Psicología

La Queja

Publicado por Malena

Tiene enojo el quejoso

La queja es un hábito común en las personas amargadas y pesimistas. Se deleitan buscando de qué quejarse para tener un tema de conversación generalmente negativa que no conduce a nada.

La gente sabe que quejarse no cambia las situaciones, ni tampoco mejora las cosas, sin embargo le agrada poner en evidencia, que la realidad nunca le agrada.

la-queja.jpg

El proceder del quejoso llega hasta negativizar lo positivo, cuando frente a algo de buena onda agregan: si, pero…

La queja, no resuelve nada, porque es inoperante, no aporta soluciones, es el recurso de los amargados que no se atreven a cambiar lo que no les agrada, ni aceptar lo que no pueden cambiar ni a las personas como son.

Los chismes y las críticas también son quejas sobre los defectos que tienen los demás; y el problema es que no llegan a ser conscientes, son formas de comportamiento habitual, un modo de ser, criticón y chismoso, que se complace en ser juez implacable de los demás.

Quejarse es concentrar la atención en lo malo, lo que no se desea, que con la queja se refuerza y expande. Estos pensamientos negativos crean la realidad y nuestras palabras expresan esos pensamientos.

Creamos nuestra vida con cada pensamiento, nuestra propia salud, la sociedad en que vivimos, la situación política. Todo es producto de las palabras que expresan nuestros pensamientos.

Muchos filósofos, profetas y sabios ya sabían esto hace siglos y lo transmitieron en sus doctrinas, pero lo malo es que la gente no se da cuenta cuándo está siendo quejoso ni cuándo está pensando en negativo, para poder revertir esa actitud por otra diferente.

Todos nos quejamos sin darnos cuenta, hasta la persona más positiva del mundo se queja sin ser plenamente conciente. Se trata de no emitir juicios, hablando menos, porque la palabra es un instrumento que puede dañar más que un cuchillo.

Una primera medida para convertirse en alguien que no se queja es evitar a las personas quejosas, criticonas y chismosas.

Una persona es una célula del organismo social y cuando la célula de un organismo cambia, todo el organismo cambia y puede contaminar a todos los organismos que están a su alrededor.

Empecemos todos hoy a no quejarnos de absolutamente nada, ni del calor, ni de la inflación, ni de la crisis, ni de los piqueteros, ni de los dolores nuestros de cada día que se suelen agravar con cada queja.

Prueben a no quejarse nunca más de sus dolores y desaparecerán por completo.

La queja es la intención inútil de liberarse del sufrimiento y sólo si somos conscientes cuando nos quejamos, podemos eliminar por completo de nuestros pensamientos la negatividad de la queja.

Cambiar no es fácil, es muy difícil, y eliminar de nuestras vidas las quejas es aún más difícil.

El quejoso no actúa, e intenta con la queja liberarse de sus pesares, aunque nunca lo logre.

Algunas quejas tienen un beneficio secundario, pueden obtener respuestas de compasión y evitar tareas indeseables, atraer la atención y evitar hacer lo que corresponde.

Cuando una persona se queja de su salud convence no solamente a su interlocutor sino a cada una de sus células de que está realmente enfermo.

Es inútil estar descontento con los malestares o discapacidades físicas porque hay que seguir adelante de todas maneras y la gente no quiere estar con personas que siempre se están quejando de sus desgracias.

La queja es contagiosa y predispone a los demás a quejarse; tiende a expandirse como reguero de pólvora, se enquista en todo campo propicio y se convierte en una forma de ser general quejosa.

Categorías: Psicología Cuerpo-Mente

2 comentarios para “La Queja”


  • Hola Malena. Quería contarte que comparto una oficina pública, con tres mujeres que no paran de quejarse por todo (el trabajo, la gente del trabajo, sus familias, las cosas que les pasan a ellas, etc.). Ya hace años que trabajo en ese lugar. Al principio sus quejas me inspiraban pena, pero ya no, lo que no logro es que no me afecte. Lamentablemente el espacio es muy chico, y si pudiera bajar el «cono del silencio» lo haría. Este año me propuse cambiar de trabajo, pero mientras tanto no se como hacer para que las quejas no me depriman y me saquen mi energia y buena onda. Treté de «contagirles» optimismo, pero no funcionó, es más, hasta les molestó. Me parece que padecen de «quejitis aguda» y yo no quiero contagiarme. Besos y gracias.

  • Que buen Post Malena, realmente Felicitaciones desde el Peru (donde estoy viviendo), bueno si tienes mucha razon,…»si pero»,… (Mentira es broma je je je).
    La verdad que si, la vidad y los momentos del dia a dia son como cada uno lo quiera tomar y aquello de que cada uno es una celula de un sistema y que forma luego un organismo es muy cierto tambien.
    Por ejemplo, en mi caso, yo me paraba lamentando y quejando por una y otra cosa, hasta que tuve que viajar al Brasil, lo bueno es que caí en un muy buen ambiente de trabajo y amistades, todos levantaban el animo y siempre saludaban con un piriopo o un buen deseo para con los demas (asi no sea cierto), bueno para algunos puede ser falsedad, pero increiblemente siempre veias sonrisas pintadas en los rostros, al regresar a vivir con mi madre pude percatarme la diferencia,… Yo habia copiado la forma de ser de mi madre, y creo que todo nace desde la infancia y la forma de criar a los hijos (costumbres, comida, habitos, religión, filosofia de vida, etc)….. bueno eso es todo para ya no aburrir.
    Cuidate y Mucho exito en todo.