Psicología

Inicio General La Iluminación

La Iluminación

Publicado por Malena

“…la virtud iluminada por la razón es la tendencia natural de nuestro ser que tiende hacia el bien.” Leibniz

En este mundo de objetos, donde las personas viven sus vidas anhelando cosas materiales que aún no tienen, hay también un deseo generalizado de trascendencia.

La búsqueda del sentido de la vida, el interés por la filosofía o el estudio de religiones comparadas es hoy en día un fenómeno frecuente tanto en la gente común como en personas intelectuales.

La Iluminación

Más que el interés espiritual sobre estas cuestiones trascendentes, parece ser más, la necesidad de llegar a experimentar otros estados de conciencia que no conocen, diferentes al dormir, soñar o estar despierto. De modo que sigue siendo un deseo tan material como cualquier otro.

Como antes algunos soñaban con tener una casa o un auto, ahora desean tener la experiencia de la iluminación.

Pero la iluminación no es una cosa, ni tampoco consiste en lograr un viaje astral, sino que es un estado de conciencia más elevado, que permite darse cuenta cómo funciona la realidad, ver su sentido y lograr la certidumbre sobre la existencia de Dios.

Esta posibilidad que antiguamente tenían sólo los profetas y los sabios, puede estar ahora al alcance de todos.

A medida que el hombre avanza en la comprensión de la naturaleza, cada día más personas quieren llegar a este estado de conciencia en que la mente se transforma y es increíblemente sensible y muy poderosa como medio de conocimiento.

Los deseos incumplidos producen en el hombre un desequilibrio entre como quiere que sean las cosas y como son en realidad y el apego a las cosas es la barrera más importante para el desarrollo de la espiritualidad.

El sufrimiento humano comienza con los deseos y sólo eliminando los deseos se puede llegar a la expansión de la conciencia.

Este estado mental, sin deseos, codicia, venganzas u odio es la paz interior que necesitamos para llegar a la iluminación; y recien entonces somos libres.

La iluminación es para los orientales lo que el estado de gracia es para los cristianos. No es una novedad, es algo que el hombre atento y verdaderamente consciente pudo hacer desde el principio de los tiempos.

Los orientales nos dicen que no sólo el desapego nos permite despertarnos a una nueva realidad. Los otros pilares básicos son la moralidad, la meditación y la sabiduría, considerando que lo más importante es saber cómo debe vivirse la vida.

San Agustín nos dice que todas las proposiciones que se perciben como verdaderas son tales, porque han sido previamente iluminadas por la luz divina. Lo que hace posible la percepción de lo inteligible es la irradiación divina de lo inteligible.

Hay una luz eterna de la razón, gracias a la cual hay conocimiento de la verdad, que se puede comparar a la visión de las cosas por los ojos, ya que nada veríamos sin ellos.

La iluminación hace posible el juicio verdadero en tanto que verdadero, llevando lo sensible a lo inteligible y cuanto más activa es el alma más se destaca el papel de la iluminación.

Tanto Santo Tomás de Aquino como San Agustín no aceptan que el hombre pueda llegar a un conocimiento inteligible si la luz humana no es de algún modo una “luz participada” porque después de todo San Agustín como Santo Tomás admiten que el intelecto humano ha sido creado por Dios a su imagen y semejanza.

Muchos estudiantes de teología en los Estados Unidos experimentaron la certeza de la existencia de Dios, en estados alterados de conciencia.

Este estado se puede lograr practicando la concentración a través de la oración, la meditación y también se puede llegar a experimentar en ocasiones de accidentes graves o en situaciones de experiencias cercanas a la muerte.

Pero la experiencia de morir y renacer además de resultar emocionante podría llegar a ser también aterradora. Porque la conciencia interior, elige lo que quiere ver cuando logra acceder a una realidad que lo contiene todo y no siempre puede creer que se merece lo mejor.

Es necesario no exponerse estando solo y utilizar la ayuda de soportes o apoyos de personas experimentadas para intentar la búsqueda del espacio interior o la libertad interna.

Categorías: General

5 comentarios para “La Iluminación”


  • ¿Nesesariamente hay que eliminar los deseos para llegar al estado de la ilumunación?.

  • podria ser mejor vivir los distintos tipos de deseos, experimentarlos y luego purificar los deseos, elevar el deseo…

  • Hola Francisco,
    Buda, el iluminado, el despierto, se dio cuenta, después de haber pasado por los horrores del infierno, que la causa del sufrimiento humano es el deseo, entonces si elimináramos el deseo, podríamos llegar al nirvana, un estado de dicha infinita, sin más deseos.
    Entonces pensó que el hombre que logra desapegarse de las cosas y de las personas y vive una vida recta, practicando la teoría de la «media», ni tan mala ni tan buena, puede lograr la MODERACION, que es la virtud esencial, sin dejarse llevar por las pasiones que son las que producen karma y según él volveríamos en otra vida con ese condicionamiento a cometer los mismos errores.
    En definitiva, cuando ya no nos importan tanto las cosas, recién en ese momento empieza todo, porque podemos por fin aceptarlas como son y no pretendemos más cambiarlas a nuestro modo, dejamos de defender nuestra posición, de luchar para conseguir y nos dejamos llevar.
    Se trata de dejar fluir la vida como es, haciendo sólo lo que tengo que hacer, confiando en uno mismo.
    La vida se convierte en ese momento en un paraíso. El paraíso en la tierra y el fin de las reencarnaciones para unirnos a Dios.
    Observa que el catolicismo no es muy diferente.
    Jesús después de estar en el desierto resistiendo la seducción del mal, vuelve para evangelizar, comprendiendo el sentido de la existencia. Para salvar el alma, hay que cumplir los diez mandamientos y confiar en Dios, dejar que Él nos ayude.
    No reprimir los deseos, CONTROLAR las pasiones mezquinas y recién cuando no nos importan tanto las cosas es cuando podemos hacerlo.
    Un beso y gracias por leer, malena

  • Hola, para mí por lo que he experimentado, tenemos un grano cómo
    un guisante que anida en el corazón, cuándo éste se despierta y
    empieza a vibrar, suceden experiencias de iluminación y claridad
    y el cuerpo empieza a transformarse en luz, con fenómenos increíbles
    que son muy díficiles de describir, la energía que aparece es sobrecogedora
    y la paz en el silencio espacial es una gran satisfacción de comprender
    que realmente existe algo más superior que lo que conocemos cotidianamente
    en un mundo dual protagonizado por los hemisferios del cerebro y que
    naturalmente tienen también su misión y trabajo en éste mundo, ésto
    es una manera muy compendiada de explicarlo, pero hay muchos seres
    que lo han logrado, es algo que todos tenemos que disfrutar y que no hay
    seres especiales, si no experiencias, aleluya y a trabajar, salud.

  • emailtoid.net/i/c061db8a/… mayo 23, 2011 a las 9:27 pm

    Para mi, lo que mas prioridad tiene, o lo mas proximo que uno debe tratar de lograr, es desapegarse a las cosas. Ya sea familia, cosas materiales, ideas, etc. Lo estoy experimentando justo ahora, mi apego por todas esas cosas no me dejan ser independiente en la vida. El apego a la seguridad, que en realidad es una falsa seguridad, es el mas dificil de vencer. Y me jode bastante el no saber como hacerlo.
    Saludos.