Psicología

Inicio Psicoanálisis Decadencia del Falo y sexualidad

Decadencia del Falo y sexualidad

Publicado por Betina Ganim


En psicoanálisis estamos advertidos del casi inevitable desplazamiento conceptual que entre nosotros mismos se produce cuando queremos decir algo del Goce Fálico… de la función fálica… la inscripción en las fórmulas de la sexuación… la castración y goce fálico… De alguna manera esto relanza la pregunta de ¿Qué es el falo?

lazos

Una hipótesis de trabajo posible es pensar por ejemplo el síntoma del «no poder penetrar a una mujer», o en en el caso de una mujer, el «no poder ser penetrada en el acto sexual», que son síntomas crecientes en nuestra época, y que llegan a las consultas, ya sea como síntoma inicial, por lo que se demanda, o bine, se lo logra formalizar ya instalada la transferencia. Pero teóricamente, ¿a qué nos conduciría, con qué elementos podemos discutir dicha sintomatología?

En relación a la impotencia sexual del lado del hombre, tenemos la propuesta de Lacan en este escrito que tanto he trabajado en este blog: «La dirección de la cura y los principios de su poder». Allí Lacan propone revisar la serie de casos que se han presentado como «inclasificables» y el intento de establecer una lógica dentro de este campo.

Luego tenemos un binomio interesante parta abordar que es el de “Fracaso del Nombre del Padre- Fracaso del Falo”. Juan Carlos Indart, un reconocido psicoanalista argentino, nos da una hipótesis: Hay una falla en relación a la inscripción en la función fálica. La perspectiva invertida es que lo que nosotros hablamos como «decadencia del Discurso del Amo», él se queda con un problema más básico aún: que si no uno no tiene a qué referirse, ¿para qué sirve?

Para seguir esta línea de investigación nos podemos servir del Seminario 18 de Lacan, donde tenemos la escritura de la función fálica. Principalmente en la clase «Un hombre y una mujer y el psicoanálisis», y haciendo referencia a lo simbólico, y¡ la idea de pensar en un orden sin castración.

El tema es que la castración es una operación simbólica. Pero tenemos un simbólico agujereado. E insisto ¿cómo incide eso sobre la sexualidad, sobre la sexuación?

Queda así, a partir de algunos referencias en Lacan -como el de que desde El Seminario 10 el orgasmo se lee como se acabó la potencia, la eyaculación termina con el goce fálico – el planteo de pensar este tema desde El Seminario 14 y desde El Seminario 10. Eyaculación, orgasmo y goce fálico.

Terminaré con una viñeta clínica: un paciente psicótico consulta por una impotencia sexual, y esto se resuelve en su subjetividad, en su singularidad, cuando su mujer le dice “tengamos un hijo”. Al menos para resolver esa impotencia sexual, eso funcionó.

Podemos reafirmar la discusión diciendo que hay una dificultad para definir “Goce fálico” y diferenciarlo de Función fálica ¿Función fálica es goce fálico?

FUENTE:
INDART,J.C. “Goce fálico y encuentro sexual “ Conferencia dictada en CITA La Plata el 3 de setiembre de 2010.

LACAN,J. El Semianrio Libro 18. Clase IX “Un hombre una mujer y el psicoanálisis” pág. 135. Editorial Paidós, Bs. As., 2009

Categorías: Psicoanálisis