Psicología

Inicio Psicología Cognitiva Conducta Adulta

Conducta Adulta

Publicado por Malena

Ser adulto no es fácil, porque significa liberarse de las dependencias, aceptar que no hay otro apoyo más que nosotros mismos y que somos responsables de todas nuestras decisiones.

Un adulto sabe decir que no cuando es necesario porque está seguro de si mismo y no depende del otro.

No espera nada de los demás porque se basta a si mismo, pero sabe pedir cuando necesita y dar cuando lo necesitan a él de la misma forma.

Conducta madura

Como no tiene expectativas no se ofende, por lo tanto no genera conflictos, discusiones o peleas. No le interesa hacer ningún reclamo porque no espera reconocimiento alguno ya que le alcanza con lo que él piensa de si mismo y sabe que a la larga todo lo que tiene que ser llega. No se ata a nada y puede hacer y deshacer libremente porque está tranquilo y relajado.

Sabe escuchar y habla poco pero está atento siempre a todo y es plenamente consciente de sus actos.

No da para recibir a cambio porque sabe que la ley de causa y efecto no funciona de esa forma, que todo lo que uno da vuelve con creces pero por otras vías que no son las que uno cree.

Tiene convicciones firmes porque cree en su propia filosofía de la vida y piensa, habla y actúa en forma coherente.

No se queja porque está demasiado ocupado desarrollando su potencial, disfrutando y atento a los procesos y sin preocuparse por los resultados.

Está dispuesto todos los días a empezar de nuevo con entusiasmo, porque sabe que en la vida todo termina alguna vez y que siempre hay que volver a empezar de cero.

Se concentra en lo importante y no en lo banal, no se preocupa por anticipado, lo intenta todo dando lo mejor de si mismo y no se deja vencer por el fracaso.

Se caracteriza por su equilibrio y moderación, no se entusiasma demasiado si está contento ni se llega a deprimir del todo si está triste.

Como no necesita sentirse poderoso ni que lo alaben, se propone metas reales que pueda cumplir para sentirse bien consigo mismo.

Es considerado con los demás, no hace esperar a nadie, permite al otro pasar primero, cede el asiento al que está en inferioridad de condiciones, es discreto y le gusta mantener el perfil bajo.

Respeta a todos por igual, sin discriminar a nadie, es compasivo y sabe controlar sus impulsos.

No necesita agredir a nadie porque reflexiona antes de reaccionar, lo que le permite darse cuenta que el que lo ofende es porque tiene un nivel de conciencia más bajo.

Se aleja de los tumultos y de los grupos violentos que están reclamando algo, porque sabe que generalmente son personas que, sabiéndolo o no, están sirviendo a otros intereses que no son los de ellos.

Puede aceptar comprometerse afectivamente porque se da cuenta que esa condición no limita su libertad sino que le permite desarrollarse en todos los aspectos.

Tampoco envida a nadie, porque no se compara con los otros ya que él es su propio límite.

Categorías: Psicología Cognitiva