Psicología

Inicio Psicoanálisis Yo ideal y falo

Yo ideal y falo

Publicado por Betina Ganim


Siguiendo la propuesta de Jacques Alain Miller, podemos decir que en nuestros tiempos, nuestra época actual, hay una sustitución del orden simbólico por el cuerpo como lugar de referencia, cuando en el orden simbólico clásico, hay una distancia entre el Yo Ideal y el Ideal del Yo -o como Lacan lo escribe, entre i(a) e I(A). Hay una distancia que podemos equiparar al deseo y la castración.

la cultura

Pero hoy en día, aludiendo a uno de los últimos encuentros mundiales de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, el orden simbólico del siglo XXI es un orden sin castración, por lo que la fórmula anterior se invertiría: el Ideal del Yo queda subdivido por el yo ideal, por la imagen, por la predominancia d ella imagen del yo: el empuje a la perfección constante de esa imagen. Esa es la referencia contemporánea, y hay una crisis de los ideales.

Con esto podemos avanzar un poco y articular ese yo ideal con la lógica del falo que da la fórmula de «creerse el falo».

En el curso psicoanalítico de Miller «Donc», se describe muy bien el aspecto imaginario actual. Es importante poder situar otras cuestiones, no solamente con el Estadio del Espejo, sino agregándole un concepto fundamental: el falo.

Hoy en día todo el mundo quiere ser el falo, pero de una manera imaginaria. Miller usa esa expresión: «creerse el falo», momento que Miller sitúa de «forclusión del Otro».

Antes de continuar, y avanzar, tendríamos que despejar algunas cuestiones:

En el primer tiempo del Edipo hay falo pero no hay castración (los remito a posts anteriores para «refrescar» el tema sobre el Edipo y sus tiempos lógicos) En este sentido, y por lo que venía diciendo, tendríamos que articular la noción de Yo Ideal i(a) con el primer tiempo del Edipo. Si decimos que ese momento se constituye como un primer tiempo es porque allí ocurre algo; esto es, que la madre significa al niño como falo. El niño es el falo imaginario d ella madre. Para ella, el falo coincide con el niño y ahí ya entra en lo que llamamos la dialéctica fálica. Primer tiempo del Edipo.

El segundo tiempo es el que da la castración. Entonces, en este sentido, podemos decir que no hay un acceso al segundo tiempo del Edipo, pero sí al primero.

Esto es lo que hay que precisar. Si decimos falo-castración, nos estamos refiriendo al falo como operador simbólico. Y entonces hay falo y hay castración. Pero ya en el primer tiempo, aunque la castración aún no ha operado, hay el falo en su dimensión imaginaria.

El falo imaginario se vuelve simbólico con la castración.

Si digo que es importante precisar y tener clara esta cuestión, es porque de este modo podemos leer los problemas de nuestra época, que podemos ubicarlos a nivel delegando tiempo del Edipo. Y lo que define el tema es si se hace o no el segundo tiempo del Edipo.

Avanzaremos un poco más en el siguiente post.

FUENTE:DAMIANO, J.M «DESDE LA PERSPECTIVA DEL CUERPO». CITA EDICIONES. LA PLATA, 2011

Categorías: Psicoanálisis