Psicología

Inicio General La relación entre salud y enfermedad.

La relación entre salud y enfermedad.

Publicado por Lic. Maria V.

¿Cuál es la relación entre ambas? Y, ¿Cómo podemos pensar este par desde el punto de vista de la Psicología?

Hablamos mucho acerca de la salud, y en la sociedad moderna, muchos de los avances científicos tienden a querer lograr estados de «mejor salud», atrasando la muerte, y alejando la enfermedad. 

Pero de la enfermedad cuesta hablar. Se evita u oculta. Hay nombres de enfermedades que producen estremecimiento, como el Cáncer, por ejemplo. Y pretendemos un estado de salud absoluta, cuanto más alejados estemos y menos pensemos en eso, mejor.

El médico Larry Dossey, en su artículo La luz de la salud y la sombra de la enfermedad, habla de este par de opuestos y de cómo las sociedades modernas pretenden erradicar la enfermedad, pretendiendo conservar y observar solamente el polo de salud.

Según este autor, con el par salud-enfermedad, ocurre algo muy parecido a lo que ocurre con la vida y la muerte. Pretendemos ignorar y negar la muerte, con promesas de inmortalidad. La negamos y le tememos por igual. Y de este modo sólo hacemos que se complique más nuestras relación con ella. Ambas: salud y enfermedad, son inevitables. No hay salud sin enfermedad, y no hay vida sin muerte.

Reconciliarnos con estos aspectos «sombríos» que muchas veces pretendemos ignorar, es fundamental para que la vida pueda ser vivida en un relativo estado de salud. Temer la enfermedad y la muerte evita poder vivir y gozar de salud de manera integral. 

Si llevamos esto al plano de la Psicología, podemos pensar de igual modo, que para encontrar cierto equilibrio o aprender a aceptar y reconocer aspectos propios, tenemos que indagar en los aspectos oscuros y difíciles. La angustia, la tristeza, el miedo y la ansiedad tienen que poder ser transitados para lograr cierto estado de tranquilidad. Si no nos conectamos con esos aspectos que frecuentemente preferiríamos ignorar, no podemos llegar a un estado de mayor conciencia, seguridad o calma.

No podemos evitar la enfermedad para llegar a la salud. Es imposible erradicarla completamente de nuestra vida, tenemos que aprender a vivir con ella, en el grado que sea. A veces estará presente en distintas formas, en personas cercanas o en nosotros mismos. La situación de pandemia que hoy transitamos vino a recordárnoslo con toda su intensidad. Por más avances científicos que logremos, siempre habrá un punto de fuga. La incertidumbre y la finitud nos atraviesan y son parte esencial de la vida.

Como explica Dossey en su artículo, las culturas premodernas incorporaban a la muerte y a la enfermedad en sus rituales, probablemente por no tener los avances científicos necesarios para «expulsarla». Sin embargo, recuperar estos rituales, o darles un lugar de importancia son fundamentales para poder procesarlo correctamente. Ir a los entierros, o acercarnos a un amigo o conocido que esté enfermo, nos puede ayudar en ese camino de aceptación.

La salud y la enfermedad no están tan lejos la una de la otra, son ambos términos indisociables. Según palabras de Dossey: «la enfermedad puede ser considerada como algo razonable, algo con lo que se puede tratar, con lo que se puede pactar». Para poder vivenciar la salud, tendremos que aprender a lidiar con la enfermedad, a pactar con ella. Negándola, sólo disociamos más nuestra experiencia, alejándonos también de la salud.

 

Fuente. La luz de la salud y la sombra de la enfermedad, Larry Dossey, en Encuentro con la sombra, (C. Zweig y J. Abrams).

Categorías: General