Psicología

Inicio General ¿Por qué participar de un grupo puede ser terapéutico?

¿Por qué participar de un grupo puede ser terapéutico?

Publicado por Lic. Maria V.

¿Por qué los grupos pueden resultar tan terapéuticos en tratamientos de salud mental y emocional? Es sabido que en el tratamiento de ciertas problemáticas como las adicciones o los trastornos de alimentación las redes de apoyo cumplen un papel fundamental, pero esto también es así incluso cuando no hay una patología puntual. Los grupos pueden ayudar a armar lazos que funcionen para prevenir problemáticas de salud. En este artículo vamos a profundizar un poco sobre esto.

La grupalidad puede tener efectos terapéuticos en sí. Sobre todo si es un grupo que está regulado y coordinado particularmente. Participar de un grupo permite que muchas de las vivencias personales, que a veces nos hacen sentir aislados, se pongan en consonancia con las de otros, posibilitando armar un lazo colectivo, una red de soporte que vincule a la persona socialmente.

La participación en un grupo hace que se posibiliten instancias de comunicación y de interacción que a veces son complejas de construir en el día a día, mucho más aún ahora con el confinamiento de tanto tiempo durante la pandemia. Generar grupalidad es un modo de enlazar con aspectos vitales y de recibir por parte de otros semejanzas y diferencias con nuestra propia vida que ayudan al desarrollo de la identidad y al poder sobrellevar circunstancias difíciles que se nos presenten.

El grupo nos da perspectiva. Nos ayuda a reconocernos en otros y a separarnos. Esto de observar qué nos une y qué nos diferencia es un trabajo muy importante del recorrido subjetivo.

La grupalidad puede funcionar como una matriz de contención brindando el terreno para que afloren emociones o asuntos de lo inconciente. Nos constituimos a través de vínculos en el plano familiar, y este escenario toma forma en la grupalidad, siempre que se den las condiciones necesarias. La reactulización de viejos conflictos y la aparición de factores en el intercambio con otros nos permite trabajar muchos aspectos a veces ocultos de nosotros mismos.

Tanto en grupos terapéuticos como en redes de apoyo o en grupos creativos, entre otros, ocurre algo del intercambio y del encuentro que nos permite vernos en interacción y atender a los efectos, emociones y conductas que se ponen en juego. Observar quiénes nos agradan y quiénes nos irritan o nos generan rechazo, si se presentara el caso, nos ofrecen la oportunidad de leer qué de nosotros mismos se pone de manifiesto ahí. 

El grupo puede ser símbolo de contención, o puede generar posiciones defensivas y fóbicas.

Las proyecciones e identificaciones en la grupalidad ocurren con mucha claridad si estamos abiertos a observarlas. Pero más allá de todos los aspectos psicológicos que intervienen el aspecto terapéutico del grupo tiene que ver con el armado de esta red o matriz que permite un punto de apoyo. Un lugar de referencia, de recibimiento y de aceptación. Por eso es muy importante que el grupo esté regulado o coordinado, para que haya códigos y normas de respeto mutuo que se sostengan y que posibiliten la sensación de contención.

Participar de un grupo, sobre todo en la actualidad, nos permite construir desde lo colectivo, unir y ligar, reparar y comprender mejor las vivencias individuales.

Categorías: General