Psicología

Inicio Aprendizaje, Personalidad Cómo mejorar nuestras relaciones

Cómo mejorar nuestras relaciones

Publicado por Israel Rios

Cada día nos tenemos que enfrentar a diferentes tipos de relaciones con otras personas en entornos cambiantes. Relaciones en el trabajo, en la familia, con los amigos, con los vecinos, en la calle.

El poder tener buenas relaciones con todo el mundo es un objetivo que debemos de plantearnos para poder llevar una vida más sana psicológica y emocionalmente ya que el conflicto es la causa de muchos problemas de este tipo. También muchos problemas psicológicos y emocionales son la causa de no tener buenas relaciones con los demás.

__0005_San-Felice-e-il-Parco-nazionale-del-Circeo---La-costa

Gozar de estas relaciones óptimas con nuestros semejantes está demostrado que nos produce sensación de bienestar y, por lo tanto, incide directamente en nuestra felicidad.

Te vamos a dar las claves que después de muchos estudios se han considerado como más importantes para poder tener las mejores relaciones con los que nos rodean.

Sería importante establecer un primer análisis objetivo y razonativo de aquellas personas con las que realmente entramos en conflicto en los diferentes ámbitos de relaciones. Para ello podemos establecer una lista de las personas en concreto para analizar la situación y poder llegar a conclusiones y soluciones.

Una de las claves para evitar los conflictos está en darnos cuenta que nosotros no podemos cambiar a los demás, lo que podemos hacer es cambiarnos a nosotros mismos a través de la enumeración de nuestros propios defectos. En este caso no debemos de ser permisivos con nosotros mismos, más bien al contrario de lo que normalmente hacemos, tenemos que ser permisivos con los demás y muy estrictos con nosotros mismos. Pensemos cual es la parte de nosotros que provoca los conflictos con los demás.

Es verdad que muchas veces no nos damos cuenta de cómo es nuestra personalidad realmente. Vivimos con una imagen de nosotros mismos distorsionada por el amor propio y el orgullo. Es mejor aceptar que podemos tener puntos oscuros en nuestras personalidades y si no somos capaces de verlos podemos contar con alguien de confianza que nos ayude con eso.

Sentarnos con nuestro mejor amigo o amiga para pedirle que nos diga cuales son los puntos conflictivos de nuestra personalidad puede ser duro pero a la vez muy enriquecedor si realmente queremos evitar conflictos con los demás y ver que es lo que podemos hacer de nuestra parte.

De esta manera, con lo que saquemos de nuestra parte de nosotros mismos y con lo que nos ayuden a sacar las personas de más confianza tendremos una lista de los defectos a corregir cuando nos relacionemos con los demás.

En un primer punto podemos empezar observando esas características que desconocíamos en plena acción para llegar a soprendernos al saber que somos unos perfectos desconocidos de nosotros mismos.

A partir de ahí podemos acometer un trabajo de cambio individual que pronto podrás ver como da resultado al poder evitar conflictos con los demás consiguiendo el objetivo que nos hemos marcado.

En cuanto a lo que no te gusta de los demás solo nos queda la conversación entre ambas partes de tal forma que podamos llegar a una nueva comprensión del porqué de su comportamiento.

Categorías: Aprendizaje, Personalidad