Psicología

Inicio Personalidad Cómo recuperar la autoestima

Cómo recuperar la autoestima

Publicado por Israel Rios

La baja autoestima es un problema psicológico y emocional que afecta en mayor o en menor medida a muchas personas en nuestras sociedad actual debido entre otras muchas causas a la cantidad de competencia que podemos encontrar hoy en día y a las exigencias que debido a ello se le colocan a los niños desde edades muy tempranas.

colegiata-y-casco-antiguo-de-quedlinburgo_7768183

No en vano, es en esas edades y a causa de padres muy exigentes que no han aprendido a valorar lo positivo de sus hijos pero si a remarcar lo negativo cuando se empieza a tener una percepción de sí mismos bastante negativa creando lo que denominamos en Psicología como baja autoestima.

El ritmo de vida actual que nos lleva a la angustia, al estrés y finalmente a la depresión no ayuda para nada a crear personas con una autoestima saludable y mucho menos a que esas personas logren alzar su autoestima a niveles que les permita llevar una vida digna en la que sepan decir que no y realizar actos por su cuenta muy bien valorados por ellos mismos.

La época de la adolescencia es el momento en el que se fija la personalidad de la persona y es una de las últimas oportunidades de poder ayudar al adolescente y de aprender por sí mismo a elevar su propia autoestima, algo que le será de gran beneficio para su vida futura.

Lo que nosotros pensamos de nosotros mismos lamentablemente muy poco tiene que ver con lo que objetivamente somos o somo capaces de hacer ya que esta visión subjetiva de nuestra propia realidad está formada por la influencia y opinión de nuestro entorno, sobre todo por las personas más cercanas en estos primeros años de vida.

Las personas con una autoestima baja tienden a ser personas que quieren agradar a los demás sin importar que para ello tenga que realizar cosas que no son de su agrado y no solo eso, jamás harán algo que les gusta si saben que con ello van a decepcionar a otros.

Son personas que necesitan de las valoraciones y opiniones positivas de los demás para poder estar bien consigo mismos cuando lo que realmente necesitaríamos para estar bien con nosotros mismos es la propia opinión.

Lo peor es que las personas con baja autoestima se pueden sentir rechazadas con muchas facilidad entrando en una espiral descendente que les puede llevar a tener una vida triste y llena de negatividad.

Es evidente que la acción de los padres en las edades más tempranas y en esta de la adolescencia es fundamental para que sus hijos puedan formar su personalidad con un alto grado de autoestima ya que esta es una de las mejores ayudas que podrán darles para poder enfrentar la vida que les espera como adultos.

Pero la persona con baja autoestima tiene que darse cuenta de esa baja autoestima para poder elevarla a niveles que le ayuden a vivir de una forma digna y para ello es fundamental aprender a quererse uno mismo, a aceptarse tal y como se es y a ensalzar sus propias cualidades.

Categorías: Personalidad