Psicología

Inicio Motivación La desmotivación que no nos deja avanzar

La desmotivación que no nos deja avanzar

Publicado por Israel Rios

A la hora de superar nuevos retos o empezar a afrontarlos en nuestro día a día hay un motor muy importantes sin el cual es prácticamente imposible de realizarlo.

Se trata de la motivación como motor que nos orienta y nos da la energía para llegar a un objetivo. Imaginemos la gran motivación que tiene que tener un deportista para poder llegar a ser un profesional e incluso pensar en ganar medallas y trofeos en las más altas competiciones, una motivación que supere todos los obstáculos y lo lleve por encima de toda adversidad y fracaso hasta poder conseguir su objetivo.

AD03691_0

A veces es peor para poder conseguir un objetivo la falta de motivación antes que la falta de medios o recursos para poder alcanzarla.

Con motivación podemos mover cielo y tierra para conseguir esos recursos y tener un impulso tan grande que nos lleve hasta alcanzar esas metas que para otros pueden parecer inalcanzables. En el otro lado tenemos las personas que tienen todas las posibilidades para poder conseguir algo, con todos los medios a su alcance pero les falta lo que para nosotros es más importante, la motivación.

Perder la motivación por conseguir un objetivo es como que el tanque de gasolina se quede vacío en nuestro viaje a algún destino predeterminado, nos quedamos parados y sin realizar ningún tipo de acción que desemboque en la consecución de la meta a alcanzar.

Hay diferentes causas detrás de una persona desmotivada, por eso vamos a analizar algunas de las más importantes y en donde a lo mejor te puedes sentir identificado de alguna manera.

El miedo es una de las mayores causas de desmotivación a la hora de explorar nuevos territorios y querer adentrarnos en nuevas aventuras. Sin lugar a dudas que nos encontramos ante todo un reto que puede causarnos un miedo tan grande que acabe por desmotivarnos y quitarnos el alientos para poder seguir adelante.

Es importante que localices tus miedos, los etiquetes y comiences a combatirlos activamente.

Tener metas erróneas es otro de los motivos de la desmotivación y esto se debe a asumir como propias las metas de otras personas cuando en realidad queremos otras cosas en la vida. El adaptarse a al sociedad, seguir la corriente, etc nos lleva a tener objetivos comunes con la mayoría de la gente, lo cual en muchos casos es muy desmotivador y causa de depresiones, ansiedad, etc.

Es importantes que revisemos nuestros objetivos y hasta que punto estamos implicados personalmente con ellos o son solo adquiridos por seguir la corriente bien sea familiar, de amistades o de una sociedad en concreto.

Los objetivos deben de estar muy bien clarificados tanto a corto, medio como a largo plazo de tal forma que no pueden haber objetivos muy generales e inespecíficos. Por ejemplo, si queremos ser estrellas del rock tendremos que tener como objetivos a corto plazo algunos como trabajar para conseguir una guitarra y las primeras clases con el mejor profesor de la zona, poder mejorar la técnica de guitarra mientras buscamos diferentes bandas locales donde poder tocar y empezar a adquirir tablas, etc, etc. Estos son pequeños objetivos muy motivantes que nos van llevando hasta el objetivo final.

Categorías: Motivación