Psicología

Inicio Psicoanálisis El cuerpo para la biología

El cuerpo para la biología

Publicado por Betina Ganim


Los que trabajamos en la práctica psicoanalítica nos enfrentamos cada vez, con cada paciente, con la diferencia que existe entre la noción de cuerpo para el psicoanálisis y la noción de cuerpo biológico, con el cuerpo como objeto de la ciencia, digamos. Esto ya es algo que Freud había destacado a fines del siglo XIX y principios del siglo XX: que una diferencia radical entre el ORGANISMO VIVIENTE y el CUERPO.

mm icc

Jacques Lacan ha desterrado la idea de que el psicoanálisis haya aportado algo a la biología. Y esta es una muy buena referencia para pensar los intentos de las neurociencias de absorber el discurso psicoanalítico… digo, por esto de pensar que las neurociencias puedan servirse de la obra de Freud por ejemplo con su «Proyecto de psicología para neurólogos…» Hay que decir que Freud mismo aparacó ese proyecto por considerarlo casi como un delirio cienteificista…

En principio podemos decir que todas las ideas que existen sobre el cuerpo, desde las más clásicas (como cuerpo anatómico), hasta los avances más modernos y recientes que existen en el campo de la biología; todas esas concepciones tienen algo en común: Por un lado, EL CUERPO SOMÁTICO ES UNA MÁQUINA, COMPUESTO DE DIFERENTES PARTES. Y por otro, que es también UNA MÁQUINA HOMEOSTÁTICA.

Esto se basa en dos modelos:

– El Modelo termodinámico es el que da cuenta de un equilibrio que se consigue mediante el uso de fuerzas de tensión compensadoras y reguladoras, y cuya energía es suministrada por determinadas reacciones físicas y químicas. De esta manera, Bichat presenta una definición de lo que es la Vida, acorde con este modelo: la Vida sería un conjunto de fuerzas que resisten a la muerte. Claro que Sigmund Freud produjo toda una revolución de esta teoría con su concepto de pulsión, pero más precisa y más consistentemente, con el concepto de pulsión de muerte; pulsión que Freud sitúa en todo ser hablante podemos decir, en todo ser humano atravesado por el lenguaje.

– El Modelo cibernético es un modelo más actual y que define al cuerpo como una máquina cibernética. En esta máquina encontramos la interrelación entre diferentes sistemas: por ejemplo los sistemas inmunitarios, el sistema genético, el sistema hormonal, etc. Sistemas que en suma constituyen este cuerpo. Este funcionamiento está resguardado por redes de comunicación, por las cuales circulan diferentes mensajes que contienen cierta información que es necesaria al funcionamiento de la máquina en su conjunto. Aquí vemos que la homeostasis ya no depende de las fuerzas termodinámicas como en el modelo anterior.

En este punto hay que aclarar que el uso que se hace desde la biología de la noción de comunicación, información, mensaje, etc. difiere por completo de la noción de lenguaje con la que trabajamos en psicoanálsiis.

Recordemos estos dos esquemas, para pasar del concepto de cuerpo en la biología a lo que en psicoanálisis entendemos como Cuerpo.

Por un lado tenemos la clásica Teoría de la comunicación: Emisor-MENSAJE- Receptor. Dirección lineal. Estímulo-Respuesta.

Y por otro tenemos la Teoría del significante: hay un retroacción significante. El mensaje no es unívoco. Depende de una tercera instacia: lo simbólico.El mensaje es siempre equívoco.

FUENTE: VALAS, P.

Categorías: Psicoanálisis