Psicología

Inicio Psicoanálisis Embarazo, emoción y turbación

Embarazo, emoción y turbación

Publicado por Betina Ganim


En el cuadro «de doble entrada» que va armando Lacan en su primer clase del Seminario 10 (La Angustia) habíamos llegado (los remito al post anterior) a situar al impedimento junto a la inhibición, implicando en su dirección una mayor dificultad. Y el impedimento quedaría en la misma columna del «síntoma». Allí nos advertía Lacan de esa trampa narcisística por la cual en la medida en que el sujeto avanza hacia ese goce que está más allá de él, puede quedar atrapado en su propia imagen.

lacan_250

Hasta aquí habíamos llegado en el desarrollo. Sigamos, vayamos un poco más lejos, llevando al máximo la pregunta sobre la inhibición. Es así que en la tercer columna del cuadro, Lacan colocará el término «embarazo».

Dificultad
– +

INHIBICIÓN IMPEDIMENTO EMBARAZO

El embarazo es el sujeto barrado, dice Lacan: $, y recurre nuevamente a la etimología, destacando así la «barra» en juego. también alude al término español, que como sabemos refiere a la mujer que está encinta, algo que para Lacan da cuenta de lo que significa esa barra ubicada en su lugar.

Esto, entonces, el embarazo, en el cuadro que arma Lacan, tiene que ver aún con un grado mayor de dificultad, en tanto queda ubicado en la primer fila, luego de la inhibición y el impedimento. Es decir, que en relación a la dificultad, tenemos al embarazo, una forma ligera de la angustia, dice Lacan.

En cuanto a la otra dimensión en juego (el Movimiento), esa flecha que en el cuadro aparece como la coordenada vertical (la horizontal es la dimensión de la dificultad), ¿qué términos tenemos?

Primero, tras el término «inhibición», tenemos la emoción. Etimológicamente, la emoción se refiere a movimiento, a esas recacciones catastróficas que tiene que ver con una expulsión…pero no se trata de la angustia. Es decir, emoción no es angustia. Del mismo modo que las crisis histéricas o la cólera tampoco son sufiecientes para dar cuenta de qué es la angustia.

Propone Lacan entonces, dar un paso más en la construcción de este cuadro, y ubica el término «turbación».Como está haciendo, recurre de nuevo a la etimología, que aporta mucho a lo que refiere esta palabra. Veamos. Lo primero que dice lacan es que no tiene nada que ver la turbación con la emoción. La turbación tiene que ver con una caída de la potencia que llama al motín, al desorden.

Me acuerdo que en una época de lectura del Semianrio 10, en la Argentina del 2001, este término nos sirvió para dar cuenta desde una perspectiva psicoanalítica de lo que estaba ocurriendo en Argentina en ese momento: un presidente que se escapaba en helicóptero, la ciudad prendida fuego literalmente…la gente enloquecida, «turbada» podemos decir.

De esta manera, la turbación es (en lo que hace a la inhibición en su dimensión de movimiento) el trastorno. Es decir, mirando el cuadro para ubicarnos: respecto del movimiento, la turbación es de la inhibición lo más profundo. En cuanto a la dimensión de la dificultad, el embarazo es un máximo de inhibición.

INHIBICIÓN IMPEDIMENTO EMBARAZO

Movimiento EMOCIÓN SÍNTOMA

+ TURBACIÓN ANGUSTIA

Ahora bien, ¿significa eso que ya hemos llegado a lo que es la angustia? Pueso no aún. Seguiré en el próximo post con este desarrollo.

FUENTE: LACAN, J. CLASE I: CLASE I: LA ANGUSTIA EN LA RED DE LOS SIGNIFICANTES. EL SEMINARIO, LIBRO 10 «LA ANGUSTIA» ED. PAIDÓS

Categorías: Psicoanálisis