Psicología

Inicio Psicoanálisis El padre y el primer tiempo del Edipo

El padre y el primer tiempo del Edipo

Publicado por Betina Ganim


Retomando el posta anterior, hablaba de ese triángulo madre-niño-falo que Lacan presenta en su Seminario , y luego dice que hay que cambiar ese triángulo haciendo intervenir ahora al padre.
Y tienen un párrafo ahí en el Seminario que da cuenta de esto. Si hacemos entrar al padre en el triángulo es para objetivar la situación. Eso lo hacemos en psicoanálisis todo el tiempo, pero es diferente a que esto haya podido ser captado o subjetivizado por el niño.

O sea, si nos ponemos de observadores, entre el niño y la madre opera una estructura que es el padre. Otra cosa es que eso se efectivice en el niño mismo.

En la actualidad se escucha todo el tiempo decir qué pasará ahora con el tema de la inseminación artificial, las madres que tienen niños sin padre…y se intuye ahí algo que pasará al niño si no cuenta con eso que llamamos Padre…

Pues bien, a eso se refiere Lacan ahí, y es importante para entender lo que Lacan llama el primer tiempo del Edipo, que es una discusión sobre cómo está el padre, en qué va a funcionar el padre. Y no hay que confundirla con que ésto ya haya llegado al niño mismo en sus efectos.Bien, pero hay que cambiar ese triángulo haciendo intervenir ahora al padre.
Y tienen un párrafo ahí en el Seminario que da cuenta de esto; hacemos entrar al padre en el triángulo para objetivar la situación. Eso lo haceos en psicoan´lisis todo el tiempo, pero es diferente a que esto haya podido ser captado o subjetivizado por el niño…O sea, si nos ponemos de observadores, entre el niño y la madre opera una estructura que es el padre; pero otra cosa es que eso se efectivice en el niño mismo.

En la actualidad se escucha todo el tiempo decir qué pasará ahora con el tema de la inseminación artificial, las madres quid tienen niños sin padre…y se intuye ahí algo que pasará al niño si no cuenta cine so que llamamos Padre…

Pues bien, a eso se refiere Lacan ahí, y es importante para entender lo que Lacan llama el primer tiempo del Edipo, que es una discusión sobre cómo está el padre, en qué va a funcionar el padre. Y no hay que confundirla con que esto ya haya llegado al niño mismo en sus efectos.

Siguiente paso: el lamento de «ups!¿¿¡¡pero lo va a tener sola!!?? ¿cómo va a salir ese chiquito? ¡No está el padre!»

Esa referencia inicial al padre es la que le lleva a Lacan muchos esfuerzos. Sí, por supuesto preferimos una presencia real, pero intuimos que tiene que ser una presencia real en función de padre, sino no es que haya presente un tercero solamente.

Así que Lacan mismo dice algo así como que después vemos lo de real, pero ahora, lo esencial es que esté instituido el Padre, que cuando decimos padre nos referimos a una especie de cosa bien simbólica, institucional y por eso dice: no es más que el Nombre del Padre.El título, por decirlo así, el Nombre del Padre como tal.

Categorías: Psicoanálisis