Psicología

Inicio Estrés El Insomnio y el Sueño

El Insomnio y el Sueño

Publicado por Malena

Las experiencias que nos proporcionan las emocionales que percibimos con los cinco sentidos tienen una gran importancia en la cura del insomnio; porque es la exposición de los sentidos a estímulos inadecuados la que puede perturbar el sueño.

La estimulación exagerada de alguno o de todos los sentidos puede producir una agitación en la conciencia que perdura durante las horas de descanso y llega a alterar el sueño.

el insomnio y el sueño

Esta sobreestimulación de los sentidos produce pensamientos acelerados y no permite lograr la tranquilidad mental necesaria para un buen dormir.

Las personalidades de tipo emocional, propensas a ser influenciables, sensibles e inestables, son las que sufren perturbaciones en su proceso de sueño con más frecuencia.

La mayor excitación de los sentidos es una consecuencia de la vida moderna. El cine espectacular es el que más ruido, catástrofes y efectos especiales brinda. Las escenas de violencia son cada día más audaces sin reparar en los efectos que pueden acarrearle a las personas y la música cada vez más estridente es la que está de moda.

A todo esto se agrega el ruido mundano vehicular, los bocinazos, las frenadas, las sirenas de las ambulancias y de la policía, la agitación de la muchedumbre, las agendas repletas de compromisos y los atropellos si a uno se le ocurre ir más despacio.

El síndrome de ansiedad y de insomnio por hiperexcitación ya se considera una categoría dentro de los desórdenes psicológicos ocasionados por el estrés.

Las personas sometidas a este tipo de estimulación tenderán a tener su cabeza llena de pensamientos y a estar preocupados y no pueden sacarse los problemas de encima ni siquiera cuando duermen.

Estas personas se ven obligadas a recurrir al uso de tranquilizantes o hipnóticos para paliar sus síntomas; pero esto no es una solución eficaz.

Los electroencefalogramas realizados a personas que dormían por efecto de las drogas demostraron que no pudieron disfrutar de un sueño profundo.

La falta de sueño no siempre da como resultado un estado embotado o soñoliento, pero las pastillas para dormir pueden perturbar la capacidad de pensar y la coordinación muscular por varios días.

Por otro lado, muchos de estos medicamentos producen hábito, pueden tener efectos secundarios no deseables y en definitiva no corrigen los trastornos del sueño.

Chopra nos dice que la falta de sueño es un desequilibrio emocional que puede corregirse con métodos naturales por medio de los sentidos.

Escuchar música suave y concentrarse en ella puede ayudar a recuperar el equilibrio del ritmo biológico del sueño.

Estimular el sentido del tacto mediante la aplicación de masajes suaves sobre toda la piel por la noche, seguidos de un baño tibio, puede ser una forma agradable de inducir al sueño.

El masaje de los pies principalmente y de la planta de los pies, estimula los puntos vitales relacionados con el equilibrio del sistema nervioso, ya que la piel está íntimamente conectada con este sistema.

El sentido de la vista es muy sensible a las excitaciones del medio. Es importante evitar ver televisión hasta tarde en la noche, principalmente películas violentas o tenebrosas.

En cuanto al gusto, es importante no consumir cafeína ni nicotina o depresores como el alcohol antes de dormir. En cambio, la leche tibia ha demostrado ser un tranquilizante natural que induce al sueño.

Los ejercicios de respiración y la técnica de relajación y meditación favorecen el descanso profundo.

El olfato influye también en el sistema nervioso. La aromaterapia ha demostrado ser una técnica muy eficaz para ayudar a dormir.

Fuente: “Sueño Reparador”, Deepak Chopra, Ed.Vergara, Buenos Aires, Argentina, 1996.

Categorías: Estrés