Psicología

Inicio Psicoanálisis Acontecimiento de cuerpo, la verdad y el escabel

Acontecimiento de cuerpo, la verdad y el escabel

Publicado por Betina Ganim

El discurso del analista, tal como Jacques Lacan nos lo presenta en su Seminario 17, «El reverso del psicoanálisis», lo escribimos asi:

a $

S2 S1

Y Jacques Alain Miller, lo retoma en su curso «Piezas sueltas» y lo organiza así:

a $ SEMBLANTE

S2 S1 SUJETO SUPUESTO SABER

IMG_20140827_174806-2

Esto quiere decir que el «a» en el discurso está ubicado en el lugar del semblante, ese es, dice Lacan, el lugar que le «conviene» al analista; un lugar que está situado sobre, por encima de lo que está supuesto (sub-puesto) y que es el sujeto supuesto saber. Es desde allí que creemos que hay una verdad del goce y que tal verdad constituye un saber.

El inconsciente se basa por un lado, en tanto estructura de lenguaje, en la relación entre S1 y S2; por otro, el inconsciente está basado en que hay una verdad del goce, un verdad que es un saber.

Pero, advierte Miller, ese es un saber falso, en tanto está hecho de significante, es decir, un saber que se lee, eso que llamamos inconsciente.En un análisis tenemos la interpretación como elemento significante que apunta al goce. Lacan empieza diciendo que la interpretación apunta al deseo en tanto causa, a la causa del deseo (objeto a causa del deseo), y esto es algo que funciona, tanto en la teoría como en la clínica: un sueño, un lapsus, un fallido. la interpretación funciona con todo lo que llamamos formaciones del inconsciente.

Miller nos menciona un escrito del ’66 que Lacan escribe para que preceda al que se conoce como el texto fundador de su enseñanza («Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis»), que se llama «Del sujeto al fin cuestionado», en el que dice que el síntoma solo se interpela a nivel significante. Dice entonces que en la articulación significante reside la verdad del síntoma. De esta manera, síntoma e inconsciente están en el mismo nivel.

En el Seminario 23 «El sinthome» (1975-1976), sin embargo, Lacan busca el justo nivel del síntoma. Es decir, que Lacan va preparando el terreno: una vez que hemos entendido, recuperado y aclarado que el síntoma y el inconsciente están en el mismo nivel, que el síntoma es verdad y que es susceptible de interpretación significante; una vez asentado todo esto, nos resonará como toca la función que Lacan de da al sinthome en el Seminario 23: como «acontecimiento de cuerpo». De esta manera, de donde era el goce, advendrá el significante; allí donde era acontecimiento de cuerpo, advendrá el efecto de verdad.

Podemos decir que antes del efecto de verdad, hay acontecimiento de cuerpo. Es como una sublimación, se atreve Miller.

Una sublimación en tanto hablar implica poder manejar los significantes. Lacan rebaja esta palabra tan sublime al término «escabel», lo Bello. Escabel: el nuevo nombre de la sublimación, dice Miller en este curso (cuestión que retoma el último Congreso de la AMP en París, para trabajar para el próximo congreso)

Lacan nos habla del escabel en el Seminario 23, «El sinthome».

FUENTE: MILLER, JACQUES-ALAIN. «PIEZAS SUELTAS» Los cursos psicoanalíticos de Jacques-Alain Miller. Ed. Paidós.

Categorías: Psicoanálisis