Psicología

Inicio Psicoanálisis La generosidad

La generosidad

Publicado por Betina Ganim


Jacques Alain Miller, en su Curso «Sutilezas analíticas» dice muy bien aquello que encierra la llamada «ultimísima» enseñanza de Lacan:. Esto es, hacer flexible al matema para poder captar la sutileza; un intento que parece complicado nada más y nada menos porque es imposible matemizar la sutileza.

Miller retoma a Pascual en el título d eeste Curso: la sutileza como lo contrario a la geometría. Pero no solo habla Miller de sutilezas en este sentido sino que también, y sobre todo, toma a Freud en un texto muy bonito, escrito en 1933, que se llama «La sutileza del acto analítico».

image_icon_22

Allí, Freud testimonia sobre un acto fallido suyo. No se avergonzaba por testimoniar, aunque tarde en su obra, de aquello que lo hacía psicoanalista: es decir, analizarse. Por que uno no es psicoanalista por el hecho de analizar a los otros, sino el propio análisis. Miller rescata de Freud su humildad en este punto…recién 33 años después d haber elaborado su teoría del inconsciente, dar cuenta d eun fallido propio.

Este acto fallido se trata de un lapsus de Freud, la escritura en un mensaje dirigido a un joyero. En esta nota tenía que haber dos «para», y solo hay uno ya que en lugar del segundo vocablo, escribe «bis», palabra que tacha al instante y que lo lleva a escribir ese texto del que les hablo.

La primera interpretación que hace Freud no parece demasiado efectiva; pero la segunda interpretación que hace al respecto de su lapsus, que viene de su hija, quien le dice que tal vez lo que quiera evitar es mandarle un regalo a alguien a quien y ale había obsequiado una joya.

Freud acepta esta interpretación pero ensaya una tercera: que lo que él pretende es buscar un motivo para no hacer ese regalo, porque es que a él le gusta mucho esa piedra y no la quiere regalar.

Aquí Miller expone lo que implica el regalo: se da lo que se sabe que a uno le hará falta.

la sutileza de este lapsus tiene que ver con que la represión se da en lo que el «Yo quiero»; y lo que se olvida es el «yo no quiero».

Entonces la generosidad tiene su raíz en un «es para mí» que solo se desmiente en el análisis de esa sutileza, desmintiendo así lo que se muestra abiertamente…

Es esto lo que Miller toma en este Curso como paradigma este texto precioso, corto pero preciso, de Sigmund Freud.

Fíjense, nos dice Miller, que ese somero aporte tiene más valor que lo que triunfa más actualmente en el mundo: las terapias, la terapéutica, y el intento de reducir el psicoanálisis a un terapia de «lo psíquico», si se quiere.

Para terminar, sintetizo dos puntos que aporta Miller a este intento fruto de la unión de los dos discursos imperantes de la época: ciencia y capitalismo.

1) El clichè filosófico que se verifica en los pacientes que consultan: nadie está en equilibrio con su naturaleza; es más, en cada uno esa falla se profundiza y d e manera particular.
2)El plus de gozar, ese del cual el análisis permite despegarse. Y el aparato del deseo que opera en cada uno demente toda posibilidad de «salud mental» que se desprende d ella terapéutica. . La salud como norma no tiene nada que ver con el deseo; es más, están en polos opuestos, el deseo es extranormativo.

Si la terapéutica de lo psíquico es reducir lo singular al «salud para todos», el psicoanálisis será siempre un extranjero…

FUENTE: MILLER, J-A. Curso «Sutilezas analíticas». Ed Paidós.

Categorías: Psicoanálisis