Psicología

Inicio Sexualidad La Sexualidad Femenina

La Sexualidad Femenina

Publicado por Malena

Toda teoría sobre la sexualidad es una aproximación a la verdad.

Sigmund Freud fue quien más investigó sobre la sexualidad humana y el único que elaboró una teoría que revolucionaría la psicología del siglo XX.

Pero no logró completar su investigación sobre la sexualidad femenina, ya que consideraba más complejo el desarrollo sexual de la mujer, el cual demandaba un estudio específico.

La Sexualidad Femenina

Según la doctrina psicoanalítica las diferencias anatómicas de los sexos (ausencia o presencia del pene) produce la fantasía de castración en ambos sexos, o sea que esta diferencia atribuye al cercenamiento del pene en la niña o la amenaza de la pérdida del pene en el niño.

En el niño tiene el significado de una amenaza debido a sus actividades sexuales y su tendencia hacia la madre, lo que le causa angustia y en la niña representa un perjuicio sufrido que puede negar, compensar o reparar.

El complejo de castración se relaciona con el complejo de Edipo, principalmente en lo que se refiere a las normas o prohibiciones.

Este complejo se puede manifestar nuevamente en forma simbólica en algunos trastornos neuróticos que implican pérdidas físicas o fobias a animales.

El complejo de castración, según la vasta experiencia clínica de Freud, se encuentra en todo análisis, pudiéndose referirse ya sea a la envidia del pene, el tabú de la virginidad o al sentimiento de inferioridad.

Para el niño, el peligro de la castración es su padre, siendo esta situación más ambigua en la mujer quien Freud supone que se siente privada del pene por la madre que a su vez fue castrada por el padre.

Este complejo de castración inicia el deseo de la niña del pene paterno y su ingreso en el complejo de Edipo, en tanto que para el niño representa la crisis terminal del Edipo al serle prohibida la madre como objeto sexual.

La angustia de castración ingresa al niño en el período de latencia y permite la formación de la estructura psíquica denominada Superyo (o deber ser).

El niño no puede elaborar el complejo de Edipo e identificarse con su padre si no se le ha prohibido utilizar su pene para relacionarse con su madre.

La amenaza de castración que conlleva la prohibición del incesto, representa la Ley instaurada por el hombre primitivo que amenazaba a sus hijos con la castración para reservarse para él a las mujeres de la tribu.

Pero se puede considerar una prohibición cultural que existe en la gran mayoría de los grupos humanos desde la antiguedad.

En la mujer el complejo de Edipo significa un cambio de objeto amoroso único, o sea de la madre al padre en tanto que el niño no necesita hacer este cambio.

En la niña es más difícil señalar el momento de la elaboración del complejo de Edipo, considerándose que culmina cuando tiene un hijo, símbolo del pene que no tiene.

Freud enfatizó que el complejo de Edipo no es simétrico al del niño ya que solamente en el varón se manifiesta este vínculo que marca su futura estructura psíquica.

Sin embargo, Jung propone la expresión complejo de Electra, que presupone la misma posición en la niña que en el niño con respecto a sus padres.

Electra, fue un personaje mitológico, hija de Agamenón, rey de Argos, que impulsó a su hermano Orestes a vengar la muerte de su padre asesinado a su madre Clitemnestra.

Pero además, la mujer en su desarrollo sexual, no sólo debe cambiar de objeto amoroso sino también de zona erógena que pasa de ser del clítoris al fondo de la vagina.

Las zonas erógenas de todas las fases del desarrollo, como la boca, el ano, el clítoris, continúan siendo puntos sensibles esenciales en el juego amoroso para la mujer, y culmina en la sexualidad madura en el fondo de la vagina.

El traslado hacia esta nueva zona erógena exige un aprendizaje en la mujer, que se logra con mayor facilidad teniendo parejas estables que aprenden a su vez a controlar sus eyaculaciones precoces.

Las relaciones ocasionales no atienden estas consideraciones debido principalmente a que no existe un vínculo afectivo que obligue a pensar en lo que ocurre con el otro, fuera de su propia satisfacción.

Categorías: Sexualidad

13 comentarios para “La Sexualidad Femenina”


  • “…la mujer en su desarrollo sexual, no sólo debe cambiar de objeto amoroso sino también de zona erógena que pasa de ser del clítoris al fondo de la vagina…”

    me sorprendí, esto es en serio? y cómo se aprende?

    Yo pasé de no tener orgasmos a tener orgasmos con el clítoris. Con la vagina lo tuve una vez, por casualidad, al inicio de la relación mas pasional que tuve pero nunca más…

    CÓMO PUEDO APRENDER?

  • Hola Isabel, según la teoría del desarrollo sexual en la mujer de Sigmund Freud, la mujer tiene que cambiar de zona erógena, del clítoris al fondo de la vagina y ese cambio a veces no se produce. un beso, malena

  • y el que a veces este cambio si se produzca? tiene algunos condicionantes, requisitos o técnicas?
    muchas gracias por tu respuesta, igual sé que no debo obsesionarme con este cambio, pero me fascinaría intentarlo.
    Muchas gracias Malena, besitos.

  • Hola Isabel, el cambio de zona erógena, según Freud, implica salir de una sexualidad inmadura y pasar a una sexualidad más madura, o sea lograr el orgasmo con el pene dentro de la vagina.
    No es tarea fácil, muchas mujeres necesitan la estimulación del clítoris para tener orgasmo, no eres la única por supuesto, y eso se resuelve teniendo confianza con la pareja y hablando del tema.
    No se trata de técnicas, las mujeres no responden a las técnicas, necesitan romance, estar enamoradas, no pueden disociar como los hombres, por eso tienen mayores dificultades. Una palabra al oído o una caricia o un beso pueden hacer más que una técnica. La pareja tiene que saber qué es lo que le produce excitación al otro.
    Lo más importante es la entrega. Si no hay entrega no hay orgasmo.
    El orgasmo no es voluntario, surge espontaneamente como un reflejo. un beso, malena

  • Hola tengo 24 años y creo que tengo problemas con lo que es la sexualidad madura. Busqué a un chico que es totalmente opuesto a mi padre dado que el maltrató a mi madre y ahora estoy bastante confundida con los roles. Es como si no me hubiese separado del triángulo de mis padres y me costara tener mi propia sexualidad plena. Tengo problemas con la penetración y solo puedo tener sexo estimulándome el clítoris. ¿Significa esto que tengo algún problema con que no he superado el complejo de electra? gracias

  • Es importante recalcar que es posible, segun un libro que leí sobre sexualidad de Betty, la sexualidad es la identidad del ser humano y esta se alcanza con la afectividad y confianza en la pareja de no hacer un tabu con respecto a esto y tener un alto grado de estima hacie el cuerpo de tu pareja.
    En cuanto al orgasmo vaginal es posible obtenerlo mediante la estumulacion de diversos puntos dentro de la vagina, como por ejemplo el punto G, la boca vaginal, supeficie de entrada en los labios menores, todo esto con la suficiente humedad segun sea tu edad y temperatura de tu vagina. Ademas de eso tengo un video de como una mujer puede llegar a obtener multiples orgasmos, de un orgasmo pienso que es muy buen, ya que la naturaleza nos ha creado asi y por lo tanto debemos difrutarlo y no tener una vista ciega que nos implanta la religion, eso si con moderacion y no llegar al limite de la promiscuidad.
    Tal vez si esta Isabel te pueda dar el libro, jejeje me interesan estos temas y solo tengo 17 años.
    Te dejo mi mail ss-k7(a)hotmail.com. Me preguntas por el libro o me das un indicio sobre el tema del blog.
    Te estes muy bien.

  • Hola, mi pregunta es la siguiente. tengo muchos años de casada pero casi no tengo orgasmos, mi esposo se hadado cuenta y ha tratado de estimularme mediante el sexo oral , pero aveces despiertoe n las noches exitada y siento que haci lo puedo lograr , que hago quiero disfrutar de ese placer junto a el.

    Saludos,

  • Hola Agla, la sexualidad femenina es muy compleja y depende de muchos factores. El factor principal es su pareja. La mujer no funciona con técnicas obvias sino con romance. Los hombres creen que somos como ellos que pueden tener un orgasmo viendo una mujer desnuda, el organismo de una mujer es diferente y la mentalidad también. Una caricia puede provocar un orgasmo y cuanto más delicado y diferente sea el trato mayor placer le proporciona a la mujer. Eres normal pero incomprendida. Conversa libremente con tu esposo y muéstrale este comentario, un beso,malena

  • Isabel, María:
    ¿Ustedes creen que realmente es cierto eso de que darle importancia al clítoris revela que aún no se ha alcanzado un sexo pleno?

    “Pero además, la mujer en su desarrollo sexual, no sólo debe cambiar de objeto amoroso sino también de zona erógena que pasa de ser del clítoris al fondo de la vagina.”

    Es solamente una frase, que no está avalada por ningún experimiento serio.

    Más aún, la estimulación del clítoris es indispensable para el goce. Si Freud hubiese recomendado a los hombres que no dieran importancia a la estimulación del glande, se le hubieran reído en la cara.

    Me gustaría ver que alguien se animara a sostener lo contrario. Y digo sostener, que no es lo mismo que decir.
    Porque las cosas se sostienen cuando damos argumentos consistentes, datos verdaderos y todo dentro de un marco de claridad y honestidad intelectual.

    Mucha gente arruinó su vida sexual creyendo los delirios de Freud, quien en sus ensayos sobre la sexualidad femenina no hizo otra cosa que mostrar su mensoprecio por el género femenino, y su ignorancia de lo que es una mujer en la cama. ¡Pobre la esposa de Freud!

    Mi idea es que si somos medianamente sanitas no debemos dejarnos manipular por ningún delirante, debemos gozar con nuestros genitales. Gozar y hacer gozar sin tener en cuenta las opiniones infundadas de un tipo que ni siquiera conoció bien a su mujer.

    A mis 19 años yo creía en esos desvaríos y, por supuesto, me costaba horrores tener algún goce con el sexo. Me costó ir rompiendo con todas esas ideas trasnochadas.

    Que Freud “dijo” esto, que Melanie Klein “dijo”aquello, y bla bla bla. No eran psicólogos, eran juntapalabras.

    No solamente hizo daño a la sexualidad femenina, dañó a la sexualidad masculina en tanto y en cuanto convenció a algunos varones de que no había que acariciar el clítoris.
    Hizo daño a los homosexuales de todo tipo, “diciendo” que la homosexualidad es una perversión, una desviación.
    ¿Quién era el perverso? ¿Quién era el desviado?
    Vivió basureando a las mujeres, subestimando a la mitad de la población mundial.

    La mejor manera de sacarse todas las fabulaciones de Freud y compañía es leyendo a Freud. En vez de leer trocitos, que pueden estar descontextualizados, es mucho más productivo leer las cosas completas: se puede empezar leyendo Tres ensayos y una teoria sexual: una lectura atractiva, llena de delirios y contrabando mental. No hay que ser muy perspicaz para ver cómo va manipulando las opiniones, y no hay que ser demasiado viva para ver la mala idea que tenía Freud sobre las capacidades femeninas.

    Les recomiendo que lean a Freud, pero no porque piense que tenía algo de razón, sino por todo lo contrario.

    Saludos

  • Yo opino que Freud no puede opinar ni hablar de sexualidad femenina por el simple hecho de no ser mujer ¿qué puede saber un hombre de lo que nosotras pensamos, sentimos o debemos o no hacer? ¿Qué creen que porque un hombre conoce a una mujer puede generalizar su conocimiento a todas? Además muchas de sus teorías ya ni siquiera pueden considerarse vigentes, recordemos que él vivió en el siglo pasado y si queremos de verdad progresar en el ámbito de la sexualidad (especialmente nosotras las mujeres) debemos actualizarnos constantemente.

  • pakamaka.openid.es/ enero 3, 2011 a las 8:52 pm

    hola malena!!! antes q nada felicidades por este espacio…y mi situación es la siguiente: soy una chica de 19 años,desde los 15 tengo relaciones sexuales,siempre he estado con todos los hombres q he querido(alrededor de 13 parejas sexuales y todas mayores q yo),y aunq me exitan mucho y disfruto del preámbulo sexual ,solo una vez he conseguido un orgasmo durante el coito,además d q en el momento me siento muy bien y despues, reflexionando un poco, me siento como si en ocasiones no debiera ceder tan fácil a mis impulsos. Siendo franca me cuesta mucho trabajo serle fiel a una pareja y solo al principio me estimula su compañía, al paso del tiempo la atracción va desapareciendo. Actualmente mantengo una relación sentimental con un muchacho q me lleva 8 años,lo quiero mucho,pero en la intimidad ya no es lo mismo q antes,y precisamente por q lo quiero he decidido escribirte estas líneas, xq no me gustaría q esta relación se deteriore. D antemano t agradezco tu tiempo y espero puedas brindarme cierta orientación.
    Saludos =)

  • hola Pakamaka,
    la libertad sexual hace confundir la atracción sexual con el amor verdadero. Si basas tus relaciones nada más que en la sexualidad, jamás podrás tener relaciones genuinas más profundas.
    Te has habituado a tener sexo ocasional y eso puede ser para algunas personas un hábito difícil de modificar, una adicción.
    un beso, malena