Psicología

Inicio Aprendizaje Claves para controlar la Ira

Claves para controlar la Ira

Publicado por Israel Rios

Todos hemos sentido alguna vez esa ira incontrolable que nos ciega y que puede llegar a ser muy dañina en nuestras vidas, tanto para nosotros como para los que nos rodean.

Es importante tener algunas claves para poder controlar la ira cuando llegan esos momentos.

La ira  suele manifestarse sobre todo en momentos de frustración, cuando no podemos alcanzar alguna meta que nos hemos trazado tanto en las cosas pequeñas de la vida diaria como en las más importantes. Es una respuesta de búsqueda de salida en muchos momentos de frustración en los que la racionalidad desaparece y los mas primarios instintos toman nuestros pensamientos y sentimientos convirtiéndonos en personas muy destructivas aunque solo sea en esos momentos.

ira

Tengamos en cuenta que después de un brote de ira suele venir el arrepentimiento pero pensemos también que se pueden llegar a causar daños irreparables o muy difíciles de curar por lo que bien merece la pena tener bien localizada y controlada a este sentimiento para poder evitar muchas circunstancias desagradables en nuestra vida.

Se trata de aprender a reaccionar de forma diferente antes esos eventos exteriores que suelen detonar nuestra ira.

Entre los consejos mas elementales para tener a nuestra ira bien a raya podemos destacar los siguientes. Consejos que podemos poner en práctica siempre que estemos bien atentos a lo que sucede tanto por dentro como por fuera.

1-Pensar antes de actuar. Las respuestas de ira ante cualquier circunstancia que tengamos fuera suelen ser casi automáticas a veces como un sistema de defensa nuestro. Pero la explosión de ira fuerte va precedida de unos síntomas como la rabia, aumento en la frecuencia cardíaca, etc. Se trata en el momento de sentir esos síntomas de poder hacer un alto y racionalizar la situación. Estamos hablando del famoso «contar hasta 10» antes de iniciar la acción.

2-Expresar tus sentimientos. El problema de la ira es que cuando se manifiesta lo hace de forma ya destructiva pero esto no significa que no podamos expresar a la persona que tenemos enfrente lo que nos ha molestado y que ademas nos ha enfadado. Esta expresión puede servir por si misma para que toda la situación cambie para mejor.

3-Sé responsable. Al entrar en un ataque de ira empezamos a señalar a la persona que tenemos enfrente por lo que una buena manera de no ser tan dañinos en una situación así es acostumbrarnos a hablar solo en primera persona aceptando y verbalizando nuestra responsabilidad.

4-Soluciones. Ante el problema planteado y habiendo reconocido que nos ha enfadado no sigamos buscando culpables y chivos expiatorios, seamos maduros y empecemos a buscar soluciones constructivas y no comportamientos destructivos que nos llevan a un callejón sin salida y a más problemas.

5-El rencor suele ser uno de los factores determinantes ante ciertas personas para que la ira se desate. Si trabajamos cada día para dejar atrás el rencor aprendiendo a perdonar podremos evitar muchas circunstancias de Ira.

6-Sé específico. Decimos esto porque al estar enfadado se tiende a generalizar y hablar en términos poco concretos. Lo que debemos de hacer es hablar con los términos apropiados sobre el problema específico buscando soluciones.

7-Tener la razón. Abrir una ventana a la posibilidad de que no se tenga la razón es importante. La tolerancia y el ponerse en el lugar de nuestro interlocutor también lo son.

8-Sonreír. Hay sentimientos que actúan como el agua cuando se lanza al fuego. Este es el caso del sentido del humor, de las sonrisas. Cuando lanzamos una broma en una de estas situaciones y comenzamos a reír, la ira desaparece.

Estos son algunos consejos para que evites que la ira haga estragos en tu vida y en la de los que te rodean.

Categorías: Aprendizaje