Psicología

Inicio Depresión Cosmovisión y Conducta

Cosmovisión y Conducta

Publicado por Malena

Dentro del helenismo romántico inglés, trascendieron figuras como Percy Bysshe Shelley (1792-1822), John Keats (1795-1821 y Lord Byron (1788-1824), poetas pertenecientes a la segunda generación romántica.

El romanticismo fue el movimiento literario que se opuso al racionalismo y al clasicismo, entre 1790 y 1820.

Shelley fue en un principio revolucionario político y más tarde se sintió identificado con el espíritu de la belleza y la hermandad universal.

Cosmovisión y conducta

Fue expulsado de la Universidad de Oxford por intentar difundir el ateísmo. Se casó muy joven pero poco tiempo después abandonó a su mujer para huir con la hija de un filósofo radical, W. Godwin, que ejerció influencia sobre sus primeras obras reformadoras de la sociedad.

Su vida personal se refleja en sus obras: intentos líricos e inútiles de evadirse de la realidad, invitando a los demás a una vida ideal imposible.

Los románticos eran sensualistas. La sensación era lo que le daba sentido a la vida; por lo tanto Shelly se entregó sin freno a los apetitos de la carne, atreviéndose a cometer toda clase de excesos que para esa época eran inadmisibles, como la sodomía; y desafiando las costumbres de una sociedad conservadora.

Tuvo que huir de Londres y emigrar al continente para evitar, según él mismo, que la turba lo linchara por sus ideas y por su comportamiento.

Para Shelly, la sensualidad era lo único que hacía que la vida fuera digna de ser vivida, sin embargo no podía evitar sentir depresión y vacío existencial.

Su vida fue una cadena de excesos y se relacionó con gran cantidad de mujeres; pero esta vida no lo hacía feliz, porque su forma de morir evidenció que ocultaba el deseo de dejar de existir.

Una noche se aventuró a navegar en el mar a bordo de una pequeña barca y nunca volvió. Fue hallado diez días después en la orilla con un libro de poesías de Kyats en su bolsillo. Murió a la temprana edad de 30 años.

John Kyats resume en su poesía, en forma alegórica, su pensamiento filosófico centrado en el deseo humano hacia la belleza perfecta, de carácter efímero en este mundo.

Imaginativo pero melancólico, había visto morir a su padre en un accidente, cuando este poeta tenía ocho años.

En poco tiempo perdió también a un hermano y a su madre debido a la tuberculosis.

Keats se relacionó con Shelly y con Lord Byron, con los cuales entabló una amistad.

Comparaba la fugacidad del mundo con los ideales y deseaba esa eternidad perfecta.

John Keats falleció a los 26 años también de tuberculosis.

Lord Byron perdió a su padre cuando tenía tres años. Con su madre vivió una relación tempestuosa y de su padre heredó su inclinación por la belleza y la vida licenciosa.

Tenía un leve defecto en un pie que lo obligaba a caminar en forma singular para disimularlo.

A la edad de nueve años una institutriz joven se encargó de su cuidado. Ella fue la que lo inició sexualmente a corta edad y con la que compartió también su tendencia al alcohol y a las orgías.

Byron llevó una vida desordenada y licenciosa, era promiscuo y despilfarraba el dinero. Fue acusado de incesto por mantener relaciones con su hermanastra, con quien tuvo una hija.

La fama que adquirió por sus relaciones incestuosas, su producción literaria considerada antipatriota, por su promiscuidad y por su inestabilidad psíquica hizo que fuera rechazado por la sociedad y que tuviera que abandonar Inglaterra para siempre.

Byron además de ser depresivo era epiléptico y propenso a estar enfermo, motivo que lo obligaba a vivir con su médico personal.

En Italia tenía un harem de mujeres y también participó en movimientos contra el Papa.

Después de sufrir su último ataque epiléptico enfermó gravemente de malaria y falleció a la edad de 36 años.

La melancolía y la depresión es lo que distingue a estos tres poetas con una misma cosmovisión, no aceptar la vida tal cual comparándola con sus ideales.

Fuente: Enciclopedia Británica

Categorías: Depresión