Psicología

Inicio Deporte El trastorno de la Vigorexia

El trastorno de la Vigorexia

Publicado por Israel Rios

Hoy te vamos a hablar de un problema o trastorno que ha ido apareciendo en nuestra sociedad de bienestar como consecuencia de un desequilibrio emocional y psicológico que está detrás de todo ellos. Se trata de la vigorexia u obsesión por tener un cuerpo musculoso, problema que surge a personas que van al Gimnasio y acaban convirtiendo toda su vida en una serie de circunstancias que giran en torno de forma exclusiva a tener el cuerpo cada vez más musculado.

236241_p11vigorexia1

El problema se convierte en tal cuando acaba afectando a otros niveles de la vida como por ejemplo a nivel de pareja, de familia, laboral e incluso, y más peligroso, a nivel de salud pues se convierten en personas capaces de tomar o inyectarse cualquier cosa solo para conseguir su objetivo.

Objetivo, por otro lado, que con la Vigorexia nunca van a conseguir porque nunca están contentos con la visión que tienen de su cuerpo y de su musculatura.

Pero, que es la vigorexia para los psicólogos o saber si existe algún tratamiento para ello son algunas de las preguntas que intentamos resolver desde aquí.

Se trata de un trastorno muy parecido en aspectos fundamentales a los síntomas que muestran los trastornos alimenticios como la bulimia o la anorexia. Sobre todo un aspecto fundamental que es la distorsión de la propia imagen que se tiene al estar frente a un espejo.

Es increíble comprobar como personas musculadas y perfectamente definidas no son capaces de ver esa realidad y acaban trabajando más en el gimnasio para conseguir un objetivo que realmente nunca alcanzan.

La población más afectada es la de los varones de 18 a 35 años pero cada vez hay más afectadas en el sexo femenino.

El deporte en el gimnasio y la dieta se convierte en las dos facetas más importantes de estas personas de tal forma que aumentan de forma exagerada las horas del gimnasio y se vuelven absolutamente obsesivas con lo que comen y los suplementos que tienen que tomar a nivel de proteínas, etc.

Para una persona con vigorexia el no poder ir al gimnasio un día o no poder comer lo marcado en su estricta dieta puede ser una verdadera hecatombe, algo imposible de manejar.

En cuanto a la dieta eliminan completamente las grasas y aumentan los hidratos de carbono y las proteínas todo para poder aumentar la masa muscular.

Otro problema es del consumo desmedido de hormonas y esteroides que acaban derivando en problemas sexuales y otros muchos causados por el desajuste hormonal. En definitiva, los problemas se multiplican a todos los niveles incluida la parte física.

Este tipo de trastornos en los que la persona se compara constantemente con otros y nunca llega a estar contento con su forma física denotan un problema de falta de autoestima muy típico en una sociedad competitiva como la nuestra.

La terapia psicológica es la única opción que queda para poder cambiar los mecanismos mentales que desde lo más profundo llevan a este tipo de comportamientos como la vigorexia por ejemplo.

Categorías: Deporte