Psicología

Inicio Personalidad, Psicología de Niños «El niño entre la mujer y la madre»

«El niño entre la mujer y la madre»

Publicado por Betina Ganim

Cuando en el artículo anterior me referí a la función mediadora del padre que debe operar para separar al niño de la madre -al niño en ese lugar fijado, siendo el objeto del fantasma materno- apunté a que de lo que se trata es «poner en causa» para el padre, es decir, el deseo del padre por una mujer.

Nos encontramos aquí en ese nudo de la relación de la madre con su propia castración, y la sexualidad femenina. De esta manera, apuntamos a un desplazamiento de la madre a la mujer.

entre la mujer y la madre

Para esto me referiré al artículo de Miller que se llama «El niño entre la mujer y la madre», que es una conferencia que dio en 1996, donde trabaja esta articulación y que nos permite abordar tal desplazamiento de madre a mujer.

Miller recorre ene ste artículo 10 años de la enseñanza de Lacan, desde el Seminario 4 «Las relaciones de objeto», a las «Dos notas sobre el niño», artículo del que hablé la vez anterior.

En el Seminario 4, como lo he acercado en algún momento en este blog, el Falo es el elemento central en la relación madre-hijo, elemento a partir del cual Lacan aborda el tema de la sexualidad femenina. la relación madre-hijo es una relación dual, en la que es central el falo. Así, el niño es el falo que le falta a la madre. Por eso Lacan dice que es «aparentemente dual», porque está el falo como tercer elemento, digamos.

A partir de aquí Miller dice que «la madre no es suficientemente buena» si solo vehiculiza el Nombre del padre. Siguiendo al Lacan del Seminario 20 «Aún», la Metáfora Paterna no alcanza para ubicar la posición materna; es necesario aún tener en cuenta la dimensión deseante de la madre; es decir, lo que esa madre tiene de mujer.

Esta es una orientación que va de la madre a la mujer, y del padre al hombre. Aquí se pone en juego cómo desea la madre como mujer, y cómo desea el padre en tanto hombre. Aquí se pone en primer plano la pareja hombre-mujer, y todo lo que esta relación puede llegar a producir.

Desde esta perspectiva, la posición del niño va a depender de la respuesta que él mismo, en tanto sujeto, pueda construir como síntoma, a esta coyuntura padre hombre- madre mujer.

Lacan, en 1975, en su «Conferencia en Ginebra sobre el síntoma», retoma la lectura del caso Juanito desde la perspectiva NO del falo sino del GOCE. Allí resalta de qué tipo de madre y qué tipo de padre hay en juego. Leyendo «tipo» como la modalidad del deseo de esa madre y ese padre, porque estén al tanto o no, cada uno está atravesado en tanto mujer y en tanto hombre.

Desde el último Lacan se puede captar que el niño, mucho antes de encontrarse con el Otro sexo, está atravesado, en tanto palante-ser (parletre) por la «no relación sexual», en este caso de la pareja parental. Es de esta manera que podemos situar el síntoma del niño en esta época, como los diferentes modos de respuesta a ese encuentro con la «no relación sexual».

Categorías: Personalidad, Psicología de Niños