Psicología

Inicio Psicoanálisis El acontecimiento freudiano

El acontecimiento freudiano

Publicado por Betina Ganim


En el Seminario 5 de Lacan (bueno, en sus escritos también), tenemos los comentarios críticos al kleinismo -más que a Melanie Klein- siempre en el mismo punto: en el punto de no tomar en cuenta la participación de la entrada en el lenguaje y en lo simbólico para todo lo que uno quiera pensar como construcción de la realidad.

de psicoterapias

Y da un ejemplo, más que un ejemplo, donde se ve la inclusión del estadio del espejo. Un ejemplo sumamente importante para «reírse» un poco de la idea del principio de realidad clásica; porque el niño efectivamente se interesa por objetos, donde podemos probar que hay todo un investimiento libidinal, por eso para llamarlo principio de «realidad» sería mejor ponerlo entre comillas. Esto funda nuestra realidad, no solo de niñitos, sino para toda la vida, que es una imagen. La imagen de sí y en la virtualidad del espejo.

De esas experiencias Lacan menciona que es totalmente decisivo la mirada de un tercero; se ve en los niños todo el tiempo cuando hacen cualquier cosa y dicen: «mira, mamá, mira papá cómo me tiro a la pileta, mirá cómo ando en bici, etc. etc.»Necesitan eso que ya es referencia simbólica al ideal respecto del cual se sostiene y se ubica el yo.

Bien, la gran realidad que constituimos es el narcisismo es la imagen corporal. Y esa imagen corporal es imposible de explicar y de situar si no hay la función del padre en tanto símbolo, como una posición del sujeto que es simbólica, desde la cual se fascina para siempre con la imagen de sí.

Todo esto está en este Seminario como tema retomado por Lacan a algo que termina siendo, por ejemplo, en el Seminario 16, el modo que tiene Lacan de decir en qué Freud fue un acontecimiento.Y lo llama el acontecimiento freudiano.

Ese acontecimiento es haber quebrado todas las explicaciones de la constitución de un mundo en tanto la realidad en animales humanos a partir de los estímulos y de la reacción a los estímulos, prueba y error, etc.(conductivo puro) y haber puesto entremedio, quebrando eso, una cosa que llama el inconsciente, y que ya vimos que funciona para el principio del placer, es decir, para algo que no tiene nada que ver con ninguna idea de realidad. Es una catástrofe, pero es así el ser parlante. Y todo nuestro mundo depende de que nuestro mundo haga siempre espejo de la imagen de sí. Porque si llega a fallar eso no tenemos realidad alguna, tenemos angustia, imagen de cuerpo fragmentado, imposibilidad.
Así que el ser humano se construye un mundo en espejo, porque si sale de eso no puede
.

Podemos decir que esto luego Lacan lo retomará, más adelante, como la base de sus últimas expresiones: vivimos soñando. Y si tomamos en serio a Freud, lo que vemos es que el aparato psíquico inviste alucinatoriamente un objeto que no tiene correspondencia ninguna con nada del orden de la realidad.

FUENTE: LACAN, JACQUES. EL SEMINARIO DE JACQUES LACAN, LIBRO 5, LAS FORMACIONES DEL INCONSCIENTE. ED. PAIDÓS.

Categorías: Psicoanálisis