Psicología

Inicio Psicoanálisis El fantasma perverso y el fantasma del neurótico

El fantasma perverso y el fantasma del neurótico

Publicado por Betina Ganim


¿Qué es el fantasma? Pare responder esta pregunta, hay que decir que la construcción de este concepto en Jacque Lacan tiene sus momentos. A la altura del Seminario 10, La angustia, más precisamente en la clase IV, «Más allá de la castración», nos habla Lacan de la función del fantasma, articulada al concepto de objeto a que introduce en este seminario (años 1962-1963)

que se interpreta

Destaca, como Freud, el lugar de la ficción en esa experiencia de lo ominoso, de «lo unheimlichkeit»(los remito a posts anteriores), una escena que más bien es furtiva, y la ficción la demuestra mucho mejor aún, en tanto está mejor articulada. Esto, dice Lacan, nos permite ver la función del fantasma.

Podemos decir, a partir de su escritura, que el fantasma es un anhelo, un Wunsch bastante ingenuo. De esta manera, con la fórmula del fantasma tal como Lacan la escribe:

Para aclarar un poco la cosa -al menos así lo plantea él- nos dice que las dos fases (relación $ con a que ha escrito de manera diferente, respecto del A en el lugar del espejo) son fases que corresponden a cómo se reparten estos términos en la neurosis y en la perversión.

Así, el fantasma neurótico lo escribimos:

A
S a$

Y el fantasma perverso lo escribimos, usando los mismos términos, así:

A
a $

Podemos decir, con Lacan, que en el perverso las cosas están «en su sitio»: el a está ahí donde el sujeto no puede verlo, y el $ está en su lugar. Pero eso, se puede decir que el sujeto perverso, aún estando inconsciente de la manera en que eso funciona, se ofrece de forma leal al goce del Otro.

Ahora bien, de ésto no nos hubiéramos enterado si no es por el neurótico, para quien el fantasma no tiene para nada el mismo modo de funcionamiento. El neurótico nos revela al mismo tiempo la estructura del fantasma (debido a lo que hace con él), y nos embauca -como embauca a todos.

Porque en definitiva, el neurótico se sirve del fantasma de una manera particular, responde a los fines más singulares. Dice Lacan que eso que se cree como una perversión bajo una neurosis, no tiene que ver más que con esto que nos está explicando. El fantasma del neurótico esta situado (todo él) en el Otro. Se trata de eso en el que el neurótico se apoya, y que cuando nos topamos con él, se presenta como perversión.

Los sujetos neuróticos tienen fantasmas perversos; pero esto no es lo mismo que la perversión. Su funcionamiento es totalmente diferente. Por lo que Lacan nos conduce a preguntarnos para qué puede servirle al neurótico el fantasma perverso.

Se ubica, y nos ubica, partiendo de lo que venía diciendo respecto de la función del fantasma. Pero seguiremos con este tema en el próximo post.

FUENTE: LACAN, JACQUES. EL SEMINARIO DE JACQUES LACAN. LIBRO 10, LA ANGUSTIA. CLASE IV: «MÁS ALLÁ DE LA CASTRACIÓN». ED. PAIDÓS.

Categorías: Psicoanálisis