abuso sexual en la familia no se limita a personajes sin lazos de parentesco sino que también es habitual que lo lleven a cabo familiares directos, como padres biológicos, hermanos o tíos, generalmente en circunstancias en que quedan solos con los niños.

En la práctica clínica he tenido experiencias de chicas que han concebido hijos con sus padres biológicos, pertenecientes a hogares de condiciones humildes, que es cuando el hacinamiento familiar y la ignorancia llevan a cometer estos delitos, muchas veces con anuencia de las madres, que hacen la vista gorda ante estos hechos.

Pero estos casos no son privativos de las clases humildes sino que suelen ocurrir, también con frecuencia en las clases altas.

El índice de abuso sexual infantil es menor en la clase media; y es probable que la razón sea que en una sociedad competitiva es la clase que más se reprime, condicionada por la ilusión de progreso y ascensión social.

La prohibición del incesto, por razones de importancia, ha sido una norma que todas las culturas han tratado de mantener durante muchos siglos, sin distinción de credos o religiones.

Una relación incestuosa provoca desequilibrios en la unidad familiar y tiende a ser el origen de verdaderas tragedias.

La familia, como célula social no se podría mantener con el incesto y se disgregaría provocando desde la base la decadencia moral de la sociedad.

Es una situación que desata las más bajas pasiones como la traición, los celos, el odio, la venganza y la violencia en el seno de una familia, que si se generaliza contamina a todo el cuerpo social.

Por otro lado, la prohibición del incesto desalienta la formación de clanes obligando a los miembros de una familia a abrirse hacia otros grupos y propiciar alianzas matrimoniales con otras comunidades, favoreciendo así el intercambio.

La prohibición del incesto es una norma cultural que pertenece al inconsciente colectivo y su no cumplimiento produce serias dificultades de adaptación, problemas de personalidad y de inserción social.

Las madres tienen que evitar confiar el cuidado de sus hijos a extraños o a personas que conocen que tengan poco respeto por los valores; y permanecer alerta ante cualquier duda razonable.

Es preferible perder una pareja inmoral que destruirle la vida a los hijos.

Categorías: Familia

2 comentarios para “El Abuso Sexual”


  • carolin.openid.es/ diciembre 5, 2010 a las 9:51 am

    Hola, yo sufrí de los 2 a los 6 años abusos sexuales por parte de mi padre, y cuando se separaron (porque mi madre descubrio que mi padre le engañaba) opte por con tarselo a mi madre. Mi madre supo escucharme y a dia de hoy mi padre tiene orden de alejamiento y vive en cuba. Pero otro problema ha surgido… Ahora tengo 15 años y mi abuelo ha empezado a acariciarme los senos y el culo. Yo no se que hacer! Mi abuelo vive con nosotros en casa y es muy buena persona nunca le habia hecho algo parecido a nadie y nose porque empezo conmigo!! Mi familia le quiere muchisimo al igual que yo pero cuando estoy con el y mi familia, me incomoda y me muestro agresiva. Nose que hacer porque no para de mirarme el trasero y el pecho. Tengo miedo de contarlo, destrozaria la vida a mi madre y a toda la gente de mi entorno, asi como a mi abuela. A lo mejor puedo evitarlo e intentar que cese. NO LO SE…

  • Hola Carolin, los casos de abusos son así, las personas que abusan de los niños o de los familiares menores de edad saben que los aman y se aprovechan, no puedes tolerar el manoseo ni que nadie atente contra tu privacidad sea quien sea, salvo que tu lo quieras. No toleres que él te toque y díselo a tu madre, un beso, malena