Psicología

Inicio Psicoanálisis Decisión y sujeto

Decisión y sujeto

Publicado por Betina Ganim

Muchas veces escuchamos decir en psicoanálisis de orientación lacaniana que el niño puede decidir. Que un niño es un sujeto de derecho. ¿Qué queremos decir con esto?

Para dirigirme a este punto, me voy a remitir a un texto de Esthela Solana Suarez (psicoanalista, miembro de la École de la Cause Freudiane y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis), publicado en un libro que editó «grama»: «PSICOANÁLISIS CON NIÑOS. LOS FUNDAMENTOS DE LA PRÁCTICA».

En ese texto la autora toma como referencia para su exposición, el texto lacaniano sobre la juventud de Gide. Fundamentalmente algo de ese texto que siempre la ha imantado: ese «insondable», ese significante que Lacan utiliza para hablar de la posición de Gide, en tanto «niño no deseado». Lacan correlaciona este no haber sido deseado a la elección de goce de André Gide, en función de la cual su práctica homosexual con niños, en ese acto, sostiene Lacan, en esa decisión de goce, es que el joven Gide se puede realizar como niño deseado.

Ese no haber sido deseado, Lacan la ubica ya en los pensamientos previos a su concepción; eso de «insondable» los vincula a esos pensamientos que se realizan por la vía del fantasma de los padres, esos pensamientos «insondables» determinan el destino de cada sujeto.

Es fuerte esta tesis de Lacan, y e´l mismo se ocupa de avanzar en sus fundamentos, la va justificando en ese texto paso a paso.

Y Solano Suarez retoma esta cuestión de lo «insondable» a nivel de la cuestión de la decisión subjetiva. Ahora bien, cuando hablamos de «decisión» respecto de algo que implica un problema, cierto dilema por ejemplo, y que eso llevaría a dos alternativas posibles para decidir entre una y otra. Pero hay muchas posibilidades de que sean más de dos alternativas.
Cuando hablamos de decisión, tenemos que hablar de un sujeto que decide, y preguntarnos ¿cómo decide? o ¿qué decide? o ¿quién decide?; es decir tenemos que vincular la decisión lógicamente a un juicio que hace alguien. Luego viene la pregunta sobre el tipo de razonamiento en juego, etc. etc. y por ahí nos perderemos en la vía psicologicista…

La experiencia psicoanlítica demuestra que la decisión del sujeto jamás se vincula al «cogito» cartesiano, al yo; es decir, un sujeto que decide no se plantea el «pienso, luego decido» Lo que nos muestra la experiencia analítica es que el sujeto de la experiencia nos lleva a subvertir el sujeto del cogito cartesiano; ya que en la experiencia analítica, el sujeto de la decisión no piensa donde él es. Y eso es lo propio del sujeto del inconsciente.

El sujeto del inconsciente nos enfrenta a un «decididor» muy decidido, que al mismo tiempo, implica cierta acéfala, en el sentido que no puede decir «yo soy, más bien se afirma en su decisión en un «yo no soy».
Sin embargo, el sujeto del «yo no soy» es igual de responsable de su decisión.

Por lo que si hablamos de un niño, tenemos que apostar ahí a un sujeto, a una decisión y a una responsabilidad. Seguiré en el post siguiente con este tema.

SOLANO SUAREZ, ESTHELA. «La insondable decisión del niño» «PSICOANÁLISIS CON NIÑOS. LOS FUNDAMENTOS DE LA PRÁCTICA».

Categorías: Psicoanálisis