Psicología

Inicio Familia, Psicología de Niños Juego padres e hijos: ¿Qué actividades promover?

Juego padres e hijos: ¿Qué actividades promover?

Publicado por María Fay

Hay muchas actividades para fomentar en la Infancia que son cruciales para un desarrollo integral.

Sin embargo, muchas de ellas no se aplican frecuentemente, por considerarse asuntos de menor importancia o por falta de tiempo.

En niños y niñas mas pequeños/as, los materiales propuestos deben proporcionarles  la oportunidad de descubrir nuevas funciones, formas de hacer que implican poner en juego estrategias desafiando sus propias capacidades.

La educación Montessori, por ejemplo, conlleva muchas de estas actividades como forma esencial para el aprendizaje integral. Pueden hacerse uso de estas propuestas para integrar al espacio de juego de los/as niños/as.

Recordemos que la intención en este caso no está en hacer que el/la niño/a aprenda, sino en compartir un espacio de vínculo con los padres, en el que se despliegue la creatividad.

La exigencia académica o la sobreestimulación, de parte de muchos padres, transforma muchas veces estos momentos en pequeños grandes exámenes, donde se insiste al niño ya desde pequeño, a contar o a que responda correctamente los colores, entre otras cosas.

Es importante tener en cuenta que lo que aquí se plantea como indispensable es el Jugar. Esto no implica ningún tipo de presión ni de insistencia. Transcurre por una vía distinta y tiene la función de seguir la iniciativa del niño, proponiendo actividades que permitan que hagan sus propios descubrimientos.

Propiciar planes en los que se pase tiempo en contacto con la naturaleza, por ejemplo, desplegando juegos motores, conociendo paisajes, o incentivando en búsquedas de elementos de la naturaleza (piedras hojas, bichos). Esto estimula la curiosidad y guía en el camino del conocimiento posibilitando, a la vez, el encuentro de nuevos intereses.

Fomentar el vínculo con otro/as niño/as, promoviendo espacios de despliegue creativo entre todos.

En edades muy pequeñas es interesante ayudarlos a desplegar la exploración sensorial, propiciándoles objetos de distintas texturas, colores y formas que se puedan poner a prueba. Que se puedan manipular y observar que ocurre al pasar por la exploración de los distintos sentidos.

Deben ser materiales aptos para la manipulación libre, y es importante que el adulto intervenga acompañando.

La capacidad de los padres de involucrarse en el juego simbólico también es muy importante. En niños y niñas un poco más grandes, a partir de los 3 o 4 años aproximadamente, participar de los juegos de roles planteados entre los personajes es fundamental para permitir su despliegue y desarrollo.

De la misma manera, es esencial el contar cuentos, leerles y estimular el diálogo, ya que son claves en la constitución del lenguaje, además de que ayudan a profundizar el vínculo entre padres e hijos, y le permiten al/la niño/a comprender inquietudes presentes en lo que observan cotidianamente.

Lamentablemente esta tendencia se está perdiendo actualmente pero es un hábito de vínculo padres e hijos que es irreemplazable, más todavía en tanto ayuda a desarrollar el interés en la lectura.

Es necesario que los niños tengan libros de cuentos a disposición. Si esto no se estimula desde chicos luego es muy difícil que suceda.

Y es importante que  tengan a disposición materiales que impliquen el desarrollo creativo. Libros, pinturas, masa para modelar, algún instrumento, por ejemplo, son esenciales entre los juguetes.

Muchas veces lo/as niño/as tienen muchos juguetes, pero ninguno ayuda al despliegue creativo.

Cada niño/a irá eligiendo a lo largo de su desarrollo aquello que le llame particularmente la atención. No se trata de forzar nada, pero sí de facilitar materiales que permitan este tipo de interacción.

La creatividad se puede fomentar en áreas diversas: mediante la participación en la cocina, por ejemplo, o en actividades manuales. Todo lo que permita la exploración es importante, y el adulto ocupa un rol esencial en el propiciamiento de estos espacios.

Promover un momento de dibujo o pintura, donde tanto los adultos como el/la niño/a compartan el momento de pintar cada uno su propia obra, es también una actividad interesante para llevar a cabo en familia.

Garantizar espacios creativos en lo vincular es la prioridad en este aspecto y colabora intensamente con el desarrollo de las propias capacidades, así como también en el despliegue de la autoestima, mejorando la capacidad de formar vínculos, creciendo en la confianza hacia otros y hacia sí mismos y promoviendo desde todo punto de vista la Salud Mental.

Categorías: Familia, Psicología de Niños